MENÚ
MALDITA CIENCIA

Por qué salen las ojeras, cómo frenar las cataratas y embarazo y deporte tras la vacuna contra la COVID-19. Llega a Maldita Ciencia el consultorio 140º

Publicado
Comparte
Categorías
Recursos utilizados
Expertos
Superpoderes
Literatura científica

Ni a echarnos de menos os damos tiempo. Haya sido más o menos larga tu semana, ¡es viernes! Y eso significa que llega una nueva entrega de nuestro maldito consultorio científico: el compañero ideal de tus ganas de finde. Ojeras y cataratas y alguna que otra pregunta relacionada con la vacuna contra la COVID-19 es lo que os traemos por aquí esta vez.

Y sobre esa duda a la que aún le das vueltas, ¿a qué esperas para solucionarla? Aprovecha, que te ayudamos encantados. Además, es muy fácil: cuéntanosla por TwitterFacebook, correo electrónico ([email protected]) o a través de nuestro chatbot de WhatsApp (+34 644 22 93 19), que nos pondremos a tope con ello.

¿A qué se deben las ojeras?

Las relacionamos con madrugones o las noches en vela pero, ¿realmente aparecen cuando no descansamos lo suficiente? Esta semana nos habéis preguntado por las ojeras: qué son y qué podemos hacer para que desaparezcan. Lo cierto es que, aunque habitualmente las asociamos con un mal descanso, las ojeras no están necesariamente relacionadas con dormir mal, sino que, en gente que tiene predisposición a ellas, pueden acentuarse cuando descansa peor. Las que sí tienen una relación más directa con el sueño son las bolsas. Os lo explicamos.

"Las ojeras no son debidas a un descanso insuficiente", afirma a Maldita Ciencia Natalia Seguí, dermatóloga miembro de la Fundación Piel Sana de la Academia Española de Dermatología y Venerología (AEDV). Lo cierto es que hay muchos factores que interfieren en su aparición: enfermedades e infecciones, alergias, estrés, cambios hormonales, irritación crónica de la zona, fatiga visual, exposición a rayos UVA, deshidratación, mala alimentación, consumo excesivo de alcohol o tabaquismo. 

En general, las personas que duermen peor suelen tener alteraciones de la calidad de la piel, por ejemplo, de la función de la barrera (defensa). “Esta funcionará peor si el sueño es peor. Por eso, las personas que duermen mal suelen tener una afectación de la piel en general, pero no se ha visto que la falta de sueño realmente haga que aparezcan las ojeras”, aclara Inés Escandell, dermatóloga estética y maldita que nos ha prestado sus superpoderes. “Sí que se ha relacionado la falta de sueño con una peor percepción del aspecto de quien la sufre, pero no exactamente con la aparición de la pigmentación periorbicular, las ojeras oscuras", añade.  

Las causas principales de las ojeras, según Seguí son las alteraciones de la coloración de la piel debajo de los ojos, la dilatación de los capilares próximos a la superficie de la piel o la pérdida de grasa infraorbitaria. Añade que la exposición solar "destruye las fibras de colágeno y elastina, lo que la adelgaza aún más la piel de esta zona y dando lugar, no solo a ojeras sino arrugas por flacidez".

Hay tres factores fisiológicos clave asociados a la aparición de las ojeras: la hiperpigmentación, una tendencia a un número de capilares más dilatado y una piel más fina en el área debajo de los ojos.

Lo más frecuente, sobre todo en gente joven, es que estén hiperpigmentadas, más marronáceas, de un color más oscuro al habitual. Esto es muy típico en las personas de fototipos altos (piel más bronceada). “Hay personas que tienen la piel oscura y sus ojeras están muy pigmentadas. Esto se acentúa si han tenido antecedentes de dermatitis atópica o irritativa: al frotarse los párpados, la zona se puede irritar e ir oscureciendo. También con la edad”, explica Escandell.

Por el contrario, las personas que tienen la piel más clara suelen tener ojeras más azuladas. “La zona está muy vascularizada (mucho flujo sanguíneo bajo ella) y la piel de la ojera es muy fina”, recuerda Escandell. De ahí, que se “transparenten” los vasos sanguíneos y que percibamos el tono azulado. 

