Maldita Ciencia
06/04/2020

Por qué estar recuperado no es lo mismo que no ser contagioso

Nos habéis preguntado si es cierto que, cuando un paciente de COVID-19 se "cura", este deja de ser contagioso. Para responder esta cuestión, hay que tener en cuenta que haber superado los síntomas no quiere decir que se haya hecho lo propio con la infección: aún encontrándonos bien (sin fiebre, tos o dificultad respiratoria), podemos no estar curados : una vez dejas de tener síntomas debes mantener el autoaislamiento 14 días más o dar negativo en la prueba de PCR para haber superado la enfermedad.

Autoaislamiento de 14 días antes de "estar curado"

Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el Ministerio de Sanidad advierten de que no se considera que una persona "esté curada" o haya superado por completo la enfermedad hasta después de 14 días de autoaislamiento domiciliario tras el alta médica y remisión de los síntomas o bien tras dar negativo en la prueba de PCR.

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

"Las personas infectadas con COVID-19 pueden seguir infectando a otros aunque ya no se sientan enfermos, por lo que las medidas de prevención deberían continuar al menos durante dos semanas tras la desaparición de los síntomas", indica en este comunicado la OMS.

De hecho, esto es lo que establece el protocolo para los pacientes que han sido hospitalizados y que, una vez superan los síntomas más críticos de la infección, son dados de alta. Estos sí pueden seguir siendo transmisores de coronavirus porque, repetimos, no presentar síntomas no quiere decir que la infección se "hay curado".

Como explicaba Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) del Ministerio de Sanidad, en la rueda de prensa diaria del Comité de Gestión Técnica del Coronavirus el pasado 17 de marzo, al inicio de la ya considerada pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en España, la idea era tratar de aislar los casos esporádicos de COVID-19 de la mejor manera posible, por lo que tenía sentido atenderlos hospitalariamente. “Pero a medida que la carga de los hospitales es mayor, los casos leves pueden ser tratados a nivel domiciliario”, exponía Simón. 

Es decir, cuando una persona que está ingresada o que está recibiendo atención médica en el hospital deja de tener síntomas (o bien estos se reducen hasta ser muy leves), “desde el punto de vista técnico, continuar la recuperación en el propio domicilio hasta el momento en el que la sintomatología desaparezca no supone ningún problema ni riesgo de transmisión a la población general”. 

¿Quiere decir esto que, cuando un paciente es dado de alta, ha superado por completo el virus y que, por lo tanto, no puede contagiarlo? No. “Una persona que todavía tiene sintomatología y aún no tiene prueba negativa de laboratorio, obviamente puede tener capacidad de transmisión”, aclaraba Simón. Ahora bien, incidía en que esta sería menor que la presentada en desde los 3 o 4 primeros días de desarrollo de síntomas hasta el 6, que es el momento de la enfermedad en el que el virus es más contagioso.  

¿Cuándo se considera que una infección por coronavirus "está curada"?

El director del CCAEs aclaró que las personas [...] que terminan de resolver los síntomas en el domicilio deberían, o bien permanecer en cuarentena 14 días tras ser dados de alta hospitalaria o hasta que tengan, al menos, la primera prueba negativa. “Eso es lo que hemos establecido ahora mismo en los protocolos. Es un mecanismo que trata de favorecer la capacidad de los hospitales a los casos que realmente lo necesita”, concluye. 

Así lo indica el tercer punto de la actualización del 15 de marzo de 2020 del Procedimiento de actuación frente a casos de infección por el nuevo coronavirus (SARS-CoV-2) propuesto por el Ministerio de Sanidad. “Los casos probables y confirmados que han requerido ingreso hospitalario podrán recibir el alta si su situación clínica lo permite aunque su PCR (prueba) siga siendo positiva, pero deberá mantener aislamiento domiciliario con monitorización de su situación clínica al menos 14 días desde el alta hospitalaria o hasta que se obtenga un resultado de laboratorio negativo. Los casos ingresados que al alta tengan un resultado de laboratorio negativo podrán ir a su domicilio sin aislamiento”, indica el documento. 

Precauciones domésticas tras el alta hospitalaria

En Maldita.es ya contamos aquí y aquí las precauciones domésticas para aquellos pacientes que, aunque hayan superado los síntomas o minimizado su intensidad, no hayan obtenido todavía el negativo en la prueba de COVID-19 y tengan que mantener el aislamiento domiciliario. 

Entre ellos, disponer de una habitación individual y con buena ventilación (si es posible, con baño propio), utilizar utensilios de aseo y ropa individuales (también de cama), no recibir visitas y, por supuesto, asegurarse de cumplir las medidas de higiene respiratoria: cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar con el codo flexionado o pañuelos desechables y lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón o soluciones hidroalcohólicas. En este documento técnico del Ministerio de Sanidad puedes puedes acceder a más información sobre el manejo domiciliario del COVID-19.

Os estamos contando todos los bulos por los que nos estáis preguntando respecto a la COVID-19 en este recopilatorio. Además, tenemos un especial sobre este tema donde también puedes consultar consejos de prevención y preguntas y respuestas sobre el brote del nuevo coronavirus.

Comparte si encuentras alguna de nuestras cartelas por la calle envíanos una foto a nuestras redes sociales etiquetándonos en Instagram, Facebook o Twitter. ¡Ayudanos a luchar contra los bulos de la pandemia!


Otros artículos de Maldita.es