MENÚ
MALDITA CIENCIA

Depresión posparto: qué es, por qué se produce y cómo tratarla

Publicado
Comparte
Categorías
Recursos utilizados
Expertos
Superpoderes
Literatura científica

Tanto el cuerpo como la mente atraviesan muchos cambios durante y después del embarazo. Tras dar a luz a un bebé, algunas mujeres se sienten infelices o agotadas. Hay que diferenciar la tristeza posparto, que suele desaparecer en unos días, de la depresión posparto, que se extiende en el tiempo, precisa de tratamiento y afecta a una de cada nueve madres, según la Oficina para la Salud de la Mujer (OASH) del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos.

Algunas madres sienten desinterés por el bebé y tienen ganas de llorar constantemente

Aunque la depresión posparto suele aparecer entre cuatro y ocho semanas después de dar a luz, puede experimentarse en cualquier momento durante el primer año del bebé, según cuenta a Maldita.es Vicent Carmona, ginecólogo y maldito que nos ha prestado sus superpoderes.

Una revisión publicada en la revista Archives of Psychiatric Nursing indica que las madres que padecen depresión posparto pueden sentir soledad, ansiedad, desesperanza y una pérdida de control en un momento que esperaban que fuera alegre.

Hay quienes pueden experimentar síntomas graves y duraderos, tal y como explica a Maldita.es Luis Botella García del Cid, psicólogo especialista en psicología clínica y psicoterapia y maldito que nos ha prestado sus superpoderes.

Por ejemplo, pueden sentir un desinterés por el bebé o una ausencia de vínculo con él, enfado y mal humor, desesperanza e impotencia. Algunas madres también lloran constantemente, pueden tener problemas para concentrarse o tomar decisiones e incluso, en algunas ocasiones, pensar en la muerte, el suicidio o hacer daño a alguien.

En los casos más graves, hay quienes experimentan psicosis posparto. Según explica Carmona, se trata de un cuadro bastante infrecuente (sólo ocurre entre el 0,1% y 0,2% de los casos) con alucinaciones, delirios y agitación, que suele aparecer en las primeras cuatro semanas y “es una verdadera urgencia psiquiátrica por su alto riesgo de suicidio”.

Las diferencias entre la depresión y la tristeza posparto

Es importante distinguir esta depresión de la tristeza posparto (también llamada baby blues y más habitual). Este último término se usa para describir cambios leves en el estado de ánimo, así como sentimientos de preocupación, infelicidad y agotamiento que muchas mujeres pueden experimentar durante las primeras dos semanas después de dar a luz, según el Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

Los bebés recién nacidos requieren atención las 24 horas, por lo que es normal que las madres se sientan cansadas e incluso abrumadas a veces”, señalan desde el NIMH. De hecho, desde la OASH indican que la mayoría de las mujeres experimentan esta tristeza posparto o se sienten vacías en los días siguientes a dar a luz. Pero normalmente se les pasa a los tres o cinco días. Si los cambios en el estado de ánimo y los sentimientos de ansiedad o infelicidad son muy fuertes o si duran más de dos semanas, es posible que se trate de depresión posparto.

Las situaciones vitales estresantes y otros factores de riesgo

La depresión posparto puede afectar a cualquier madre, independientemente de su edad, etnia, ingresos, cultura o educación, según señalan desde el NIMH. Todavía no se conocen con certeza sus causas.

Botella señala que parece deberse a la interacción de factores hormonales, cambios en los patrones de sueño, ansiedad, estrés y alteraciones en la autoimagen y el autoconcepto (cómo la madre se ve a sí misma).

Existen algunos factores de riesgo asociados al desarrollo de esta depresión. Por ejemplo, según Carmona, que la madre haya experimentado depresión o ansiedad durante el embarazo o previamente, que haya sufrido situaciones vitales estresantes (como una enfermedad o la muerte de un ser querido) en los últimos meses, que no cuente con una red familiar o social de apoyo, que el parto haya sido traumático o prematuro, que el bebé haya estado ingresado en la UCI neonatal o que experimente problemas con la lactancia.

Desde Medline Plus, el servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, indican que las menores de 20 años, las personas que consumen alcohol o fuman o quienes tienen una mala relación con su pareja también tienen más probabilidades de experimentar esta depresión.

La terapia psicológica ayuda a tratar la depresión y favorece el correcto desarrollo del bebé

El bienestar materno es fundamental para el correcto desarrollo del bebé, según los expertos consultados. La depresión posparto se asocia con alteraciones en la relación entre la madre y su hijo, que a su vez pueden tener un impacto adverso en el desarrollo cognitivo y emocional del menor, según un artículo publicado en la revista BMJ.

“Las madres que acaban de dar a luz pueden sentirse avergonzadas o culpables por estar deprimidas cuando se supone que tienen que estar felices”, afirman desde la OASH. Como os comentábamos, cualquier mujer puede deprimirse durante el embarazo o después de tener a su bebé: “Eso no significa que seas una mala madre”.

Si sospechas que puedes padecer depresión materna, lo más aconsejable sería acudir cuanto antes a un especialista. Por lo general, las personas afectadas no se sienten mejor hasta que reciben tratamiento, según el NIMH.

La terapia psicológica sirve para tratar la depresión, la ansiedad y el estrés de algunas madres. Si las intervenciones psicológicas no son suficientes para aliviar el problema, Carmona señala que la farmacoterapia puede ser empleada de forma complementaria.

Además de acudir un especialista, desde Medline Plus también sugieren solicitar a ayuda a la familia y los amigos con las necesidades del bebé y el hogar, hablar de los sentimientos con personas cercanas, no hacer cambios grandes en su vida durante el embarazo o inmediatamente después de dar a luz, no intentar ser perfecta, descansar bien y hablar con otras madres o unirse a un grupo de apoyo.

En este artículo han colaborado con sus superpoderes Vicent Carmona y Luis Botella.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapp, préstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.

“Menos bulos, más rigor científico” es un proyecto de DKV Salud con contenido editorial de Maldita.es.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.