MENÚ
MALDITA CIENCIA

¿Cómo pueden afectar al cambio climático las emisiones del volcán de La Palma?

Publicado miércoles, 29 septiembre 2021
Comparte
Categorías
Medio ambiente/Cambio climático/contaminación
Geología
Recursos utilizados
Expertos
Literatura científica

Las erupciones volcánicas explosivas que emiten una gran cantidad de gases de azufre en la estratosfera son una de las formas más importantes que pueden hacer variar el clima del planeta en poco tiempo. Según explica este artículo científico publicado en agosto de 2021 en Nature Communications, los aerosoles (partículas que están suspendidas en el aire) de sulfato que producen los volcanes permanecen entre uno y tres años en la estratosfera, dispersan la luz solar, provocan un forzamiento radiativo negativo (esto es, que el planeta pierde parte de la energía que recibe del Sol, creando como una especie de ‘parasol’ en la atmósfera) y enfrían la superficie.

Esto ocurre en erupciones volcánicas a gran escala, que emiten en torno a 10 megatones (10 millones de toneladas) de dióxido de azufre (SO2) y con un índice de explosividad volcánica (escala en la que se mide la magnitud de la erupción volcánica) superior a 5. Hasta el momento, el volcán en La Palma ha emitido entre 6.000 y 9.000 toneladas de este gas en su primera jornada, y entre 7.997 y 10.665 toneladas durante la segunda, según Involcan. Según valora a Maldita.es David Suárez, delegado territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), “si esta erupción no es muy prolongada en el tiempo ni la cantidad de emisiones es tan elevada, no va a tener un efecto [en el clima] a largo plazo”. Como ejemplo, Suárez menciona el descenso de la actividad humana durante los confinamientos mundiales por la COVID-19, que no tuvieron un efecto en las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los gases principales que emanan de una erupción volcánica son vapor de agua (casi el 80 % del total), dióxido de carbono (CO2), dióxido de azufre y ácido sulfhídrico (H2S, con su característico olor a huevos podridos). En mucha menor proporción, dihidrógeno (H2), cloro (Cl) y flúor (F). Sin embargo, la cantidad de CO2 que emiten los volcanes cada año es hasta 60 veces menor que las producidas por la actividad humana, según las estimaciones de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos y recopilando artículos científicos que miden las emisiones de dióxido de carbono volcánicas. 

Fotografía del Instituto Geológico y Minero de España (IGME-CSIC).


Primera fecha de publicación de este artículo: 23/09/2021