MENÚ
MALDITA CIENCIA

Por qué no es un problema ingerir alimentos con aceite de colza (a pesar de su mala fama)

Publicado sábado, 8 mayo 2021
Comparte
Categorías
Alimentación/Alimentos
Recursos utilizados
Expertos

En Maldita Ciencia ya os hemos hablado del aceite de oliva, de girasol o de coco. Ahora nos habéis preguntado por el aceite de colza: qué propiedades nutricionales tiene, si es saludable y por qué motivo tiene tan mala fama en España. Este producto es seguro, saludable y recomendable desde el punto de vista nutricional.

Entonces, ¿por qué en España el aceite de colza tiene tan mala fama? “El 1 de mayo de 1981, una enfermedad antes desconocida fue descubierta en un niño de ocho años con insuficiencia respiratoria aguda en Torrejón de Ardoz (Madrid)”, recuerda Juana María González, dietista-nutricionista, tecnóloga de los alimentos y directora técnica de Alimmenta. El menor murió y fue solo el principio. En las semanas siguientes surgieron miles de casos más en toda España que dejaron un total de 25.000 afectados. 

Beatriz Robles, dietista-nutricionista, explica a Maldita Ciencia que “la culpa la tuvo el fraude que se produjo en 1981, cuando se vendió para consumo aceite de colza destinada a uso industrial”. “El aceite industrial estaba desnaturalizada con anilina (una sustancia química manufacturada usada por muchas industrias), precisamente para evitar que se desviase al consumo”, explica.

Para poder poner el aceite en el mercado alimentario de forma fraudulenta, los vendedores trataron de eliminar la anilina. Pero en el proceso “se formaron compuestos altamente tóxicos” que dieron lugar al conocido “síndrome del aceite tóxico”. 

Se trata de una enfermedad crónica que afecta aún en la actualidad a un elevado número de pacientes que presentan secuelas severas pulmonares, cutáneas y neurológicas, según indica el Instituto de Salud Carlos III.

Se calcula que hubo unos 25.000 afectados en una veintena de provincias y más de 300 muertostal y como recogía el periódico El País en 1989aunque cálculos posteriores elevan la suma de posibles fallecidos por esta causa hasta 4.000. “Por supuesto, el aceite de colza destinado al consumo humano es perfectamente seguro y el problema no tuvo que ver con la naturaleza del aceite, sino con una práctica ilegal”, comenta Robles.

En la misma línea se posiciona Daniel Ursúa, dietista-nutricionista: “Es importante entender que lo mismo que pasó con el aceite de colza podría haber pasado con el aceite de oliva, con el agua mineral o con cualquier otro producto de consumo humano. Se adulteró ese aceite y es lo que provocó la crisis. No el aceite en sí mismo”.

Porque de hecho, como decíamos al principio, el aceite de colza puede formar parte de una dieta saludable. Robles explica que su componente principal son los ácidos grasos monoinsaturados (entre los que destaca el oleico) y poliinsaturados, “lo que le da buenas propiedades para la fritura”. Es decir, aguanta mejor las altas temperaturas y tarda más en deteriorarse. “En el contexto de una alimentación bien planificada dentro de unos hábitos de vida saludables, el aceite de colza es una fuente de grasas muy adecuada”, comenta a Maldita Ciencia Ursúa.

Mónica Herrero, vicepresidenta del Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de Aragón y miembro del Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas, explica a Maldita Ciencia que el aceite de colza “nos va aportar importantes cantidades de omega 3” y añade que en países como Alemania es habitual comprarlo en garrafas en el supermercado, como compramos aquí el aceite de oliva o de girasol. 

Para la dietista-nutricionista Laura Moya, su contenido en omega 3 hace de este producto un “aceite interesante”. El omega 3 es un tipo de ácido graso esencial para mantener una buena salud y que extraemos de los alimentos que consumimos. Por ejemplo, de pescados grasos como el salmón y también de frutos secos y semillas. Moya destaca que “de los aceites comercializados vegetales más usados, este es el que menor porcentaje de grasas saturadas presenta”. “El de palma es de mayor porcentaje dentro de los aceites vegetales”, añade. 

A pesar de estas cualidades positivas, es poco habitual encontrar este compuesto en los alimentos que se comercializan en nuestro país, según explica Robles: “Normalmente no vamos a encontrar la palabra ‘colza’ en la lista de ingredientes" porque los fabricantes utilizan otros nombres precisamente para evitar la mala reputación que le acompaña en España, como por ejemplo aceite de canola o nabina.

Así que ya sabes: el aceite de colza es un aceite vegetal de propiedades saludables que puede formar parte de una dieta sana. Según Herrero, “lo mejor es consumir aceite de colza virgen, aunque tiene un sabor algo peculiar que recuerda a frutos secos amargos o a espárragos. Si se utiliza para fritura pierde parte de sus propiedades, y también se neutraliza más el sabor”, señala. El aceite de colza crudo “se puede utilizar para ensaladas, verduras, pasta, arroz, carnes o pescados”. “Les dará un toque diferente”, añade.

Pero no todos los alimentos que llevan aceite de colza son saludables, tal y como resalta Ursúa: “Un bizcocho, unas croquetas o una crema de cacao para untar hecha con aceite de colza va a ser igual de poco recomendable que si se utiliza otro tipo de aceite. Debemos entender la alimentación de una forma global”.


Primera fecha de publicación de este artículo: 06/05/2021

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.