MENÚ
MALDITA CIENCIA

Las redes y el uso abusivo de los ‘sprays’ nasales como el Respibien: generan dependencia y pueden provocar graves problemas de salud

Publicado
Claves
  • Con la llegada del frío, hemos visto en redes sociales diferentes contenidos que hablan de los sprays nasales. Algunos los recomiendan, otros explican su uso y hay quienes confiesan haber abusado de ellos
  • El uso frecuente de estos sprays puede generar dependencia y tolerancia, y puede derivar en graves problemas de salud
  • Los expertos consultados por Maldita.es explican que no se puede hablar de adicción, sino de problemas de “consumo dañino” o problemático, y recuerdan que hay que usarlos, como máximo, durante 4 días

Comparte
Recursos utilizados
Búsqueda avanzada de Twitter
Búsqueda de Google
Expertos
Superpoderes

Llega el frío y con él la temporada de catarros y congestión. Es probable que estos días veas en redes algunas cuentas que recomiendan o explican cómo se usan los sprays nasales y también testimonios de personas que aseguran haber tenido problemas por abusar de su uso, para el que no se exige prescripción médica. En Maldita.es hemos consultado a médicos y farmacéuticos sobre las consecuencias que el uso de estos fármacos pueden tener para la salud que, explican, pueden plantear problemas de “consumo dañino” o problemático.

En redes como TikTok, Facebook o Twitter circulan contenidos sobre las diferentes marcas de estos aerosoles. Hay quien afirma tener problemas de dependencia o adicción, aunque los expertos consultados por Maldita.es desaconsejan hablar de adicción en estos casos. Marta es una de ellas: “El Respibien es lo peor que he hecho en mi vida. He sido adicta casi 20 años y los resultados han sido horribles”. Lo cuenta en el grupo de Facebook ‘Yo también tengo adicción al Respibien’ –con más de 1.000 seguidores– y dice que era incapaz de no utilizarlo porque entonces no podía respirar y le daba claustrofobia. “Fui al otorrino y decidí operarme los cornetes –las formaciones mucosas y alargadas con base ósea en las paredes de las fosas nasales– por radiofrecuencia. Se habían convertido en angiomas (tumores) y casi me desangro. El médico me dijo que nunca había visto nada igual”, explica.

Cristina, por su parte, afirma haber sido “adicta” durante un año. “Me iba de clase porque no podía respirar y acabé llevándome el Respibien al instituto. Lo usaba todos los días”, confiesa en su canal de TikTok.

Búsqueda sobre el Respibien en TikTok. 

Estos sprays, que no necesitan prescripción médica, se dispensan mucho en las farmacias, según los expertos consultados por ‘Maldita.es’

La farmacéutica y superpoderosa Magaceda Navas explica que en las farmacias “conocen muy bien” este tipo de aerosoles porque se dispensan bastante.

Los aerosoles, que se comercializan de forma libre en las farmacias con nombres como Respibien, Utabon o Vicks Vaporub Inhalador, están compuestos de oximetazolina. Se trata de una sustancia que produce una vasoconstricción (reducción del tamaño de los capilares de la mucosa nasal), señala Navas.

“Es decir, disminuye el contenido en sangre de los receptores adrenérgicos α1 y α2 –receptores que inducen la estimulación del sistema nervioso simpático, encargado para preparar al cuerpo para una situación de huida o lucha– y la hinchazón de la mucosa. Se trata de un fármaco indicado para el alivio local y temporal de la congestión nasal”, señala.

María Dolores Carrera, farmacéutica comunitaria miembro del Grupo de respiratorio y tabaquismo de la Sociedad Española de Farmacia Clínica, Familiar y Comunitaria (SEFAC), indica que en los últimos años probablemente haya aumentado la demanda: “Sobre todo este otoño, en particular, debido a la relajación de las restricciones (por la COVID-19) y el aumento de las infecciones respiratorias”.

