MENÚ
MALDITA CIENCIA

¿Qué sabemos sobre la transmisión del coronavirus en playas, ríos y piscinas?

Publicado miércoles, 7 julio 2021
Comparte
Categorías
COVID-19
Recursos utilizados
Literatura científica
Fuentes oficiales (comunicados, bases de datos, BOE)

Nos habéis consultado por la transmisión del coronavirus en playas, ríos y piscinas. Os contamos lo que sabemos.

Las principales vías de contagio son las secreciones respiratorias generadas por tos o estornudos

En espacios destinados al baño y otras actividades acuáticas, la principal vía de transmisión del SARS-CoV-2, el virus causante de la enfermedad COVID-19, sigue siendo a través de secreciones respiratorias que se generan con la tos y los estornudos y el contacto de persona a persona, por lo que deben mantenerse las recomendaciones generales relativas a cualquier otro lugar, según un informe del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

En cambio, la infección del coronavirus por contacto con el agua de condiciones estándar para el baño es muy poco probable. Ya contamos qué sabemos sobre si el coronavirus puede sobrevivir en el agua y si podrías contagiarte por beberla o bañarte en ella.

No hay evidencias de que puedas contagiarte a través del agua de piscinas

En piscinas y spa, el uso de agentes desinfectantes está ampliamente implantado con el fin de evitar la contaminación microbiana de las aguas por la afluencia de usuarios, y esta medida debería ser suficiente para la inactivación del virus, explica el CSIC.

Además, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos explican que a día de hoy no hay evidencias de que el coronavirus pueda transmitirse a las personas a través del agua de piscinas, jacuzzis, spas o áreas de juego con agua. 

“La operación y el mantenimiento adecuados (incluida la desinfección con cloro y bromo) de estas instalaciones deberían inactivar el virus en el agua”, afirma en una web de preguntas y respuestas frecuentes sobre el coronavirus y el agua.

Los aerosoles generados en un balneario o en una instalación de aguas medicinales tendrán las mismas características de desinfección que las aguas de baño de estas instalaciones, según el informe del CSIC. En las saunas y los baños de vapor el CSIC espera que debido a la alta temperatura la supervivencia del virus se reduzca. Ya os contamos qué es lo que se sabe a día de hoy sobre la relación entre el coronavirus y las temperaturas.

No obstante, un estudio realizado en China señala que un paciente de la COVID-19 podría haber contagiado a otras 8 personas en un centro de baños con temperaturas de 25 a 41 °C y una humedad del 60%. El estudio sugiere que el virus puede aún ser transmitido en un ambiente de alta temperatura y humedad. En cualquier caso, aun no sabemos lo suficiente como para confirmar o descartar completamente esta posibilidad.*

No sabemos cuánto tiempo puede sobrevivir el virus en el agua

A día de hoy no hay evidencias científicas que muestren con certeza cuánto tiempo puede permanecer el SARS-CoV-2 en el agua. “Los estudios de laboratorio de otros coronavirus que tienen lugar en ambientes bien controlados indican que el virus puede permanecer infeccioso en agua contaminada fecalmente desde días hasta semanas”, explica la Organización Mundial de la Salud.

En lo relativo al agua el mar, el informe del CSIC sostiene que, aunque actualmente no existen datos de la persistencia del SARS-CoV-2, el efecto de dilución y la presencia de sal son factores que probablemente contribuyan a una disminución de la carga viral y a su inactivación, por lo que sabemos de virus similares.

Cuidado en ríos y pozas

Sin embargo, la supervivencia del SARS-CoV-2 en agua de ríos, lagos, pozas de agua dulce y no tratada es superior en comparación con las piscinas y el agua salada. Por lo tanto, el CSIC aconseja extremar las medidas de precaución para evitar aglomeraciones, siendo estos lugares más desaconsejables en relación con otras alternativas como las piscinas, el mar o las saunas.

¿Y la arena de la orilla?

Aunque no existen estudios experimentales sobre la prevalencia del virus en la arena de playas o riberas, la acción conjunta de la sal del agua de mar, la radiación ultravioleta solar y la alta temperatura que puede alcanzar la arena son favorables para la inactivación de los agentes patógenos, según el informe del CSIC.

No lo olvides: mantén la distancia de seguridad, también en la playa

Por lo tanto, el principal foco de contagio en playas, ríos y otros lugares acuáticos no es la transmisión por el agua sino el contacto entre personas. Por ello, es importante, mantener la distancia de seguridad entre los bañistas, tanto en el agua como en la orilla. ¿Pero cuánta distancia es suficiente?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recoge en su página web algunos consejos para evitar el contagio por coronavirus, y entre ellos se encuentra el de mantener al menos 1 metro de distancia con otras personas y ponerse mascarilla.**

Los Centros de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) por su parte recomiendas mantener una distancia de al menos seis pies (1,8 metros aproximadamente) con otras personas, llevar la mascarilla fuera del agua, lavarse las manos con frecuencia y no compartir objetos con personas no convivientes.**

En España, desde el 26 de junio de 2021 las mascarillas son obligatorias en espacios cerrados, en cualquier espacio al aire libre en el que por la aglomeración de personas no resulte posible mantener una distancia mínima de 1,5 metros, salvo grupos de convivientes, en medios de transporte y eventos multitudinarios al aire libre. Por lo tanto, mientras estés en la orilla a al menos 1,5 metros de no convivientes no es obligatorio llevarla, pero sí lo es para interiores como los vestuarios y los baños. **

* Actualizado el 8 de mayo de 2020 con un estudio realizado en China sobre un posible contagio de 8 personas en un centro de baños.

** Actualizado el 7 de julio de 2021 con nuevas recomendaciones de los organismos sanitarios.


Primera fecha de publicación de este artículo: 08/05/2020