MENÚ
MALDITA CIENCIA

Yemas naranjas o amarillas, la 'power pose' en entrevistas de trabajo y suplementos para embarazadas. Llega a Maldita Ciencia el consultorio 145º

Publicado
Comparte
Categorías
Recursos utilizados
Expertos
Superpoderes
Literatura científica

Y como viernes número 145: ¡hola, malditas y malditos! Una vez más venimos con las pilas cargadas a responder todo aquello que os genera dudas (bueno, todo no, pero sí cuatro de las que nos habéis planteado esta semana). Yemas, suplementos, poses de superhéroe... Temas para todos los gustos.

Y como seguimos necesitando vuestra incertidumbre semanalmente, os recordamos que nos podéis hacer llegar todas las preguntas que se os ocurran por TwitterFacebook, correo electrónico ([email protected]) o a través de nuestro chatbot de WhatsApp (¡guárdate el número! +34 644 22 93 19). Por nuestra parte, todo dicho. Vamos al lío.

¿De qué depende el color de la yema de un huevo y qué relación tiene con su calidad? 

Como en Maldita.es nos encanta hablar de huevos (y ya hemos contado que se pueden congelar, que puedes comer más de dos a la semana y en qué parte de la nevera deberías colocarlos, entre otras cosas),  vamos con otra de las dudas que os han surgido sobre ellos: sí, la yema tiene un color entre amarillento y anaranjado pero, ¿a qué se debe su tonalidad? ¿Tiene que ver con la calidad del huevo? Lo cierto es que su color depende de la alimentación de la gallina que lo haya puesto y no está relacionado con el valor nutricional de los huevos, pero sí puede dar alguna que otra pista sobre el manejo de las aves.

Vamos con el porqué de su color. La causa de que este varíe depende de las proporciones de pigmentos amarillos y rojos, las xantofilas (un tipo de carotenoides), que contenga el alimento de las gallinas. “Los pigmentos de la dieta de la gallina se depositan en el huevo, y este toma un color más o menos oscuro en función de la relación entre pigmentos amarillos y rojos”, explica en su página web el Instituto de Estudios del Huevo

“Si se alimentan de un pienso basado en maíz amarillo o alfalfa, la yema tomará un color amarillo medio, más intenso que si se alimentara a base de trigo o cebada”, explica en este artículo Caridad Calero, bióloga y directora técnica del Proyecto Conocer la Agricultura, impulsado por la Editorial Agrícola. “De la misma manera, una dieta basada en harina de maíz blanco daría unas yemas casi descoloridas”. Así, el color de la yema de huevo puede variar desde el amarillo pálido al anaranjado intenso.

Para gustos, colores. Y nunca mejor dicho. Según explica a Maldita.es Mar Fernández, presidenta del Instituto de Estudios del Huevo y maldita que nos ha prestado sus superpoderes, en España, los consumidores de la Cornisa Cantábrica demandan huevos con yemas más anaranjadas, porque tradicionalmente las gallinas en el campo se alimentaban con hierba y maíz, y le daban a la yema un color naranja fuerte, que se asocia con un huevo de mayor calidad.

Sin embargo, en Andalucía se alimentaba a las gallinas a base de trigo, que no aporta tanto color como el maíz, y por eso se asocian los huevos con yemas más amarillas con los tradicionales y de mayor calidad. “A pesar de la diferencia en el color, el valor nutricional de los huevos es el mismo”, concluye la web del Instituto de Estudios del Huevo. "Por lo tanto, el color de la yema es un factor de calidad comercial subjetivo, y cada consumidor asocia un color determinado con el huevo de calidad, según su experiencia y hábitos de consumo", resume Fernández.

Como hay quienes las prefieren más oscuras y naranjas y quienes más claras y amarillentas, existen ingredientes autorizados (naturales o análogos sintéticos) que pueden añadirse a la comida de las aves para ‘colorear’ la yema de un tono determinado.

“Pero también es verdad que ciertos problemas de manejo y alimentación de los animales pueden disminuir el depósito de xantofilas en la yema”, añade Calero. Así, en palabras de la experta, ante un huevo con una yema ‘paliducha’ podemos pensar que se ha comprado en un lugar donde gustan así, que la gallina ha comido un pienso bajo en pigmentos o que la alimentación y manejo de la gallina que puso el huevo (y de sus compañeras) sea algo deficiente. Aun así, esto no afecta ni a la calidad ni al valor nutricional del alimento.

