MENÚ
MALDITA CIENCIA

No, no hay evidencias de que las hojas de repollo en los pechos sirvan para evitar la mastitis

Publicado martes, 23 febrero 2021
Comparte
Categorías
Falsos remedios
Recursos utilizados
Expertos
Literatura científica

La mastitis es una inflamación (hinchazón) en el seno que generalmente es causada por una infección, según la Sociedad Americana Contra El Cáncer. Nos habéis preguntado si poner hojas de repollo en los pechos sirve para evitar la mastitis. Se trata de un remedio tradicional bastante extendido, pero no hay evidencias científicas suficientes de que funcione.

Pablo Tobías, especialista en Ginecología y Obstetricia en el Hospital Universitario Infanta Cristina, explica a Maldita Ciencia que la mastitis suele presentarse en los primeros meses de la lactancia. Aunque afecta con más frecuencia a las mujeres que amamantan, también puede darse en otras mujeres.

De las 1.075 que amamantaban a sus hijos que participaron en un estudio publicado en la revista Australian and New Zealand journal of Public Health, el 20 % experimentaron mastitis durante los primeros seis meses.

El mecanismo por el cual se produce esta inflamación “no está claro”, según Tobías. El estudio mencionado indica que entre los factores de riesgo estarían haber tenido mastitis previas o el uso de ciertas cremas. Los conductos obstruidos y la presencia de grietas en los pezones pueden ser señales que adviertan de dicha inflamación, según los investigadores. 

¿Sirve de algo poner hojas de repollo en las mamas para evitar la mastitis, que es lo que nos habéis preguntado? Una revisión científica sobre tratamientos para la congestión mararia (se da cuando se  produce más leche que la que el bebé es capaz de extraer y puede provocar mastitis) durante la lactancia concluye que no hay pruebas suficientes que puedan justificar un uso generalizado de las hojas de repollo. 

Tobías indica que, dentro de los tratamientos no farmacológicos, “existen estudios de evidencia limitada que parecen indicar que el uso de hojas de repollo podrían ser útiles en el tratamiento sintomático de la ingurgitación mamaria, es decir, la induración de las mamas (endurecimiento) sin infección, y no tan claramente en la mastitis”. Tampoco están claras las diferencias que puede haber entre usarlas calientes, frías o cremas con extracto de ellas, según el ginecólogo.

Carolina Esteve, ginecóloga de la Clínica Eugin, cuenta a Maldita Ciencia que para prevenir la mastitis es muy importante “el asesoramiento de lactancia por profesionales (enfermeras, comadronas o grupos de lactancia) durante su instauración, tanto los primeros días en el ingreso posparto así como durante las primeras semanas para detectar errores de técnica o problemas específicos”.

Para aliviar los síntomas de esta inflamación, Tobías recomienda “el frío local entre las tomas, el uso de calor local durante las tomas, una correcta técnica de lactancia (sobre la que suelen asesorar las enfermas y matronas en centros de salud y hospitales) y el uso a veces de sacaleches”. 

También señala que algunos fármacos antiinflamatorios pueden ayudar a disminuir el dolor y la inflamación. Y en algunas ocasiones puede ser necesario “el uso de tratamientos antibióticos”. Según Tobías, “no es necesario suspender la lactancia y de hecho el continuar con ella y con un correcto vaciado de las mamas ayuda a resolver antes el cuadro”.

“Menos bulos, más rigor científico” es un proyecto de DKV Salud con contenido editorial de Maldita.es.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.