MENÚ
MALDITA CIENCIA

EDICIÓN ESPECIAL MASCARILLAS: pulverizarlas con alcohol, usarlas dobles o con soportes internos y por qué el frío hace que se humedezcan. Llega a Maldita Ciencia el consultorio 117º

Publicado viernes, 13 noviembre 2020
Comparte
Categorías
COVID-19
Recursos utilizados
Expertos
Literatura científica
Fuentes oficiales (comunicados, bases de datos, BOE)

¡Hola, hola, malditas y malditos! Últimamente nos estáis enviando muchas preguntas relacionadas con las mascarillas, su uso correcto y la eficacia de estas en diferentes situaciones. Por eso esta vez hemos decidido dedicarles el consultorio semanal al completo. Eso sí, seguimos dispuestos a contestar dudas científicas de toda índole, con o sin relación con la COVID-19.

No nos digas más, ¡tienes una en mente! ¿Que cómo nos la puedes hacer llegar? Tienes mucho donde elegir: TwitterFacebook, correo electrónico ([email protected]) o a través del nuevo chatbot de WhatsApp (¡guárdate el número! +34 644 22 93 19). De momento, ¡a por las mascarillas!

¿Qué mascarilla es la más efectiva actualmente? ¿Se puede lavar?

Entre las dudas que hemos recibido, hay una que ha llegado con más frecuencia que el resto. Y no solo ahora, sino desde el inicio de la pandemia: qué tipo de mascarilla es la más efectiva o cuál es la que debemos utilizar. Para contestarla, nos hemos puesto en contacto con la Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual (ASEPAL) y con el Consejo General de Colegios Farmacéuticos. Estos últimos recuerdan a Maldita Ciencia que "la eficacia depende del tipo de mascarilla y del uso que hagamos de ella".

Javier Díaz Alonso, responsable técnico de ASEPAL, explica a Maldita Ciencia que "si hablamos de la capacidad de la mascarilla para proteger la salud y la seguridad de la persona que la lleva, sólo hay un tipo a considerar: las mascarillas autofiltrantes (FFP2 y FFP3)".

Antes de seguir, recuerda que las mascarillas son un medio complementario de protección y que es fundamental seguir cumpliendo con el resto de medidas preventivas recomendadas por el Ministerio de Sanidad, como aconseja el Ministerio de Consumo.

"Actualmente, según su capacidad para filtrar el aire inspirado o espirado, podemos diferenciar principalmente tres tipos de mascarillas: las higiénicas, las quirúrgicas y las filtrantes", explica a Maldita Ciencia Irene Suárez, farmacéutica del Consejo General de Colegios Farmacéuticos.

Según Díaz Alonso, en el caso de las mascarillas higiénicas "su finalidad no es la de ofrecer protección a la persona que la lleva. Tampoco evitar que una persona infectada propague la enfermedad: no es un dispositivo sanitario", continúa el experto. Y añade que "si el fabricante prevé su reutilización, debe definir los procedimientos de limpieza que permitirán la higienización de la mascarilla".

En cuanto a las mascarillas quirúrgicas, "su objetivo es evitar que el personal sanitario o los pacientes infectados transmitan agentes infecciosos al resto de población. Se deben desechar después de su uso y no son lavables", explica Suárez. Estas son las más eficaces para evitar que una persona infectada por un patógeno propague la enfermedad, afirma Díaz.

Según el responsable de ASEPAL, la efectividad dependerá de la finalidad para la que se requiera de la mascarilla, y como decíamos al principio, "para proteger la salud y la seguridad de la persona que la lleva, sólo hay un tipo a considerar: las mascarillas autofiltrantes (FFP2 y FFP3), un Equipo de Protección Individual (EPI) de categoría III según lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/425", afirma Díaz.

Suárez incide en que estas mascarillas se recomiendan en "personas que se encuentren en contacto estrecho con personas infectadas y en grupos especialmente vulnerables". Añade que pueden ser reutilizables o no y que, como en el caso de las higiénicas, debemos seguir siempre las recomendaciones del fabricante.

