MENÚ
MALDITA CIENCIA

Osteopatía: lo que dice la evidencia científica como tratamiento del dolor

Publicado
Comparte
Categorías
Recursos utilizados
Literatura científica
Fuentes oficiales (comunicados, bases de datos, BOE)

Convivir con el dolor, ya sea muscular, articular, óseo o de cualquier otro tipo, provoca en quien lo sufre una búsqueda urgente de remedios para tratar de mitigarlo. Como te contamos en Maldita.es, alrededor del 30% de la población de España dice haber sufrido dolor en las últimas 48 horas y casi un 80%, en los últimos seis meses. Según la Sociedad Española del Dolor, se trata de una experiencia biopsicosocial, fruto del dolor absoluto que registra el cerebro. Eso significa que su trascendencia va más allá de los aspectos físicos. 

En nuestro chatbot de WhatsApp (+34 644 22 93 19) nos habéis preguntado por la efectividad de una de las posibles técnicas para aliviarlo: la osteopatía. Un informe realizado por el Centro Cochrane Iberoamericano, que ha revisado diferentes estudios científicos sobre esta técnica, concluye que, para tratar el dolor de espalda (incluido el de embarazadas), el dolor pélvico y alteraciones ginecológicas, el grado de evidencia disponible es entre moderado y bajo. Si hablamos de otros tipos de dolencias, como el dolor de cabeza, el síndrome del colon irritable o la fibromialgia, el nivel de evidencia es menor, entre bajo y muy bajo. 

Hay que recordar que la osteopatía es una de las técnicas que el Ministerio de Sanidad está evaluando para su posible inclusión en la clasificación de pseudoterapias, es decir, aquellas que no tienen ninguna base en el conocimiento científico ni cuentan con una metodología lo suficientemente sólida que sirva para evaluar su seguridad, efectividad y eficacia.

Diferentes grados de evidencia en función del tipo de dolor

La osteopatía parte de la premisa de que todo el organismo está interconectado y que manipulando los huesos y músculos se pueden solucionar enfermedades y problemas de salud. Pero no sólo los musculoesqueléticos. Según quienes la practican también serviría para tratar los dolores de cabeza, migrañas, menstruaciones dolorosas, problemas digestivos, depresión o cólicos en bebés. 

La investigación realizada por el Centro Cochrane Iberoamericano incluyó 10 revisiones sistemáticas (que sirven para resumir las investigaciones publicadas sobre un determinado tema) y una revisión de revisiones que daban respuesta de una forma u otra a la siguiente pregunta: ¿es efectiva la osteopatía para el tratamiento del dolor en comparación con no hacer nada o con otras intervenciones?

La mayor evidencia científica la encontraron para tratar el dolor lumbar inespecífico agudo o crónico y el dolor cervical inespecífico, aunque los autores advierten de que hacen falta más investigaciones para respaldar ese posible efecto. Algo similar ocurre con el dolor lumbar en mujeres embarazadas y el dolor pélvico. Algunos estudios muestran una “evidencia prometedora”, pero otros tienen baja calidad e impiden sacar conclusiones sólidas.

Respecto a la osteopatía para tratar el dolor de cabeza (migrañas y cefaleas), la investigación afirma que los resultados “deben ser considerados limitados y no concluyentes”, lo que también ocurre con el síndrome del colon irritable. En cuanto al tratamiento de la fibromialgia, la evidencia aportada por los estudios analizados fue baja.

Investigaciones con deficiencias metodológicas

La investigación del Centro Cochrane Iberoamericano también analiza la presencia de posibles efectos adversos en los estudios revisados y concluye que ninguno indicó incidentes graves en los tratamientos realizados.

Como hemos visto y señalan los autores, la calidad de la evidencia científica de esta revisión varía en función del tipo de dolor evaluado. “Sin embargo, en su conjunto se ve limitada por deficiencias metodológicas altamente presentes en la investigación en el campo de las terapias manuales, como son el tamaño de las muestras o la elección del control”, entre otros factores, destacan.

Los autores ven necesario que se pongan en marcha más revisiones sistemáticas bien diseñadas y también ensayos clínicos (que sigan las pautas de los tratamientos no farmacológicos) para conocer mejor los efectos de la osteopatía y su seguridad. 

*Este artículo es una colaboración entre Maldita.es y el Centro Cochrane Iberoamericano (CCIb) en el marco del proyecto FECYT FCT-20-15839 que realiza el CCIb.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.