MENÚ
MALDITA CIENCIA

¿El agua templada con sal es buena para curar heridas por 'padrastros'? El agua templada sí puede ayudar, pero no hay evidencias ni recomendaciones sobre la sal

Publicado jueves, 25 noviembre 2021
Comparte
Categorías
Piel/dermatología
Recursos utilizados
Expertos

Parece inofensivo, al fin y al cabo es un pequeñísimo trozo de piel cercano a la raíz de la uña pero, si alguna vez has tenido un padrastro, habrás comprobado que puede ser bastante molesto y doloroso. Y ya ni te contamos si decides empezar a tirar de él, causa una herida y esta se infecta. Esta semana nos habéis preguntado si es recomendable meter la zona donde aparece el padrastro en agua caliente con sal, sobre todo en caso de infección. Las evidencias científicas apuntan únicamente a los posibles beneficios de introducirla en agua tibia, sin mención alguna a la sal. 

Como explica la revista de la Academia Americana de Dermatología (JAAD, por sus siglas en inglés), los padrastros son comunes, recurrentes e incómodos y tienen un origen desconocido, aunque a menudo relacionado con la sequedad de la piel y con la temporada de invierno. 

“Existe una predisposición personal de cada uno a tener o no padrastros con frecuencia, pero el factor que más influye es la piel seca. En esto puede tener que ver el uso habitual de detergentes o disolventes, por ejemplo, que genera más sequedad en la cutícula y esta acaba levantándose”, explica a Maldita.es el dermatólogo Donís Muñoz

¿Cómo es recomendable actuar si un padrastro te molesta? Lo primero, frena tus instintos de arrancarlo, lo hará más doloroso y podrá causar una herida susceptible de infección. La Academia Americana de Dermatología (AAD) recomienda lavar las manos con agua y jabón, cortar la piel sobrante con un cortauñas limpio y, si el área está enrojecida o dolorida, aplicar crema antibiótica y cubrir la zona, para protegerla de posibles gérmenes, como bacterias u hongos.

Para prevenir la aparición de estas pequeñas tiras de piel que se levantan alrededor de las uñas, Muñoz aconseja cuidar nuestras manos e hidratarlas con frecuencia (sobre todo frente agentes agresivos). También es recomendable no morderse las uñas ni cortarlas demasiado y no tirar de las cutículas que las rodean. 

Aunque la mayoría de padrastros se curan solos, en caso de que la zona se infecte, lo que se conoce como paroniquia, esta podría inflamarse, enrojecerse y ser más dolorosa. Según el Hospital Rady’s Children de San Diego (Estados Unidos), puede incluso formarse una ampolla de pus. Sin embargo, la paroniquia normalmente no es grave y puede tratarse en casa. 

En caso de una infección de este tipo, tanto la Academia Estadounidense de Médicos de Familia como la Clínica Cleveland recomiendan poner el dedo a remojo en agua templada durante unos 15 minutos varias veces al día y acudir al médico si al cabo de los días el dolor y la apariencia no varían. Sin embargo, ninguna menciona la sal entre sus consejos. 

“El agua con sal puede tener un efecto antiinflamatorio, pero no sería mi elección. Usarla no está ni bien ni mal, siempre que la temperatura del agua no sea excesiva: debe estar tibia, agradable”, señala Muñoz. “Hoy en día hay alternativas mucho más adecuadas. En el caso de los padrastros, en el momento en el que ya nos hemos hecho la herida o esta zona está infectada, existen tratamientos tópicos antisépticos, más útiles y efectivos”, afirma a Maldita.es el dermatólogo José Aguilera. “Es una tontería sufrir metiendo los dedos en agua caliente con sal para que se cure, es un tratamiento bastante obsoleto”, añade. 

Ambos expertos coinciden en que “lo más interesante es la prevención, que sí o sí pasa por el cuidado e hidratación de las manos”.