MENÚ
MALDITA CIENCIA

Paseos a horas frescas y evitar raparlos: consejos para prevenir golpes de calor en perros y qué hacer si ocurren

Publicado domingo, 5 septiembre 2021
Comparte
Categorías
Animales
Recursos utilizados
Expertos

Con la llegada del verano, llega también el calor. Las temperaturas extremas pueden hacer sufrir a nuestros animales de compañía. Al igual que te explicamos cómo proteger a tu perro ante el frío, ahora te contamos cómo evitar que los perros sufran golpes de calor, cómo identificarlos y qué hacer si ocurre.

Paseos al final o al comienzo del día y con agua para hidratarlos

Desde la Organización Colegial Veterinaria Española (OCVE) recuerdan a Maldita.es que los perros son animales "que se adaptan muy bien a los climas templados, pero no dejan de tener ancestros que estaban más acostumbrados al frío que al calor, lo que les hace especialmente sensibles a las altas temperaturas y a la insolación". Además, a diferencia de los humanos, su sistema de refrigeración corporal no se basa en la evaporación de líquidos por la piel con el sudor "sino que bajan su temperatura corporal con el jadeo, que es un sistema mucho menos eficiente".

Otro factor que les hace más sensibles a los golpes de calor es que su temperatura corporal normal es mayor que la de los humanos, entre los 37,5 y los 39 grados centígrados, explica a Maldita.es Mar Puig, auxiliar veterinaria y educadora canina que nos ha prestado sus superpoderes.

Por eso, Puig recomienda tener especial cuidado con los paseos, "reduciéndolos a las horas más frescas del día: comienzo de la mañana y final de la tarde o noche. Si no se puede, habría que salir con una botella de agua para hidratarlos poco a poco e ir por la sombra todo lo que se pueda". Si hacemos deporte con el perro, "es imprescindible proporcionarles agua en cantidades moderadas al menos antes y después del ejercicio. Beber sin control puede causar vómitos", aclara la OCVE.

Cuidado con las almohadillas

Como recuerdan tanto Puig como la OCVE, en las salidas por la ciudad el asfalto puede calentarse mucho con las temperaturas altas del verano y quemar las almohadillas de las patas de los perros. Por eso debemos tener especial cuidado con esa parte de su cuerpo, que no están preparadas para estar en contacto con algo tan caliente, y evitar pasear por la calzada e incluso, si lo vemos necesario, coger en brazos a nuestra mascota al cruzar un paso de cebra.

El pelo protege también del calor: cepillado sí, rapados no

Dado que el pelo de los perros protege tanto del frío como del calor, rapar al animal en los meses de más calor "no les hace estar más cómodos sino al contrario, los deja más expuestos a las altas temperaturas", añade la OCVE. Puig incide en ello también: "Un corte de pelo muy corto provoca que la piel donde da el sol quede expuesta y puede provocar dermatitis y quemaduras. Además, al quitarle el abrigo del invierno, se tiende a alargar sus exposiciones al sol, lo que puede facilitar esas quemaduras". Ambas fuentes recomiendan un buen cepillado que favorezca la muda del pelo de invierno al de verano y retire los restos del pelo muerto de las capas más profundas.

Dos zonas que sí se pueden rasurar en la peluquería son el área de la barriga, una zona donde no les da el sol y que les gusta apoyar en el suelo para bajar la temperatura del cuerpo, y la zona de las almohadillas si tiene el pelo largo, porque ahí están las únicas glándulas sudoríparas que tiene el animal, aclara Mar Puig.

Si el perro tiene pelaje blanco y las orejas erguidas, es habitual que se les quemen las puntas, una parte del cuerpo que además cuesta mucho cicatrizar. Por eso es importante proteger esa punta de las orejas con protector solar de un factor muy alto, señala también Puig.

La experta señala que los bozales dificultan el jadeo pero en teoría todos deben tener una holgura que les permita beber agua y jadear. Si no es así, el bozal les está pequeño o el sistema no es apropiado. Los bozales que recomienda Puig son de cesta, que permiten más fácilmente jadear y beber agua e, incluso algunos, hasta comer.

Síntomas del golpe de calor

Para aprender a detectar un golpe de calor en los perros, tenemos que estar atentos a los siguientes síntomas: mareo, debilidad, jadeo excesivo y apatía, así como un babeo más abundante y denso. En casos graves un golpe de calor puede provocar un desmayo en el animal, aclara Puig. Otros posibles síntomas severos son las convulsiones, las mucosas violáceas, las hemorragias en la piel y las encías, los vómitos y la diarrea con sangre, indica el Colegio Oficial de Veterinarios de Almería en su web.

¿Cómo actuar ante un golpe de calor?

Una vez reconocido el golpe de calor, lo más importante es ir de urgencias al veterinario. En el trayecto hacia la clínica, Puig indica que se debe retirar al animal de la fuente de calor y bajarle la temperatura paulatinamente, "nada de meterlo en hielo", con toallas húmedas por todo el cuerpo, sobre todo en la zona del vientre. También darle agua poco a poco y no de golpe "y si no bebe, con una jeringuilla sin aguja intriducírsela por un lateral de la boca". El Colegio de Veterinarios de Almería también recomienda ponerlo delante de un ventilador y a la sombra.

¿Qué perros son más propensos a sufrir golpes de calor?

Los animales con más edad y los perros chatos como los bulldogs franceses y los carlinos (el nombre técnico es perros braquicéfalos) son más sensibles a los golpes de calor, así como los animales con enfermedades respiratorias o cardíacas, señala Puig. La corta edad (los cachorros), cierta predisposición genética como la que presentan los golden y labradores retriever, la obesidad o el momento de la digestión son otras condiciones que hacen más fácil que un perro sufra un golpe de calor, señala el Colegio de Veterinarios de Almería.

¿Qué hacer si nos encontramos a un perro solo en un coche al sol?

Se debe evitar dejar solo a un perro en el interior de un coche, aunque sea por poco tiempo y el vehículo tenga las ventanillas bajadas, aclara en su web el Colegio de Veterinarios de Valencia. ¿Pero qué podemos hacer si vemos a un perro solo en un coche al sol? Ya desmentimos que la Policía hubiese recomendado romper las ventanillas si hay perros dentro.

La auxiliar veterinaria Mar Puig aconseja lo primero buscar al propietario del vehículo cerca de donde esté aparcado para que saque al perro. En caso de no encontrarlo, el siguiente paso es llamar a la Policía, "que debería acudir como si fuese una emergencia que afectase a un humano".

En este artículo ha colaborado con sus superpoderes Mar Puig. Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapppréstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.


Primera fecha de publicación de este artículo: 21/06/2021