MENÚ
MALDITA CIENCIA

Por qué no hay riesgo de que el volcán de La Palma genere un ‘megatsunami’

Publicado miércoles, 29 septiembre 2021
Comparte
Categorías
Ciencia
Desastres medioambientales
Recursos utilizados
Expertos
Literatura científica

Con la erupción del volcán de Cumbre Vieja en la isla canaria de La Palma ha vuelto a hablarse de la posibilidad de que el edificio volcánico, la elevación que se forma al acumularse el material volcánico, se desprenda, caiga al océano y genere una gran ola que afectaría a las costas de África, Europa y América. Pero esta hipótesis ha sido rebatida por varios estudios e investigadores tras ser planteada originalmente en el año 2001, según el Instituto Vulcanológico de Canarias. Lo aclaramos brevemente en otro artículo sobre preguntas y respuestas sobre volcanes como el de Cumbre Vieja en La Palma, pero lo explicamos ahora con más detalle.

Un artículo científico planteó un posible colapso y tsunami en caso de erupción en La Palma…

El origen de esta teoría del megatsunami de La Palma se encuentra en un estudio científico publicado en el año 2001 en la revista científica Geophysical Research Letters. Según los autores, la evidencia geológica sugiere que durante una futura erupción, el volcán de Cumbre Vieja de La Palma podría sufrir un colapso de la ladera “catastrófico”. Según su modelo informático, esto provocaría una caída de entre 150 y 500 kilómetros cúbicos de roca hacia el oeste a 360 kilómetros por hora, lo que generaría olas de 10 a 25 metros de altura en las costas americanas bañadas por el Atlántico.

… pero estudios más recientes reducen el tamaño de las olas en caso de colapso…

Posteriormente, otros estudios han rebajado las estimaciones de las olas en caso de colapso del edificio volcánico. Un modelo estimó en 2012 un máximo de 80 kilómetros cúbicos de roca (frente a los 150-500 del estudio de 2001) que caería al océano con “consecuencias devastadoras” para la isla de La Palma, El Hierro y La Gomera. Pero, incluso en el improbable escenario de 450 kilómetros cúbicos, esta estimación reduce a dos metros la altura de olas que llegarián a América (frente a los 10-25 metros de la primera estimación).

Otra estimación posterior, del año 2015, considera el “peor escenario creíble” un volumen de 80 kilómetros cúbicos de roca y calcula un “impacto de tsunami muy grande en África occidental” (hasta más de 10 metros) y un impacto significativo en Portugal” (olas de 8 a 10 metros en el área de Lisboa) y grandes olas que se propagan hacia Sudamérica, las islas del Caribe y la costa atlántica de Estados Unidos.

… y Cumbre Vieja es estable incluso con futuras erupciones volcánicas, según el Instituto Volcanológico de Canarias

No obstante, el director del Área de Riesgos Geológicos del Instituto Volcanológico de Canarias (INVOLCAN) y catedrático honorífico de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Luis González de Vallejo, explicó en 2017 y de nuevo este mes que la hipótesis del gran derrumbamiento del flanco oeste de Cumbre Vieja y el posterior megatsunami ha sido rebatida y descartada posteriormente por numerosos investigadores”. Esta teoría se basa, según el vulcanólogo, en una “debilidad geológica de gran extensión, continuidad y profundidad” y la presencia de una fractura casi vertical “de decenas de kilómetros de longitud y varios kilómetros de profundidad”.

Pero “la gran fractura no se ha podido constatar ni su continuidad ni su profundidad, por lo que las condiciones en las que se basa principalmente la teoría del deslizamiento no pasarían de una simple hipótesis”, señala González de Vallejo. El experto de INVOLCAN aclara que Cumbre Vieja es estable “incluso ante futuros episodios eruptivos y la sismicidad asociada, de acuerdo con los modelos geomecánicos y los análisis de estabilidad realizados”.

Según INVOCALN, sólo hay dos escenarios en los que Cumbre Vieja podría ser inestable y generar un hipotético megatsunami: que ocurriese a la vez un terremoto de magnitud excepcionalmente alta y una erupción volcánica explosiva de gran magnitud o que el edificio volcánico creciese más del mil metros de su altitud actual. 

El primer caso es “sumamente remoto, de acuerdo con el registro geológico de este tipo de eventos en la isla”, según el experto de INVOLCAN. En cambio, para llegar a la altura necesaria para ser inestable, “tendrían que transcurrir más de 40.000 años, tomando como referencia la tasa media de crecimiento de la isla en el último millón de años”.

Por tanto, Cumbre Vieja es estable, incluso bajo los efectos de erupciones semejantes a las ocurridas en las últimas decenas de miles de años, concluye el vulcanólogo González de Vallejo. 


Primera fecha de publicación de este artículo: 21/09/2021