MENÚ
MALDITA CIENCIA

Por qué no hay riesgo de que los gases emitidos por el volcán de La Palma afecten a la población de las islas Canarias (ni a la península ibérica) a 24 de septiembre de 2021

Publicado viernes, 24 septiembre 2021
Comparte
Categorías
Geología
Recursos utilizados
Fuentes oficiales (comunicados, bases de datos, BOE)

“El viernes cuidado al salir, gases tóxicos que vienen por la explosión del volcán”, afirma una cadena viral por la que nos habéis preguntado aunque sin aclarar a qué zona se refiere. Algún medio de comunicación ha publicado que “la nube de azufre del volcán de La Palma podría llegar a Cádiz el jueves”. Pero la Agencia Española de Meteorología (AEMET) lo ha descartado: la nube se está dispersando hacia el sur de La Palma y los niveles serán seguros para la población.

Hasta los 2.000 metros de altitud los vientos son (y sigue previsto que sigan) siendo del nordeste, ha explicado el jueves 23 de septiembre a medios de comunicación Rubén del Campo, portavoz de la AEMET, por lo que las emisiones del volcán durante el jueves y el viernes se dirigirán hacia el sur, alcanzando en superficie zonas de La Gomera, El Hierro y Tenerife. Pero las mayores concentraciones de gases como el dióxido de azufre se dan en las proximidades de La Palma y en altitudes mayores que donde se encuentra la población, ha aclarado Del Campo.

A unos 1.500 metros de altitud, las emisiones se podrían dispersar por las otras islas del archipiélago canario aunque a concentraciones muy inferiores a la del área del volcán, ha añadido. A niveles de superficie no se ha visto alterada la calidad del aire ni en La Palma ni en el resto de Canarias, según la información de la Red de Control y Calidad del Aire de Canarias. Tampoco ha habido una llegada significativa de sustancias del volcán a la península ibérica.

Otra posible consecuencia de esta nube de gases y cenizas es la lluvia ácida, pero “es muy poco probable que se pueda producir algún episodio" en las islas Canarias, según la AEMET. Aunque si ocurre sería “un episodio puntual” ya que los efectos nocivos de este fenómeno suelen presentarse a largo plazo tras meses o años de lluvia ácida. En cambio, el meteorólogo descarta por completo una lluvia ácida en la península ibérica.