Aunque muchas veces las equiparemos, las bolsas no son lo mismo que las ojeras. “Al envejecer, la ojera puede sufrir dos tipos de cambio: el primero, que se vaya perdiendo el volumen de grasa que rodea el ojo, por lo que se va hundiendo cada vez más. En ese caso, probablemente los rellenos sean la mejor solución”, explica Escandell. Añade que, por otro lado, hay quienes por herencia tienen tendencia a las bolsas. Con el tiempo, se acentúan: aunque no aumente la grasa de debajo del ojo, los tejidos que la sujetan se van volviendo cada vez más laxos,  se van “abombando”, por lo que la bolsa sobresale más. 

Las bolsas sí pueden tener una relación más directa con el sueño, dado que en su aspecto influyen el líquido que haya en el párpado inferior y la laxitud de los músculos de la zona.  

Por las mañanas la bolsa suele ser más visible que por las tardes porque lo que favorece el drenaje de los músculos de los ojos es su contracción. “Como durante el sueño estos permanecen inactivos (el ojo está más estático), se acumula más líquido. También por tener la cabeza echada hacia atrás, al estar tumbado. Por eso las bolsas son mucho más visibles por las mañanas, sobre todo en quienes tienen tendencia a ellas, (más aún si se ha bebido alcohol o ingerido mucha sal, que ayuda a la deshidratación) y van mejorando a la hora del día”, aclara Escandell. 

Según la experta, en el caso de ojeras por hiperpigmentación, los contornos de ojos podrían ayudar si tienen propiedades antioxidantes, pero se quedan cortos. “Podrían plantearse tratamientos algo más complejos, con láser, o un peeling (aplicación de sustancias y ácidos que eliminan parte de la epidermis o dermis para una regeneración natural del tejido)”. Además, es importante llevar protección solar y gafas de sol adecuadas para que la radiación no oscurezca más la zona. 

En caso de ojeras en pieles claras (azuladas), "sí que están indicados los cosméticos en cuya composición se encuentra el óxido de vitamina K o la cafeína, para mejorar el flujo sanguíneo. Los contornos, de nuevo, se siguen quedando cortos”, recomienda la dermatóloga. También podría plantearse un láser vascular. 

¿Qué hay que tener en cuenta si se busca el embarazo tras la vacunación o entre las dos dosis de la vacuna contra la COVID-19?

Las vacunas contra la COVID-19 en situaciones, condiciones y grupos de pacientes determinados siguen siendo parte de las dudas más comunes que nos planteáis semanalmente en Maldita Ciencia. Esta vez nos habéis preguntado qué debe tener en cuenta una mujer que quiere quedarse embarazada si se ha vacunado contra la infección por SARS-CoV-2 o si se encuentra en el periodo entre las dos dosis necesarias para que el suero sea efectivo.  

Según el Ministerio de Sanidad, en el caso de mujeres que planean quedarse embarazadas en el futuro, dado que las vacunas frente al COVID-19 actualmente disponibles no contienen virus vivos, "es muy probable que no ocasionen problemas en el feto ni en la embarazada”. En cualquier caso, si se está planeando un embarazo, el ministerio recomienda esperar dos semanas tras la administración de la segunda dosis como medida de precaución.

El Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (AEP) coincide: en los casos de las mujeres en edad fértil que planean un embarazo, recomienda esperar, al menos, dos semanas entre la administración de la segunda dosis de la vacuna y el comienzo de la gestación, basándose en el principio de prudencia.

"El riesgo teórico de esta vacuna en la gestación es nulo. De hecho, en Reino Unido la acaban de aprobar para todas las gestantes", explica a Maldita Ciencia la ginecóloga Sofía Fournier, maldita que nos ha prestado sus superpoderes. "Janssen es la única que va a incluir en ficha técnica que sí que se puede poner en embarazadas, pero yo creo que es cuestión de tiempo que la acabemos aprobando para todas estas pacientes aquí también", añade.

Fournier señala que, si una mujer se queda embarazada entre la primera y la segunda dosis, no ha de cambiar de conducta: se puede seguir adelante con la gestación. "Es cierto que, en esas circunstancias, podría darse el caso de que no se les administrase la segunda dosis, al menos de momento" hasta que se apruebe una pauta de vacunación para estos casos, concluye la ginecóloga. 

Por su parte, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) afirman que, si una mujer está tratando de quedarse embarazada o desea hacerlo en el futuro, “puede recibir la vacuna contra la COVID-19 cuando haya una disponible para la paciente”. 

Además, añaden que actualmente no hay evidencia de que alguna vacuna, incluida la de la COVID-19, provoque problemas de fertilidad. Tampoco inciden en la necesidad de realizarse una prueba de embarazo de rutina antes de recibir la vacuna.