La razón de que estas sean las más efectivas para la salud es que "las FFP2 o las FFP3 son un medio eficaz para evitar la aspiración de los aerosoles que pudiesen existir en el ambiente", como explica el experto. Ahora bien, con el nivel de conocimiento que tenemos actualmente, añade que no se pueden limpiar. "Hay varios fabricantes comprobando (modelo por modelo) los efectos de distintos procedimientos de limpieza en la eficacia filtrante de las mascarillas", adelanta Díaz. Sin embargo, los datos, por el momento, revelan que la mayoría sí perjudican la eficacia filtrante del material con el que está fabricada la mascarilla o la integridad de sus sistemas de ajuste.

¿Quitan eficacia los soportes internos para mascarillas?

También nos habéis preguntado si los soportes internos para mascarillas, que se colocan entre esta y la cara y que hacen que algunas actividades, como cantar, sean más cómodas y fáciles de llevar a cabo, les restan eficacia. Se trata de utensilios similares al de esta imagen.

"Realizar un uso correcto de las mascarillas es fundamental para lograr que sean efectivas. Estas deben ajustarse a la cara, evitando así fugas por sus extremos. Sin embargo, los soportes pueden crear espacios entre ambas (cara y mascarilla), lo que provocarían fugas y que el aire inspirado o espirado no se filtre correctamente", indica la farmacéutica Suárez.

Por su parte y en el caso de las mascarillas autofiltrantes, Díaz señala que "cualquier accesorio que interactúe con ellas y que no haya sido evaluado y aprobado por el fabricante podría afectar a sus condiciones de ajuste o de eficacia filtrante, con consecuencias totalmente desconocidas sobre la función protectora del EPI".

Suárez añade, además, que es importante tener en cuenta los materiales con los que están fabricados estos soportes. "Al estar en contacto estrecho con nuestra piel pueden dar lugar a reacciones no deseadas", apunta la farmacéutica.

¿A qué se deben las gotitas que a veces aparecen en el interior de las mascarillas ahora que hace más frío y humedad?

Ahora que han llegado el frío y las lluvias al hemisferio norte, algunas personas han notado que aparecen gotas en el interior de las mascarillas después de utilizarlas durante un tiempo. Nos preguntan si es por la humedad o el frío y si esto afecta a su vida útil. La respuesta corta a ambos preguntas es que sí.

La farmacéutica Suárez explica que "al respirar exhalamos aire caliente y con humedad". "Cuando este aire entra en contacto con el del exterior, más frío, se condensa generando gotículas de agua. Es un proceso normal causado por la diferencia de temperatura entre el aire exterior y el propio, el de nuestra respiración", aclara. Añade que, si la mascarilla se humedece, debemos sustituirla por otra nueva, ya que "su eficacia disminuye".

"Lo que produce la humedad es mucha condensación", indica a Maldita Ciencia Javier Corada, ingeniero experto en mascarillas EPI y maldito que nos ha prestado sus superpoderes. "Esta condensación se ve favorecida en condiciones de baja temperatura", aclara Suárez.

Como ya nos explicó Pepe Alcamí, virólogo del Instituto de Salud Carlos III, en nuestro artículo sobre cómo utilizar y mantener la eficacia de las mascarillas bajo la lluvia, “si una mascarilla se moja por nuestro sudor, respiración o saliva debe desecharse porque hay muchas bacterias que pueden crecer y no es higiénico”.

¿Tiene sentido usar mascarilla doble?

Quizás lo hayas visto o seas tú mismo quien usa dos mascarillas a la vez (dos quirúrgicas o una quirúrgica y una FFP2) para disminuir el riesgo de contagio por coronavirus de una forma más efectiva. Pero, ¿de verdad lo consigue? Excepto en circuntancias muy concretas que ahora explicaremos, esta práctica no tiene sentido ni es recomendable.

Según la farmacéutica Irene Suárez, "es importante que hagamos un uso correcto de las mismas y evitar la utilización de más de una mascarilla a la vez, ya que esta práctica no aumenta la eficacia de la protección y en cambio genera un aumento del consumo y de residuos innecesario". Suárez explica que la idea de que "dos mascarillas son mejor que una" surge a raíz del énfasis inicial en la transmisión del virus por gotículas, cuando ahora sabemos que también existe la transmisión aérea o por aerosoles.

"Al principio se decía que el virus solo se podía transmitir a través de gotitas salivales, pero ya se ha demostrado que puede permanecer en aerosoles", recuerda Corada. Esto ha creado "la percepción de que la mascarilla es un parapeto para proteger contra proyectiles, cuyo ajuste no es muy importante. El símil del humo ayuda a entender la gran importancia de este ajuste", explica este informe científico sobre vías de transmisión SARS-CoV-2 para el Ministerio de Ciencia e Innovación de España.

