MENÚ
MALDITA CIENCIA

El suicidio en personas mayores: datos, factores de riesgo y consejos para prevenirlo

Publicado
Comparte
Categorías
Recursos utilizados
Expertos
Superpoderes
Literatura científica

Cada año se suicidan cerca de 700.000 personas. En este contexto, los ancianos tienen un mayor riesgo de suicidio consumado que cualquier otro grupo de edad en todo el mundo, según un estudio publicado en la revista científica British Medical Journal. En Maldita.es os explicamos qué factores advierten del riesgo suicida y cómo prevenirlo. 

Si estás pasando por una mala situación personal, padeces alguna enfermedad mental o tienes pensamientos suicidas, puedes recibir ayuda de tu médico de cabecera o acudir a Urgencias. También puedes acudir a una persona de tu confianza, comunicarle lo que te está sucediendo y buscar la compañía de alguien que te aprecie y con quien te sientas a gusto. 

Otros recursos disponibles son el Teléfono de la Esperanza, con el que puedes contactar llamando al 91 459 00 55 o al 717 003 717 (aquí tienes el listado completo del teléfono de sus sedes en España y otros lugares del mundo), y el Teléfono contra el Suicidio, disponible en el 91 138 53 85.

Existe una fuerte relación entre la ideación, el intento y la consumación del suicidio en ancianos

El suicidio consumado en ancianos constituye “un verdadero problema de salud pública”, tal y como indica el libro Depresión y suicidio 2020 (2020), en el que han participado la Sociedad Española de Psiquiatría, la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental y la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica.

“Aunque se suicidan más personas entre los 40 y 50 años (porque hay muchas más personas de esa edad), el porcentaje de suicidios en relación con la población por grupo de edad se dispara a partir de los 65 años, sobre todo en varones”, afirmaba a Maldita.es Rafael Mora Marín, psiquiatra y jefe de servicio del Área de Salud Mental del Consorcio Hospitalario Provincial de Castellón.

Al contrario que en jóvenes, la mayoría de actos de autolesiones deliberadas en personas mayores tiene una elevada intencionalidad suicida, según los autores de Depresión y suicidio 2020.

El libro indica que normalmente los ancianos realizan menos intentos de suicidio “porque casi siempre fallecen al primero, utilizan métodos infalibles, dan menos señales de aviso, los actos son premeditados y pueden realizarlo de manera pasiva (por inanición o abandono de la medicación)”. Varias investigaciones concluyen que existe una fuerte relación entre la ideación, el intento y la consumación del suicidio en esta población.

Padecer depresión, discapacidad o enfermedades invalidantes: los factores de riesgo

La depresión, además de ser un trastorno mental frecuente entre las personas mayores, es el factor de riesgo más importante asociado con el comportamiento suicida en la vejez, según una revisión publicada en la revista científica Neuroscience & Biobehavioral Reviews. 

Entre el 2% y el 5% de la población mayor de 65 años padece depresión, según explica a Maldita.es Manuel Martín Carrasco, vicepresidente de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP). A ello habría que sumar otro 10% o 15% de personas que “presentan síntomas depresivos clínicamente apreciables, pero que no reúnen las características como para ser diagnosticados (la denominada depresión subclínica)”. 

También existe un mayor riesgo de suicidio entre quienes tienen enfermedades físicas y discapacidad. Principalmente cuando las patologías son invalidantes y provocan dolor, según el libro Depresión y suicidio 2020. 

Entre dichas patologías, destacan algunas como las oncológicas, cardíacas o pulmonares. Los autores subrayan que un 20% de quienes se suicidan experimentan algún dolor

“Dentro de las personas mayores, las mujeres realizan más intentos de suicidio, pero los varones se suicidan más”, afirma a Maldita.es Rebeca Alcocer Velarde psicóloga sanitaria en el centro Psicólogos Princesa 81 y codirectora de la Red Nacional de Psicólogos para la Prevención del Suicidio.

Entre los factores de riesgo en esta población, la experta también menciona el consumo de alcohol, los intentos previos de suicidio, el fácil acceso a medios letales, la ausencia de apoyo social, el aislamiento y el estado civil. Según la psicóloga, “las tasas de suicidio son superiores en viudos, solteros o separados”.

Cómo detectar las señales que advierten del riesgo de suicidio

Quien quiere suicidarse normalmente lo dice, tal y como se indica en el libro Depresión y suicidio 2020: “No es infrecuente que lo haga de forma directa, o bien a través de expresiones como que los demás se quedarán descansando cuando él se muera o que ya lo ha hecho todo en esta vida”.

“Aunque las personas mayores pueden mostrar menos señales de aviso o comunicar en menor medida sus intenciones autolíticas, no debemos perder de vista cómo este grupo de edad verbaliza o expresa estas ideaciones”, afirma Alcocer. 

En sus declaraciones, pueden expresar, por ejemplo, sentimientos de tristeza y culpa, sintiéndose “una carga para los demás”, según Alcocer. “Los demás estarían más tranquilos sin mí”, “soy un lastre para mi familia”, “yo ya he vivido demasiado” o “no tiene sentido continuar” son algunas de las frases que podrían pronunciar. En Maldita.es os hemos explicado los errores más frecuentes al tratar a una persona que piensa quitarse la vida y cómo evitarlos.

La psicóloga también aconseja tener en cuenta los cambios bruscos de humor o las llamadas conductas de cierre. Por ejemplo, si regala sus pertenencias, despedidas efusivas, la cesión de mascotas, si arregla cuestiones de seguros y testamentos o si escribe notas de despedida.

Existen otro tipo de señales como “el aislamiento social y familiar, la pérdida de interés por actividades que antes sí realizaban, la despreocupación por la imagen o la higiene o cambios en los hábitos de alimentación y sueño”, tal y como indica Alcocer.

“Una conducta característica de este grupo de edad es lo que se conoce como ‘suicidio por abandono’, que se produce cuando la persona deja de comer y beber o de tomar la medicación prescrita”, añade.

Ver con frecuencia a familiares, tener una afición y otros consejos para prevenir suicidios

Para evitar suicidios en esta población, existen algunos factores de protección, según el libro Depresión y suicidio 2020. Los más importantes son tener hijos o vivir con uno de ellos, ver con cierta frecuencia a amigos o familiares, mantener una afición, pertenecer a una asociación o practicar alguna religión. En definitiva, “tener vínculos y un proyecto vital”.

Alcocer también considera fundamental asumir responsabilidades familiares, poseer autonomía e independencia, mantenerse activo en la sociedad y contar con los servicios sociales y asistenciales adecuados.

“No debemos caer en mitos como el de que ‘es normal que las personas mayores se sientan tristes, sin ganas, solas o desesperanzadas’, ya que esto dificultaría la petición de ayuda”, afirma. En Maldita.es os hemos hablado de varios mitos relacionados con el suicidio.

En este artículo ha colaborado con sus superpoderes Rafael Mora Marín.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapp, préstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.

“Menos bulos, más rigor científico” es un proyecto de DKV Salud con contenido editorial de Maldita.es.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.