No existe “un perfil concreto” de aquellos que compran estos aerosoles, dice Navas, sino que son bastantes y variados: “Hay gente que está congestionada y quiere que se le pase inmediatamente y otra que sabemos perfectamente que está enganchada porque vienen demasiado a menudo a por este producto sin ningún tipo de excusa”. La farmacéutica explica que, frente a estos casos, intentan evitar que lo compren ofreciendo alternativas “una y otra vez”, pero que estas personas “se cierran totalmente”.

Carrera subraya que estos medicamentos están disponibles en la farmacia comunitaria porque “son muy eficaces” para tratar la congestión nasal, pero que lo más importante es “hacer hincapié” en que deben usarse de manera temporal: “Su riesgo está asociado al mal uso”.

Su uso excesivo puede provocar dependencia, resaltan los expertos consultados por ‘Maldita.es’

Navas recuerda que este tipo de medicamentos debe usarse dos veces al día, durante un máximo de 4 días, algo en lo que los farmacéuticos inciden cada vez que lo dispensan. De lo contrario, dice, puede acabar provocando dependencia y tolerancia a estos productos: “Se produce un efecto rebote. Cuando pasa el efecto del medicamento, la mucosa se congestiona más que antes, da lugar a una rinitis medicamentosa (una inflamación de las membranas mucosas de la nariz debida al uso continuo de aerosoles o gotas nasales descongestivas) y necesitan usarlo más a menudo”.

Se crea un círculo vicioso, dice la farmacéutica, del que es difícil salir. “Es complicado sacar a la gente de él porque, si intentan dejarlo, no pueden respirar bien, ya que la mucosa necesita un tiempo para recuperar su función normal. Aunque les demos otras alternativas, suelen volver a los sprays, que son muy fáciles de adquirir”, señala.

Alfonso Capitán, jefe de servicio de Otorrinolaringología del hospital Reina Sofía, relata a Maldita.es que “fácilmente” pueden ver hasta 10 casos al día de personas que han utilizado este producto y que están “enganchados”: “No respirar por la nariz es un ‘handicap’ muy grande, le puede pasar a personas de cualquier edad. Vemos en todos los espectros, desde los 18 hasta los 60 años”.

Hay casos, explica Capitán, en los que los pacientes pueden acabar quemándose las fosas nasales: “Como la sangre no circula bien, la estructura se necrosa y puede llegar a perder las fosas nasales”. En casos extremos, dice el otorrino, se pueden llegar a provocar perforaciones en el tabique nasal. Sin embargo, lo más común es que los pacientes acudan con una rinitis medicamentosa, ese efecto rebote al que hacía referencia Navas. “Los cornetes se hacen más grandes, ocupan toda la fosa nasal y, de esa forma, no puede pasar el aire, entonces los pacientes no pueden respirar bien”, resalta.

Los expertos coinciden en que el abuso de la oximetazolina tiene una solución, pero es muy lenta. “Hay que sustituir el spray por otro que lleve corticoides, para desinflamar el vasoconstrictor”, señala Capitán. “Se necesita tiempo. La persona tiene la sensación de que no respira bien y vuelve a caer en el uso de los sprays, pero hay que ayudarla para que no lo haga”, dice Navas.

Decenas de personas confiesan en redes haber abusado de estos ‘sprays’

El grupo de Facebook ‘Yo también soy adicto al Respibien’, con más de 1.300 seguidores y cientos de post en los que cada usuario cuenta su experiencia, muestra que decenas de personas usan la oximetazolina de forma abusiva. Allí cuentan cómo empezaron a usarla de forma problemática y cómo, a día de hoy, han conseguido dejarla o tratan de hacerlo.

Un usuario de Facebook confiesa haber abusado de estos 'sprays' durante años.

Se trata de un fármaco que también arrasa en redes sociales como TikTok. Javier, usuario de esta aplicación, cuenta en su perfil –ya desactivado en la plataforma– que es un “gran remedio”, pero pide a quien le vea que no lo utilice: “Yo en verano no dejaba de usarlo. Por eso está vacío, porque me lo he fundido yo entero”. Mientras, otros usuarios enseñan cómo se lo aplican. En los comentarios de vídeos como el de Javier, muchos usuarios confiesan que han pasado por lo mismo, que han abusado de esta sustancia.

