MENÚ
MALDITA CIENCIA

Las afirmaciones falsas que acusan a la vacuna de la polio de inocular cáncer a millones de estadounidenses

Publicado miércoles, 31 marzo 2021
Comparte
Categorías
Ciencia
Salud
Recursos utilizados
Literatura científica
Fuentes oficiales (comunicados, bases de datos, BOE)

"Los CDC admitiendo que una vacuna inoculó cáncer a millones de personas en los años 50 y 60". Así empieza un texto que circula, al menos, desde 2013 en varios idiomas y que sostiene que "98 millones de estadounidenses recibieron el virus del cáncer a través de la vacuna contra la polio". Sin embargo, el cáncer no es un virus que pueda ser inoculado.

Lo que ocurrió es que entre 1955 y 1963 se administraron vacunas que estaban contaminadas con el virus simio 40 (SV40), pero según apuntan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, los estudios científicos no han encontrado una asociación causal entre la administración de la vacuna contra la polio contaminada y el desarrollo de cáncer. Os lo explicamos.

El cáncer no puede ser inoculado

El texto que está circulando dice que los CDC han admitido que "una vacuna inoculó cáncer a millones de personas en los años 50 y 60". Pero el cáncer no es un virus y no puede ser inoculado. La Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) aclara lo siguiente: "El cáncer no es una enfermedad transmisible, de persona a persona. Ni es factible que a una persona se le pueda inocular un cáncer, salvo en el hipotético caso del trasplante de órganos enfermos con una neoplasia".

Las vacunas contra la polio contaminadas con el virus SV40

La poliomielitis o polio, enfermedad infecciosa vírica con una alta tasa de contagio, afecta al sistema nervioso y, en los casos más graves (uno de cada 200), puede provocar una parálisis permanente, generalmente de las piernas.

La polio no tiene cura, pero sí vacuna que protege de por vida. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la primera vacuna que se comercializó para esta enfermedad fue la desarrollada por el científico Jonas Salk en 1955, llamada vacuna antipoliomielítica inactivada (IPV). Ya a partir de 1963, la vacuna antipoliomielítica oral (OPV), desarrollada por Albert Sabin, sustituyó a la IPV "como método principal de prevención de la poliomielitis en la mayor parte de los países".

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos exponen en su web que entre 1955 y 1963, "se estima que entre el 10 y el 30% de las vacunas contra la poliomielitis administradas en EEUUU estaban contaminadas con el virus simio 40 (SV40)". Este virus, según los CDC, provino de "cultivos de células de riñón de mono" que por aquel entonces se utilizaban para producir las vacunas contra la polio. La mayor parte de la contaminación se encontró en la vacuna IPV de Salk, pero también había en la OPV de Sabin. El gobierno de EEUU tomó medidas para verificar que los nuevos lotes de vacunas estuvieran libres del virus.

Según se explica en esta revisión publicada en International Journal of Cancer (IJC), el virus SV40 es asintomático e inofensivo en su huésped natural, los monos. Pero "cuando se administra en el laboratorio a roedores recién nacidos en dosis altas, el SV40 es oncogénico y es capaz de transformar células humanas y de roedores en cultivo". Por lo tanto, la preocupación inicial fue la posibilidad de que este virus hubiera causado cáncer a los humanos que habían estado expuestos a la vacuna contaminada.

No se ha encontrado una relación causal entre la vacuna contra la polio contaminada y el desarrollo de cáncer, según los CDC

A pesar de lo expuesto anteriormente, según apuntan los CDC, "la mayoría de los estudios que analizan la relación entre SV40 y los cánceres (en humanos) son tranquilizadores, ya que no encuentran una asociación causal entre la recepción de la vacuna contra la poliomielitis contaminada con SV40 y el desarrollo de cáncer".

Preguntados por esta cuestión, desde el Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés) de EEUU indican a Maldita.es que científicos del NCI de la División de Epidemiología y Genética del Cáncer publicaron los resultados de un estudio con recién nacidos que recibieron la vacuna contra la polio contaminada con SV40 que "no mostró un mayor riesgo de cáncer".

En 2002, un comité del Instituto de Medicina (IOM, por sus siglas en inglés) de EEUU revisó las investigaciones que se habían realizado hasta entonces sobre este tema y concluyó que "la evidencia era inadecuada para concluir si la vacuna contra la polio contaminada causó cáncer o no". Si bien, el comité afirmó que la evidencia de la que se disponía hasta 2002 era "lo suficientemente sólida" como para "sugerir" que la contribución de las vacunas contaminadas de SV40 al riesgo general de padecer cáncer habría sido "pequeña".

Desde 2002, se han publicado más investigaciones que abordan esta cuestión. Algunas de ellas las podemos encontrar referenciadas en la web de los CDC.

Por ejemplo, los resultados de este estudio de 2003 sobre la incidencia de cáncer en Dinamarca muestran que "la exposición a la vacuna contra la polio contaminada con SV40 en Dinamarca no se asoció con una mayor incidencia de cáncer".

Este otro artículo de 2004 concluye que "es poco problable" que el mayor riesgo de cáncer en los niños cuyas madres fueron vacunadas contra la polio antes de 1963 "se deba a la infección por SV40 transmitida de madres a hijos". Eric Engels, responsable de la División de Infecciones e Inmunoepidemiología del NCI participó en esta investigación. Engels dijo a AFP Factual, medio miembro del International Fact-Checking Network (IFCN) del que también forma parte Maldita.es, que "la comunidad científica ha concluído que el virus SV40 no es causante del cáncer en humanos, y personalmente coincido con esa idea".