¿Sirve la ronquina para que el pelo crezca más fuerte, no se caiga o evitar las canas?

En Maldita.es ya os hemos resuelto múltiples dudas sobre el pelo: si lavarlo a diario es perjudicial, si los tintes de pelo aceleran la calvicie o si el método curly resulta útil para cuidar el cabello rizado. Ahora nos habéis preguntado por la ronquina, un producto que, según cuentan varias usuarias en TikTok, serviría para que el pelo crezca más fuerte, evitar que se caiga, eliminar la caspa, controlar la grasa e incluso evitar la aparición de canas. Sin embargo, a día de hoy no hay evidencias científicas que respalden estos supuestos efectos.

Para empezar, vamos a explicar qué es la ronquina. Rocío Gil Redondo, dermatóloga del Grupo Pedro Jaén, explica a Maldita.es que es un producto capilar comercializado en forma de champú tónico o loción capilar. Está compuesto por extracto de romero y quinina y normalmente contiene también conservantes y perfumes.

El romero es una planta aromática. La quinina es un alcaloide (un compuesto químico) extraído de la cinchona (o árbol de la quina) “cuyos derivados son utilizados en medicina como fármaco para el tratamiento de arritmias, enfermedades autoinmunes y de la malaria”. De hecho, según se indica en el portal The Conversation, la quinina fue el único tratamiento efectivo contra la malaria durante 300 años.

¿Tiene la ronquina todos esos supuestos efectos que se le atribuyen? ¿Puede por ejemplo evitar que se nos caiga el cabello o que nos salgan canas? “No existe evidencia científica que demuestre su eficacia en el tratamiento de la alopecia o de la caída del cabello, ni tampoco hay ensayos clínicos en marcha para evaluar su efecto”, comenta Gil. Por lo tanto, insiste en que no es posible afirmar que este producto prevenga o frene la caída capilar, mejore o detenga los procesos de alopecia ni evite que salgan canas.

A nivel médico no tenemos ningún estudio de este producto, ni creemos que exista”, indican a Maldita.es desde la Clínica del Pelo Vila-Rovira. En la misma línea se posiciona Mayte Truchuelo Díaz, dermatóloga de los centros Vithas Madrid Arturo Soria y Vithas Internacional: “Se trata de un activo que, aunque se viene utilizando fuera de ámbito médico desde hace tiempo, puede en algunos casos resultar irritante. Además, no hay artículos que hayan demostrado con evidencia científica suficiente que sea capaz de activar el crecimiento folicular”.

En cuanto al brillo o la suavidad del cabello, Gil comenta que son características “más subjetivas”, por lo que “algunas usuarias pueden notar un efecto cosmético positivo”. “En caso de que el lector quiera usar la ronquina de todas maneras, le aconsejaría que tuviera unas expectativas realistas en cuanto a los resultados y que esperase un efecto cosmético y no terapéutico”, señala. 

Claudia Bernárdez Guerra, del Grupo Español de Tricología de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), cuenta a Maldita.es que “a los cosméticos siempre se les atribuyen muchas propiedades, pero la realidad es que un cosmético nunca va a penetrar en la raíz del pelo con lo cual que es imposible que haga que el pelo crezca más fuerte, más sano o denso”. “Lo que sí puede hacer es que el pelo fuera de la cabeza tenga ese aspecto. Por tanto, lo que hace este tónico es mejorar el aspecto del cabello, pero nunca nos va a tratar una alopecia u otra patología capilar”. *

Un aspecto a tener en cuenta, según subraya Gil, es que quienes utilizan la ronquina pueden experimentar algunos efectos adversos: “Lo que sí que existe reportado en la literatura médica son casos de dermatitis alérgica de contacto (la piel resulta enrojecida o inflamada después del contacto directo con una sustancia) y dermatitis fotoalérgica (nuestro cuerpo absorbe la energía solar y comienza una reacción fotoquímica) por quinina en productos cosméticos, incluidos los productos cosméticos capilares. También se ha descrito con el extracto de romero y con otros conservantes o perfumes que contienen algunas de las marcas comercializadas”.

Si se tiene un problema de pérdida de densidad capilar, de caída de cabello o de descamación en el cuero cabelludo, los expertos consultados aconsejan acudir a un dermatólogo, a ser posible especializado en tricología, para recibir un diagnóstico adecuado y un tratamiento con eficacia demostrada si fuera necesario.

¿Es verdad que hacer la pose del superhéroe o postura de poder antes de una entrevista de trabajo o tarea tiene beneficios?