Comentarios sobre Respibien publicados en un post de TikTok.

También encontramos estos contenidos en Twitter, donde podemos leer mensajes como “Estoy preocupada por mi pequeña adicción al Respibien” o “Estoy desenganchándome del Respibien porque tenía una adicción real a la oximetazolina. Llevo tres días sin echármelo”.

Mensajes publicados en Twitter sobre Respibien.

Ante su viralidad en redes sociales, algunos farmacéuticos han subido vídeos a la plataforma explicando cuáles son los efectos de este fármaco y cómo hay que usarlo, para prevenir a los usuarios.

Capitán señala que los contenidos en los que se habla de este fármaco sin contexto hacen mucho daño a la práctica médica: “Si alguien lo aconseja, pero no dice que no se puede usar más de 4 días o no habla de sus efectos, da información sesgada y peligrosa, sobre todo a la gente joven que no filtra estos contenidos”.

El psicoterapeuta experto en adicciones Nacho Tejón puntualiza a Maldita.es que no podemos hablar de adicción cuando hacemos referencia al uso abusivo de estos sprays nasales: “Tendríamos que hablar de un uso problemático o de un consumo dañino, pero no de adicción. La adicción puede conducir a la muerte si no se trata y tiene unas consecuencias negativas evidentes en la vida de la persona. Su mundo se cae a pedazos y no pueden parar”, algo que no ocurre con este medicamento.

El abuso de inhaladores como el Respibien, explica, tiene elementos en común como la tolerancia (cada vez necesitan más para el mismo efecto), el consumo compulsivo (lo usan más de la prescripción recomendada) y un síndrome de abstinencia (duermen mal si no lo tienen o se sienten inquietos).

Los expertos consultados por ‘Maldita.es’ piden que empiece a venderse con receta

Estos vasoconstrictores, como explicábamos, no necesitan una prescripción médica, se venden de forma libre en las farmacias a precios que oscilan entre los 6 y 8 euros. A ojos de Navas esto tendría que cambiar: “Deberían necesitar una receta. Así se podría controlar la cantidad de sprays que usa el paciente”. De otra forma, puede adquirirlos en cualquier farmacia y “sin control”.

Capitán coincide: “El problema es que el placer de respirar bien por la nariz es lo que todo el mundo busca. Por eso abusan de estos sprays y creen que, cuanto más los usen, mejor van a respirar. Siempre debería ir acompañado por una supervisión médica para que se pudiera controlar y se pudieran explicar sus efectos, cuándo usarlo y cuándo no”.

Carrera señala que “lo ideal” sería que se pudieran registrar todas las dispensaciones para llevar “un control más preciso” del paciente entre los médicos y las farmacias. La farmacéutica comunitaria recuerda que es un medicamento “seguro, eficaz y sin grandes efectos adversos” si se utiliza bien, pero que la responsabilidad última es del paciente.

La normativa de TikTok prohíbe la “desinformación médica”

La normativa de la plataforma prohíbe a los usuarios publicar contenidos que incluyan "desinformación médica que pueda dañar la salud física de un individuo". Es por eso por lo que les pide que “no publiquen, transmitan ni compartan” los contenidos que favorezcan esta desinformación.

Captura de las Normas de la Comunidad de TikTok.

No obstante, a 12 de enero de 2023, muchos de los vídeos que hacen referencia a este fármaco siguen publicados en la plataforma. Desde Maldita.es nos hemos puesto en contacto con el equipo de TikTok España para conocer cómo actúan ante estos vídeos pero, a 12 de enero de 2023, todavía no hemos obtenido respuesta.

En este artículo ha colaborado con sus superpoderes la maldita Magaceda Navas, farmacéutica.

Forma parte de Superpoderosas, un proyecto de Maldita.es en colaboración con FECYT que busca aumentar la presencia de científicas y expertas en el discurso público a través de la colaboración en la lucha contra la desinformación.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapp, préstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.