MENÚ
MALDITA CIENCIA

¿De qué depende que nos acordemos o no de lo que hemos soñado?

Publicado domingo, 12 septiembre 2021
Comparte
Categorías
Cuerpo humano
Recursos utilizados
Expertos

Te despiertas y de repente olvidas el sueño (o pesadilla) en el que estabas inmerso un momento antes. ¿A ti también te ha pasado? ¿O haber dormido toda la noche y no recordar haber soñado ni una vez? Hay diversos factores que explican por qué a veces recordamos lo que soñamos y otras veces no: los principales son despertarse en mitad del sueño y si estamos en fase de movimientos oculares rápidos (REM, por sus siglas en inglés).

Recordar lo que soñamos es a veces difícil porque durante el sueño no funciona el sistema de almacenamiento de recuerdos y tampoco lo hace si sólo estamos despiertos un breve periodo de tiempo, inferior a los 5 minutos, según aclaran a Maldita.es desde la Sociedad Española de Neurociencia (SENC). “Por eso es normal que nos despertemos de noche en medio de un sueño que somos capaces de recordar, nos quedemos dormidos de nuevo rápidamente y al despertar por la mañana no recordemos el sueño (o incluso no recordemos haber despertado aunque, en este caso, al no haber recuerdo, no habrá ninguna sensación de falta)”, añaden.

Tal situación, explica la SENC, se aplica también a las conversaciones que se tienen unos minutos antes de caer dormidos: “El cerebro es perfectamente consciente de lo que hace, pero el hecho de quedarse dormido inmediatamente después no le permite almacenarlas y quedan perdidas para siempre”.

Lo más importante para recordar un sueño depende de si nos hemos despertado en medio del sueño o no, según la SENC: “Los sueños no se almacenan como tal y sólo si estamos soñando en el momento que despertamos nos acordaremos del sueño. Si el sueño terminó y nosotros seguimos durmiendo, al despertarnos no tendremos conciencia de haber soñado”. Puertas añade que, si el sueño contiene factores emocionales o angustiosos, como cosas que nos preocupan, es más fácil que lo recordemos.

El otro factor importante tiene que ver con las distintas fases en que se divide el sueño. La fase REM , como sus propias siglas indican (Rapid Eye Movement), se caracteriza por movimientos oculares rápidos, relajación muscular y un registro electroencefalográfico muy similar al que tenemos en vigilia, según explica a Maldita.es Celia García Malo, neuróloga del Instituto del Sueño. En esta fase es cuando suelen ocurrir más sueños. "Durante la noche se producen 4 o 5 ciclos de sueño REM", añade García Malo.

Si nos despiertan o despertamos cuando nuestro cerebro está en fase REM, afirma la neuróloga, “es habitual que en ese preciso instante se recuerde el contenido del sueño en el que estábamos. Si hacemos un esfuerzo consciente para recordarlo o lo anotamos, mantendremos el recuerdo. De otro modo es frecuente que poco después no lo tengamos tan nítido en nuestra memoria”.

Puertas coincide: “Si nos despertamos en fase REM es fácil acordarse de lo que estamos soñando. Si nos despertamos en otro momento, no tendremos recuerdo de haber soñado porque la actividad mental es menos estructurada. Hacia el final de la noche hay más fase no REM, por lo que es cuesta más tener constancia de haber soñado”.

También se sabe que las personas que tienen un mayor porcentaje de fase REM tienen mayor tendencia a recordar los sueños. Además, a menudo describen tener ensoñaciones muy realistas o vívidas que no les permiten un sueño reparador por la 'actividad mental durante la noche' y puede tratarse de alguna patología del sueño. En ese caso, la persona debe consultar con un experto para hacer una correcta evaluación y considerar si es oportuno un tratamiento, como recomienda la especialista.

Puertas destaca que hay sustancias, como los antidepresivos y las benzodiacepinas, que alteran y reducen fase REM. Por lo tanto, dificultan nuestra capacidad de soñar y de recordar los sueños.


Primera fecha de publicación de este artículo: 22/06/2021

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.