MENÚ
MALDITA CIENCIA

Qué dicen las autoridades y los expertos sobre las mascarillas que llevan grafeno y que la AEMPS ha pedido que se retiren en España

Publicado viernes, 16 abril 2021
Comparte
Categorías
Salud
Recursos utilizados
Hablar con fuentes oficiales
Expertos
Superpoderes

El pasado 2 de abril el Gobierno de Canadá informó de que las mascarillas con componente de grafeno, un material compuesto por átomos de carbono industrial, podrían ser perjudiciales para la salud, recomendando a la población que no se utilizaran. Ante esta alerta, este 15 de abril la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), dependiente del Ministerio de Sanidad, pidió el cese y comercialización de unas mascarillas quirúrgicas tipo IIR con componente de grafeno, fabricadas por la empresa china Shandong Shenghan. Ese mismo día, el Ayuntamiento de Madrid retiró preventivamente alrededor de 500.000 mascarillas que estaban siendo distribuidas por los servicios municipales.

Un día antes, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) había exigido en una nota de prensa que el Ministerio de Sanidad comprobase el uso de estas mascarillas. Madrid se sumaba así a País Vasco y Castilla y León que también anunciaron su retirada tras una alerta del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa).

Por su parte, la AEMPS pide a los sanitarios y ciudadanos que estén en posesión de alguna de estas mascarillas con componentes de grafeno que dejen de utilizarlas y solicita a las empresas distribuidoras que las retiren mientras se investiga el riesgo que pueden causar.

¿En qué comunidades autónomas se han detectado estas mascarillas?

En la nota de prensa publicada el 14 de abril por el CSIF, además de anunciar que se había detectado la presencia de estas mascarillas en centros sanitarios de Castilla y León, se alertaba de que las mascarillas FPP2 con este componente también se estaban utilizando en Sevilla. No obstante, desde la Consejería de Sanidad de la Junta de Andalucía han afirmado a Maldita.es que no tienen constancia de que se estén utilizando en la región e indican que, en caso de que se detecten, se procederá a su retirada.

Desde el CSIF, contactados por Maldita.es, explican que ellos han detectado “estas mascarillas en Madrid, al menos en los hospitales Infanta Sofía y Reina Sofía, en centros de salud de Sevilla, en toda Castilla y León, País Vasco y en la Comunidad Valenciana".

Así son las mascarillas de grafeno que el CSIF detectó y que el Ministerio de Sanidad ha pedido retirar:

¿Qué medidas ha tomado la AEMPS?

Tras la publicación de los posibles riesgos que podrían causar el uso de las mascarillas con grafeno, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), del Ministerio de Sanidad, ha pedido a la empresa distribuidora, Shandong Shenquan, el cese voluntario de la comercialización de “mascarillas quirúrgicas tipo IIR con biomasa de grafeno”, como medida de precaución.

Asimismo, la Agencia informa de que se encuentra actualmente investigando “riesgo potencial de inhalación de partículas de grafeno por la utilización de estas mascarillas quirúrgicas y el riesgo que, en ese caso, puede suponer”.

Por tanto, insta tanto a sanitarios como a ciudadanos a que no utilicen este tipo de mascarilla. En el caso de las empresas distribuidoras que dispongan de algún lote, solicita la retirada y cese de su venta.

Por su parte, desde el Ministerio de Sanidad indican a Maldita.es que aunque quien tiene la responsabilidad de considerar productos sanitarios de forma general es la Agencia, las comunidades autónomas “dentro de su territorio y en base a sus competencias", podrían tomar también "alguna medida de control”. No obstante, desde la AEMPS ya se ha emitido una alerta a las autoridades sanitarias de las comunidades autónomas “para su difusión a todos los centros afectados de su ámbito territorial”, como indican desde el ministerio.

También explican que hasta que no se lleve a cabo la investigación no pueden considerar si realmente estas mascarillas suponen un riesgo para quienes las utilicen. 

Preguntados si tienen constancia de que estas mascarillas se hayan distribuido en otras comunidades autónomas, explican que “los productos  sanitarios con marcado CE se pueden comercializar libremente por toda la UE”, por lo que “ninguna entidad pública o privada tiene la obligación de comunicar sus compras a la AEMPS”.

¿Qué dicen las autoridades sanitarias de Canadá?

Aunque se encuentran investigando el posible riesgo para la salud que podría causar el uso de estas mascarillas, una evaluación preliminar del Departamento de Salud de Canadá (Health Canada) identificó “que las partículas de grafeno inhaladas tenían cierto potencial para causar toxicidad pulmonar temprana en animales”. No obstante, aseguran que “se desconoce la posibilidad de que las personas puedan inhalar partículas de grafeno de las mascarillas y los riesgos para la salud relacionados, los cuales pueden variar según el diseño de la mascarilla”.