En 2006, se publicó otra revisión en la International Journal of Cancer (IJC) (que ya hemos mencionado anteriormente) que defendía que "la evidencia más reciente no respalda la noción de que SV40 contribuyó al desarrollo de cánceres humanos". Según esta revisión, estudios epidemiológicos concluyeron que no se dio una mayor incidencia de cánceres en aquellos que tenían mayor riesgo de exposición al SV40 por la vacuna contaminada. "Como se destaca en el informe del IOM, estos datos por si mismos no refutan el papel de SV40 en el cáncer humano (...) pero permiten la interpretación más limitada de que el aumento de la incidencia de cánceres no estuvo relacionada con la vacuna contaminada", manifiesta la publicación.

Los estudios del médico Michele Carbone sobre el virus SV40

El texto también señala que la "Dra. Michele Carbone" halló el virus SV40 "en muestras de tejido y hueso de pacientes que murieron durante esa época" y encontró que "el 33% de las muestras con cánceres óseos por osteosarcoma, el 40% de otros cánceres óseos y el 60% de los cánceres pulmonares del mesotelioma contenían este virus oscuro".

A quien hace referencia el texto es al médico italiano Michele Carbone que el año 1999, junto a otros dos científicos, publicó un estudio sobre el riesgo de cáncer asociado a la vacuna de la polio contaminada en el que concluían que "puede haber una mayor incidencia de ciertos cánceres entre los 98 millones de personas expuestas a la vacuna contra la polio contaminada en los EEUU". También indicaban que "las investigaciones adicionales están claramente justificadas".

El estudio de Carbone se basaba en la detección del ADN de SV40 en varios tipos de tumores. Sin embargo, según apunta la revisión del IOM de 2002, "la detección de SV40 en tumores no demuestra, por sí sola, una relación causal" ya que "el SV40 podría ser un virus pasajero que infecta las células pero no causa patología". De acuerdo a la revisión de 2006 de la IJC, los estudios que encontraron ADN de SV40 en tumores podrían haber sido "falsos positivos". A este respecto, Engels aseguró a AFP Factual que "la conclusión es que fueron falsos positivos".

De hecho, en 2011 Carbone formó parte de otro estudio en el que llegaba a una conclusión diferente: "Parece poco probable que la infección por SV40 por sí sola sea suficiente para causar malignidad humana, ya que no observamos una epidemia de cánceres después de la administración de vacunas contaminadas con SV40. Sin embargo, parece posible que SV40 pueda actuar como cofactor en la patogenia de algunos tumores". Es decir, en un estudio posterior de Carbone, se descartó la relación directa entre el desarrollo de cáncer y las vacunas contra la polio contaminadas entre 1955 y 1963. Desde Maldita.es nos hemos puesto en contacto con el doctor Carbone para consultarle por este tema, pero no hemos recibido respuesta al término de este artículo.

La información sobre las vacunas de la polio contaminadas en la web de los CDC

Otra parte del texto dice que los CDC intentan ocultar información sobre este tema: "El CDC eliminó rápidamente la página, junto con Google, pero afortunadamente el sitio se almacenó en caché y se guardó para simbolizar esta gran admisión". La página de la que habla el texto aún se puede consultar en la herramienta de archivado WayBack Machine:

En esta página archivada los CDC no "admiten" que la vacuna de la polio inoculó cáncer. De hecho, la información que se presenta es similar a la que podemos encontrar hoy en día en su web, en la que hay al menos dos páginas dedicadas a explicar la contaminación de las vacunas de la polio con el virus SV40 (aquí y aquí).

A este respecto, los CDC explicaron a AFP Factual que esta página archivada es una versión anterior del sitio web y que "cada pocos años, y a medida que hay cambios tecnológicos en los sitios web" rediseñan el portal de los CDC.


Texto que circula completo:

"LOS CDC ADMITIENDO QUE UNA VACUNA INOCULÓ Cáncer A MILLONES DE PERSONAS EN LOS AÑOS 50 y 60.
Los CDC Admiten Que 98 Millones De Estadounidenses Recibieron El Virus Del Cáncer A Través De La Vacuna Contra La Polio.
Los CDC han admitido que entre 1955 y 1963 más de 98 millones de estadounidenses recibieron una o más dosis de una vacuna contra la polio que estaba contaminada con un virus cancerígeno llamado virus vacuolante de simios 40 (SV40). El CDC eliminó rápidamente la página, junto con Google, pero afortunadamente el sitio se almacenó en caché y se guardó para simbolizar esta gran admisión.
Para confirmar aún más esta increíble admisión, la profesora asistente de patología de la Universidad de Loyola en Chicago, la Dra. Michele Carbone, ha podido verificar la forma independiente de la presencia del virus SV40 en muestras de tejido y hueso de pacientes que murieron durante esa época. Encontró que el 33% de las muestras con cánceres óseos por osteosarcoma, el 40% de otros cánceres óseos y el 60% de los cánceres pulmonares del mesotelioma contenían este virus oscuro. Esto deja la postulación de que más de 10 a 30 millones en realidad se contrajeron y fueron afectados negativamente por este virus.
https://breaking-news.ca/cdc-admits-98-million-americans-were-given-cancer-virus-via-the-polio-shot/"