👉 HAZTE MALDITO. HAZTE MALDITA. Únete y apóyanos en nuestra batalla contra la mentira. Hazte [email protected]
Maldita Ciencia
30/01/2020

No, no hay evidencia científica de que la meditación proporcione beneficios para la salud (más allá de la relajación)

Otra de las dudas que nos habéis planteado es si realmente la meditación tiene efectos beneficiosos para la salud de quien lo practica o si se trata de una pseudociencia. Aunque la práctica no se incluye entre las 77 técnicas que se pueden considerar pseudoterapias según el Gobierno, sí que se encuentra en la lista de 66 terapias en evaluación.

Además, por el momento no hay evidencias científicas que muestren beneficio prosocial alguno (comportamiento social que "beneficia" a otras personas o la sociedad en su conjunto) de la meditación en la salud, más allá del efecto placebo, como muestran diversos estudios y revisiones.

Esto es lo que concluye una revisión y metaanálisis de investigaciones de las universidades de Coventry (Reino Unido), Massey (Nueva Zelanda) y Radboud (Holanda). Los resultados del trabajo se publicaron en 2018 en la revista Scientific Reports.

Jeff Goldblum 70S GIF - Find & Share on GIPHY

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores revisaron una veintena de estudios y observaron que la mayoría estaban sesgados y tenían errores metodológicos. De hecho, comparaban aleatoriamente sujetos que meditaban con otros que no lo hacían.

Según opinaba en la agencia SINC Miguel Farias, investigador del Centro para los Avances en Ciencias del Comportamiento de la Universidad de Coventry y coautor del trabajo, algunos de los fallos se encuentran en la propia estructura de estos estudios. "Hay muchas expectativas sobre los beneficios de estas técnicas para las personas que meditan y aquellas que las investigan. Esto parece haber sesgado los resultados de los estudios previos", incide Farias.

Si bien es cierto que, según los autores de la revisión, tras las sesiones de meditación hubo cierta mejora en el comportamiento prosocial de los participantes, esta dependía de la calidad metodológica del experimento y en muchos se pueden señalar algunos errores. Farias indica, por ejemplo, que "el profesor en las sesiones de meditación analizadas era coautor del estudio".

Los investigadores concluyen la revisión volviendo a incidir en que "la adaptación de las prácticas espirituales al laboratorio sufre de debilidades metodológicas" y que "antes de poder realizar una buena investigación sobre los efectos prosociales de la meditación, es necesario abordar estos problemas".

Esta otra revisión, publicada en 2017 en la revista Perspectives on Psychological Science, hace de nuevo hincapié en los fallos metodológicos y en la debilidad de los estudios científicos que se han llevado a cabo en relación a la meditación. Señala, en primer lugar, la dificultad para definir y delimitar tanto la propia técnica como los beneficios que se le atribuyen.

"Es fundamental definir con minuciosidad un concepto para poder investigarlo y saber si el fenómeno es o no real", explica aquí el neurólogo Steven Novella. Como propone el investigador, si la pregunta es si 'X' existe, tendremos que dar una definición concreta de qué es esa 'X' ya que, si no, será fácil malinterpretar la evidencia o evitar aceptar que esta no existe.

"En otras palabras, la meditación puede tratarse tan solo de un método para lograr otros estados, como la relajación. En ese caso, podría decirse que 'la meditación es un método efectivo de relajación, que puede tener beneficios', pero no que 'es un fenómeno único con beneficios específicos y únicos'", acalara el neurólogo.

Puedes leer más sobre el tema en este artículo de Novella publicado en Science Based Medicine.

Otros artículos de Maldita.es