MENÚ
MALDITA CIENCIA

¿Es mejor ducharse antes de dormir o a la mañana siguiente?

Publicado jueves, 25 noviembre 2021
Comparte
Categorías
Curiosidades/experimentos
Recursos utilizados
Expertos
Literatura científica

¿Los beneficios de una ducha son mayores antes de meternos a la cama o si nos la damos durante la previa al ir a trabajar, bien prontito?. Lo cierto es que no hay evidencias científicas suficientes para que podamos afirmar rotundamente que un caso sea mejor que el contrario: para gustos, colores. Sin embargo, hoy en Maldita Ciencia, para todos los curiosos, que aun así, quieren saber los puntos a favor de una y otra situación, os contamos lo que sabemos sobre las duchas pre y/o post cama.

Para los que se consideren del equipo "noche", los que prefieren irse bien limpios a dormir, una ducha nocturna puede hacer que conciliemos el sueño antes y que este sea de mayor calidad. "Depende mucho de las personas pero, en general, creemos que una ducha templada (ni demasiado caliente ni demasiado fría) antes de irse a dormir, puede favorecer el tener una temperatura corporal que facilite el inicio del sueño". explica a Maldita Ciencia Javier Puertas, vicepresidente de la Sociedad Española del Sueño (SES).

Puertas indica que, aunque, en cuanto a sueño se refiere, se recomienda que el dormitorio esté fresco, tener frío dificultará que nos durmamos. "Para dormir, es recomendable tener un poquito de vasodilatación periférica. Esto lo conseguimos cuando tenemos un pelín de calor o estamos a una temperatura agradable", añade.

Es decir, irse a la cama con una temperatura corporal reconfortable favorecerá a esa pequeña vasodilatación antes de dormir y, por lo tanto, a la posibilidad de que nos durmamos antes. También nos ayudará no practicar actividades físicas intensas al menos durante dos horas antes de irnos a la cama, así como tratar de no utilizar dispositivos electrónicos. "Hay que desconectar física, psíquica y emocionalmente", recomienda Puertas.

Pero no nos olvidamos del equipo de las duchas mañaneras, porque el remojo antes de iniciar el día también puede tener ciertas repercusiones positivas (entre ellas, despertarnos). ¿Por qué? Porque según explicaba a El País Juan José Ortega, especialista en Neurofisiología clínica, una ducha o bien fresquita, o bien templada (entre 24 ºC y 30 ºC) al despertarnos contribuye a disminuir ese periodo de somnolencia al levantarse de la cama. "El enfriamiento de las extremidades al despertar provoca vasoconstricción periférica y disminuye la inercia de sueño, es decir, el tiempo que tardamos en recuperarnos completamente de las horas de descanso", aclara Ortega.

Pero, ¿y nuestra piel? ¿Agradece el remojón más o menos en función de cuándo nos lo demos? "Evidencia científica al respecto hay poca. Lo que recomendamos, en general, es lo que sea más agradable para cada persona", vuelve a insistir la especialista en dermatología Inés Escandell. "Lo que sí es cierto es que hay ciertas patologías cutáneas faciales, como podría ser el acné o la rosácea, en las que es fundamental lavarse la cara antes de irse a dormir". Es decir, bien sea en la propia ducha o bien sea en el lavabo, es importante acostarse con la cara bien limpia.

Escandell explica a Maldita Ciencia que esto se debe a los demodex folliculorum, minúsculos ácaros que viven en nuestros poros y folículos pilosos. "Estos suelen influir mucho en las personas que tienen problemas cutáneos, porque se mueven por la noche. Irse a la cama con la cara bien limpia reduce el riesgo de lesiones de rosácea pustulosa porque hace que disminuya la carga de demodex y conseguimos que la funda de la almohada no se llene de microorganismos", añade. También recomienda la ducha nocturna y posterior hidratación a los pacientes con atopia, sobre a niños pacientes con mucho picor nocturno, ya que será más fácil que concilien el sueño.

La ciencia tampoco nos dice cuándo toca "ducha con cabeza" (ni tampoco que no podamos lavarnos el pelo diariamente). "No hay nada que haga que sea mejor hacerlo por la noche que por la mañana: ni la grasa acumulada (da igual que se acumule por la noche que por el día) o que nos acostemos con el pelo algo húmedo", indica a Maldita Ciencia David Saceda, miembro del Grupo Español de Tricología de la Asociación Española de Dermatología y Venerología (AEDV). "A nivel capilar no sé me ocurre por qué podría ser mejor una elección que otra", concluye.


Primera fecha de publicación de este artículo: 16/03/2020