Esta consulta proviene de un episodio de la serie estadounidense ‘Anatomía de Grey’ en el que se dice: “Hay un estudio científico que muestra que si te paras así, en pose de superhéroe, sólo 5 minutos antes de una entrevista de trabajo, una gran presentación o una tarea muy difícil, no solo te sentirás con más confianza, tu desempeño será mucho mejor”. Esta postura consiste en tener la mirada alta, las manos en la cintura, separar las piernas y sacar pecho. Aunque el estudio existe, hay mucha controversia sobre si este efecto es real o no y una de sus codescubridoras ha renegado de la postura de poder o del superhéroe. Os lo explicamos.

En 2012 tres investigadoras de la Escuela de Negocio de Harvard (Estados Unidos) publicaron un artículo científico titulado ‘El beneficio de las posturas con poder antes de una evaluación social de alto nivel’. El estudio se dividió en dos grupos: los participantes de un grupo adoptaron unas posturas expansivas (“alto poder”) y otros unas poses de “bajo poder” y luego prepararon y dieron un discurso a dos evaluadores como parte de una falsa entrevista de trabajo. Se evaluó el discurso de los grupos y se valoró mejor al grupo que hizo la pose de alto poder, que tuvo más posibilidades de ser contratado. En total participaron 61 personas como voluntarios. Otro estudio realizado por varios de los mismos autores, este del año 2010, también encontró que las personas que hacían esas posturas de poder tenían una subida de la testosterona, una bajada en la hormona del estrés y un aumento en el sentimiento de poder y de tolerancia al riesgo. El número de voluntarios fue de 42.

Pero este supuesto efecto “ha sido muy duramente criticado, hasta el punto de que una de las primeras autoras que lo ‘descubrió’ se retractó públicamente del mismo”, explica a Maldita.es José César Perales López, profesor asociado de la Universidad de Granada en el Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento. El investigador se refiere a Dana Carney, la actual directora del Instituto de Personalidad y de Investigación Social de la Universidad de California Berkeley (Estados Unidos) y coautora de los dos estudios antes citados.

La codescubridora de los supuestos efectos de esta pose dijo públicamente en 2017 queno creo que los efectos de la ‘postura de poder’ sean reales”. Nuevos estudios publicados en 2014 y 2015 comenzaron a convencer a Carney “de que las posturas de poder no son reales”. Una revisión de los estudios publicada en 2017 sobre este tema no encontró ningún efecto. Carney reconoce que el tamaño de la muestra del estudio de 2010 era “minúsculo”, los datos “débiles” y los efectos “pequeños y apenas existen en muchos casos”. En resumen, la coautora de algunos estudios sobre la pose del superhéroe afirma que “no tengo ninguna fe en los efectos implícitos de la ‘posturas de poder’. No creo que el efecto sea real”.

El profesor ayudante del Departamento de Psicología Social de la Universidad de Granada, Fernando Blanco, aclara a Maldita.es que la pose del superhéroe o postura de poder es un ejemplo de “cómo podemos llegar a distorsionar el método científico y acabar dando por bueno un resultado que es probablemente un falso positivo” porque aunque hay “docenas de estudios donde se ‘demuestra’ la postura de poder, hay intentos de replicarlo que fallan, y hay metaanálisis que indican que probablemente es un falso positivo”. Para Blanco, la conclusión es que no está tan claro si los efectos de las posturas del poder “estén ni de lejos tan claros como creíamos hace unos años”.

En opinión de Blanco, “es un efecto sobre el que sigue habiendo dudas, se han publicado resultados que seguramente no son robustos y no podemos descartar que en sí el efecto no exista”.

¿Qué suplementos son necesarios antes y durante el embarazo y cuáles no?

Hoy en día es amplia la variedad de suplementos alimenticios y complejos multivitamínicos al alcance de nuestra mano. Esta semana nos habéis preguntado por aquellos que presumen de ser útiles en el embarazo: ¿son realmente necesarios? Es cierto que, durante la gestación, es importante el aporte de determinados nutrientes que garanticen el bienestar de la madre y el correcto desarrollo del futuro bebé y, en ocasiones, la dieta habitual no es suficiente. Puede ser el caso, según este documento de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), del yodo o el ácido fólico, entre otros. También el hierro puede necesitar un suplemento en caso de anemia.