Para aquellas mujeres que deseen quedarse embarazadas, los CDC determinan que “no es necesario que lo eviten tras la vacunación”. Como en cualquier otra vacuna, los científicos están estudiando la de la infección por SARS-CoV-2 para detectar, si los hubiese, efectos secundarios.

¿Se puede hacer deporte el día que te vacunan contra la COVID-19? ¿Y los siguientes?

Con la vacunación de la COVID-19 en marcha, nos habéis consultado si hay alguna contraindicación o recomendación sobre si podemos hacer deporte el mismo día que nos vacunen o los siguientes. La respuesta corta es que podemos hacer deporte sin problema ese mismo día.

Guadalupe Fontán, enfermera del Instituto de Investigación del Consejo General de Enfermería, aclara a Maldita Ciencia que “el día que te vacunen puedes realizar vida normal, no es necesario tener ninguna precaución específica con respecto al deporte”. Para Fontán, lo importante tras vacunarse es “permanecer en el lugar, al menos 15 minutos, para detectar y tratar en su caso, posibles reacciones adversas serias” por si ocurren, “aunque en realidad son excepcionales”. Tras estos 15 minutos, se puede retomar la actividad normal.

Pero si tienes efectos secundarios tras vacunarte como dolor o fiebre, sí es recomendable guardar reposo y posponer la actividad física. ¿Hasta cuándo? Hasta que hayan remitido los efectos secundarios, que en la mayoría de los casos son de corta duración.

Eso sí, tras vacunarse “es importante insistir en continuar tomando todas las medidas de precaución (incluyendo mientras se realiza deporte) ya que el riesgo de transmisión sigue estando presente”, aclara Fontán. Por su parte, el Ministerio de Sanidad aclara que no tienen información al respecto en sus preguntas y respuestas sobre la vacunación COVID-19.

¿Existe alguna forma de frenar el avance de las cataratas en los ojos, además de la operación?

Otra consulta que nos habéis hecho es si el avance de las cataratas, que ocurre cuando el cristalino o la lente de nuestro ojo se nubla y afecta a nuestra visión, se puede parar sin pasar por quirófano y si se puede cuidar la vista de otra forma. En resumen, se puede intentar parar el avance con gafas especiales pero sólo se puede tratar, si dificulta la visión, con cirugía.

La mayoría de las cataratas se deben al envejecimiento y se forman por la acumulación de las proteínas que están en el interior del cristalino, disminuyendo la transparencia del mismo y dificultando que pase la luz, explica el Instituto Nacional del Ojo de Estados Unidos. Esto dificulta la visión, haciéndola más borrosa, más opaca o cogiendo un tinte marrón al cambiar de color el cristalino. El riesgo de cataratas aumenta con la vejez y también con la diabetes, el tabaquismo y el consumo de alcohol. La exposición prolongada a los rayos ultravioleta del sol también es un factor de riesgo.

Pero hay formas de retrasar el desarrollo de cataratas: usar gafas que filtren estos rayos de luz ultravioleta del sol, explica la Academia Estadounidense de Oftalmología. Otras medidas para disminuir los síntomas de las cataratas en su etapa inicial son las lentes de aumento y gafas contra el reflejo del sol pero el único tratamiento eficaz contra las cataratas en su etapa avanzada es la cirugía que quite el cristalino opaco y lo sustituya con una lente artificial, según el Instituto Nacional del Ojo de Estados Unidos.

Lo indica también el maldito  Rubén Pulido García, oftalmólogo que nos presta sus superpoderes para zanjar el asunto: "Lo que no es posible en ningún caso y con ningún procedimiento disponible es revertir el proceso y devolver al cristalino su transparencia perdida, de la misma manera que no se puede 'descocer' un huevo cocido para que su clara vuelva a ser transparente".

Y después de tanta ojera y catarata: ¡Ojo! (que no hemos terminado...)

Antes de despedirnos, hay algo que queremos (y debemos) recordarte las veces que haga falta: no somos médicos, somos periodistas. Puedes contar con nosotros para todo aquello que esté en nuestra mano, ¡por supuesto! Pero si lo que necesitas es un diagnóstico concreto o tienes dudas médicas específicas, la mejor opción será que recurras a un profesional sanitario que estudie el caso y te recomiende la solución o tratamiento más adecuado. ¡Gracias por leernos y buen fin de semana!

En este artículo han colaborado con sus superpoderes la dermatóloga Inés Escandell González, el oftalmólogo Rubén Pulido García y la ginecóloga Sofía Fournier.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapp, préstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.