Además, tampoco se conoce, de momento, el riesgo que pueden producir según el rango de edad de las personas que las hayan utilizado, aunque el informe indica que los riesgos para la salud dependerán de variables como la cantidad y la duración de exposición al grafeno, así como las características del material utilizado, por lo que el organismo ha solicitado a los fabricantes de estas mascarillas los datos necesarios para evaluar los posibles riesgos para la salud al que se exponen quienes las han utilizado.

No obstante, señalan que mientras continúe la investigación y hasta que se lleve a cabo  una evaluación exhaustiva, se tomará la precaución de retirarlas del mercado.

¿Qué es el grafeno y cómo puede afectarnos si lo inhalamos?

En el informe publicado por el Departamento de Salud de Canadá en el que advertía de los posibles riesgos de usar este tipo de mascarillas, indican que “el grafeno es un material hecho de partículas diminutas (nanopartículas) que, según se informa, tiene propiedades antivirales y antibacterianas”.

Berta Doménech, doctora en Química especializada en el desarrollo y aplicación de nanomateriales y maldita que nos ha prestado sus superpoderes, explica que el grafeno “es un material muy fino con unas propiedades extraordinarias y muy versátil, ya que además se puede modificar”. Este, indica, tiene aplicaciones en diversos campos como en células solares, LEDs, pantallas, refuerzo de otros material (como el refuerzo de raquetas de tenis), sensores, etc y además puede ayudar a capturar, filtrar y afectar la viabilidad de virus y bacterias, motivo por el que “se está usando en algunas mascarillas”.

Asimismo, según Doménech, los potenciales riesgos para la salud derivados del grafeno dependen de varios factores, como ocurre con otros materiales: si puede entrar en el cuerpo, en qué cantidad, a qué parte del cuerpo va y qué función tiene esa parte del cuerpo. Esto además, variará en función de la exposición que tengamos al material y del tipo del mismo (forma, tamaño, reactividad…).

Estudios que se han publicado recientemente (como este de la Sociedad Química Estadounidense, o este, publicado en la revista de la Sociedad Alemana de Química)  indican que “si bien la toxicidad del grafeno es muy compleja y puede ser baja, no es cero” declara la doctora en Química. Esta afirma que “por inhalación, parece ser que si el material puede llegar a las partes inferiores de los pulmones (la región alveolar) en concentración suficientemente alta, puede provocar una respuesta inflamatoria, no obstante, esta inflamación parece ser de corta duración”. Por lo que insiste en que “hay evidencia de que las partículas de grafeno pueden ser degradadas y eliminadas y que este no migra a las capas externas de los pulmones donde podría potencialmente causar mucho más daño”.

En el caso de las mascarillas de grafeno, Doménech explica “que no se han usado láminas de grafeno sino 'recortes' de éstas (tamaño nanométrico), lo cual facilitaría su inhalación en caso que no estuvieran bien protegidas”. Sin embargo, incide en que la toxicidad depende de varios factores, como los que hemos mencionado anteriormente.

Para terminar, aclara que “por lo general y por lo que refiere al uso de nanomateriales en productos, estos suelen ser seguros (y su seguridad testada previa venta), ya que, o bien no hay desprendimiento del material, o bien el material se modifica para evitar que sea tóxico, o la concentración es tan baja que su toxicidad es negligible, etc”.

¿Qué dice la Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual?

Consultados por Maldita.es, la Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual (ASEPAL) explica que “por su parte no hay evidencias que avalen la toxicidad de este material”. En una nota técnica indican que “hasta la fecha, no ha habido ningún tipo de aviso emitido por una autoridad europea del ámbito sanitario o de la salud acerca de las mascarillas que contienen grafeno o de la sustancia química en particular”.

La asociación señala que cualquier EPI que demuestre cumplimiento con el Reglamento (UE) 2016/425, “ha sido sometido a un proceso de evaluación de la conformidad por el cual se asegura de que ni los materiales, ni sus productos de degradación ejercen un efecto adverso sobre la salud del usuario”. Por lo que cumpliría con en nivel de seguridad exigible. Asimismo, afirman que aquellas mascarillas que cumplen con la norma armonizada EN 149:2001+A1:2009, como es este caso, “no ejercen ningún efecto adverso sobre la salud del usuario”.

2021-04-15 Nota técnica_Mascarillas grafeno by Maldita.es on Scribd

En este artículo ha colaborado con sus superpoderes la maldita y doctora en Química Berta Doménech.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de WhatsApp, préstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.


Primera fecha de publicación de este artículo: 16/04/2021

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.