La mayoría de los nutrientes necesarios antes y durante el embarazo pueden obtenerse de una dieta saludable y variada. Por eso, salvo excepciones, como la suplementación de ácido fólico de forma pre-concepcional, los suplementos deben estar pautados por un profesional sanitario. Como señala el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, “los pacientes deben ser evaluados con respecto a su dieta y suplementos vitamínicos para confirmar que cumplen con las cantidades diarias recomendadas de calcio, hierro, vitamina A, vitamina B12 , vitamina B, vitamina D y otros nutrientes”.

Sofía Fournier, ginecóloga y maldita que nos ha prestado sus superpoderes, explica a Maldita.es que los suplementos no tienen por qué ser necesarios pero, en muchas ocasiones, sí son recomendables. “Lo importante, desde luego, es tener unos niveles determinados de vitamina D, niveles óptimos de ácido fólico, suplementar con hierro si hay una anemia (que es algo muy típico en el embarazo), y garantizar unos niveles adecuados de yodo, para regular el tiroides”. El resto de componentes que puede haber este tipo de suplementos vitamínicos para el embarazo no es tan imprescindible, según la ginecóloga. 

La experta señala que, con la dieta habitual, es difícil, por ejemplo, tener niveles adecuados de ácido fólico. En mujeres sin factores de riesgo de tener un hijo con defectos del tubo neural (estructura que dará lugar al sistema nervioso central del bebé), la SEGO aconseja seguir una dieta con alimentos ricos en folatos y la suplementación diaria con un preparado multivitamínico con ácido fólico (0,4-1 mg) desde al menos dos o tres meses antes de la concepción y a lo largo de todo el embarazo y el período posparto. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC) coinciden en esta recomendación. 

“La razón de que se administre ácido fólico de forma pre-concepcional es porque el tubo neural comienza a cerrarse alrededor del día 28 de gestación, cuando a veces ni siquiera se sabe si se está embarazada”, señala a Maldita.es la dietista-nutricionista materno-infantil Anabel Moyano. 

La SEGO también recomienda que embarazadas y lactantes ingieran alimentos ricos en yodo, fundamentalmente lácteos y pescado, y usen sal yodada. “Cuando, como en España, menos del 90% de los hogares consumen sal yodada, es necesario fomentar su utilización y realizar una suplementación farmacológica con yoduro potásico en los grupos de población que son más vulnerables, como son las mujeres embarazadas y lactantes”, indica el documento. “Según las evidencias científicas disponibles, se debería suplementar con 200 μg/día sin dejar de consumir sal yodada”, aconseja Moyano. 

La suplementación de calcio, hierro o vitamina A se recomienda cuando se considera que el aporte a través de la dieta es insuficiente.

Moyano recuerda que hay quienes utilizan preparados de micronutrientes múltiples, con varias vitaminas y minerales. Pero... ¿son realmente necesarios? “Lo cierto es que los estudios sugieren no suplementar con complejos multivitamínicos antes ni durante la gestación (hablamos siempre de nuestro entorno; en países en vías de desarrollo esto es totalmente diferente)”, señala la dietista-nutricionista. “En mi opinión, solo deberíamos suplementar aquello de lo que carecemos, revisando primero alimentación, hábitos de estilo de vida… No es un ‘no’ rotundo, sino que se debe individualizar, valorando de forma personalizada los niveles de otros nutrientes importantes”, afirma.

La conclusión de Moyano es que, aunque en etapas como el embarazo puede ser necesaria la suplementación de determinados compuestos, "no debemos descuidar ni olvidar la alimentación": "Lo ideal es seguir consumiendo alimentos que sean fuente de ácido fólico (vegetales de hoja verde, frutas, legumbres, frutos secos, cereales integrales) y yodo (sal yodada, pescado y marisco, productos lácteos), tener una adecuada exposición solar (vitamina D) y cuidar el resto de hábitos de estilo de vida, como el ejercicio físico y el descanso”.

Antes de que os vayáis...

Como todas las semanas llegados a este punto nos gustaría recordaros que estamos aquí para resolver todas las dudas y preguntas que tengáis respecto a información científica, pero que si lo que te inquieta tiene que ver con un diagnóstico, tratamiento o afección personal, lo único que podemos aconsejarte es que acudas a un profesional sanitario que conozca personalmente tu caso y pueda tratarte adecuadamente.

En este artículo han colaborado con sus superpoderes las malditas Mar Fernández y Sofía Fournier.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapppréstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.

* Actualizado el 28 de mayo de 2021 con declaraciones de Claudia Bernárdez Guerra, del Grupo Español de Tricología de la Academia Española de Dermatología y Venereología.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.