Es decir, que es más importante una mascarilla bien ajustada que evite que respiremos esos aerosoles (que serían como el humo) que un parapeto doble para frenar las gotículas (que se parecerían más a los proyectiles).

Sin embargo, como ya hemos dicho, en algunas situaciones sí se utilizan dos mascarillas juntas, una FFP2 y una quirúrgica: "En el sector hospitalario, muchas veces se utiliza FFP2 y encima una quirúrgica o higiénica (que es más económica). Esto se hace sencillamente para poder tirar esta última tras su uso y que la FFP2 valga para más turnos. Solo eso, para que el EPI no se ensucie", explica Corada, y no porque esto ofrezca una mayor protección.

"Con la FFP2/FFP3 ya tienes la protección hacia fuera que tendría la quirúrgica, pero además tienes una protección hacia dentro. Los hospitales cuando la usan [combinada con una higiénica], es para para aumentar la durabilidad de la mascarilla de protección", añade el ingeniero.

Además incide en que la quirúrgica es una mascarilla "altruista": protege a los demás. "Al final sí, es una barrera, pero su función es que si tú tienes el virus, este no salga hacia fuera".

Por otro lado, en el caso especial del uso en hospitales, desde ASEPAL recuerdan la importancia de ponerse adecuadamente la mascarilla quirúrgica para que esta no interfiera en la correcta colocación del EPI, y por tanto, en el ajuste facial, de la mascarilla autofiltrante. "Si existiese la más mínima duda, siempre es recomendable contactar con el fabricante para asegurarse de que este uso no interferirá en el funcionamiento del EPI", añade Díaz.

¿Es buena idea desinfectar las mascarillas con alcohol pulverizado tras su uso?

Por último, otra de las consultas que nos habéis hecho es si es recomendable pulverizar una mascarilla con alcohol tras utilizarla para desinfectarla y aumentar su vida útil. Ya os contamos que utilizar líquidos para desinfectar mascarillas puede degradar el material del que están hechas.

"Esto incluye desinfectantes líquidos con alcohol como ingrediente, soluciones de manos hidroalcohólicas y toallitas húmedas desinfectantes que contengan alcohol", explicaba en un informe de científicos de varias universidades como la de Stanford, la de Harvard o el MIT, que reunieron el conocimiento disponible sobre la desinfección de mascarillas N95 (similares a las que aquí llamamos FFP2 y FFP3).

"No es recomendable realizar una desinfección con alcohol por el riesgo que supone para la integridad de las mascarillas, tanto de las filtrantes como de las quirúrgicas", concluye otro informe de productos sanitarios de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH). En el mismo sentido se pronunciaba Marián García, farmacéutica, en este tuit:

https://twitter.com/boticariagarcia/status/1285121168379445248

En el caso concreto de las FFP2, Javier Díaz Alonso, responsable técnico de ASEPAL, afirma que, de forma general, no debe aplicarse ningún tratamiento de limpieza o desinfección que no esté específicamente recomendado por el fabricante. "Si este no ha evaluado cómo se comporta el material filtrante de la mascarilla o algún otro de sus componentes constitutivos frente al contacto con alcohol etílico o cualquier otra sustancia que pueda usarse como desinfectante, su eficacia podría verse comprometida. No hay evidencias de que este procedimiento alargue la vida útil de las mascarillas", concluye.

¡Ojo! Que no hemos terminado...

Antes de despedirnos, hay algo que queremos (y debemos) recordarte las veces que haga falta: no somos médicos (ni especialistas en Equipos de Protección Individual y mascarillas), somos periodistas. Puedes contar con nosotros para todo aquello que esté en nuestra mano, ¡por supuesto! Pero si lo que necesitas es un diagnóstico concreto y o tienes dudas médicas específicas, la mejor opción será que recurras a un profesional sanitario que estudie el caso y te recomiende la solución o tratamiento más adecuado. ¡Gracias por leernos y buen fin de semana!

Primera fecha de publicación de este artículo: 13/11/2020.

En este artículo ha colaborado con sus superpoderes el maldito Javier Corada.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapp, préstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.