MENÚ
MALDITA CIENCIA

No, la adicción a la tecnología no está considerada una enfermedad real

Publicado martes, 4 septiembre 2018
Comparte
Categorías
Ciencia
Salud

¿Si la adicción a las sustancias es un proceso fisiológico, es posible ser adicto a la tecnología? Nos habéis hecho esta pregunta a cuenta de las supuestas adicciones a los móviles, a los videojuegos, a internet... Empezamos por explicar que a día de hoy, la adicción a la tecnología no está reconocida oficialmente por ninguna autoridad sanitaria.

via GIPHY

Pero la respuesta es más complicada que eso porque depende de qué consideremos una adicción. Si seguimos la definición de la Organización Mundial de la Salud, no sería posible, ya que considera la adicción como la dependencia de una sustancia, como medicamentos, tabaco o alcohol. Una persona se considera adicta cuando tiene una dependencia física y de comportamiento hacia una sustancia.

Sin embargo, en 2013, la quinta edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (elaborado por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría y considerado el principal documento de consenso sobre el tema) ampliaba la definición para incluir las adicciones conductuales, es decir, las causadas por un comportamiento y no una sustancia. Se refería en concreto a la adicción al juego.

A partir de ahí, se abrió el debate a si otro tipo de conductas podían considerarse adictivas también, como la adicción a internet o al móvil. Aunque es innegable que algunas personas se relacionan con la tecnología de forma obsesiva y problemática, no todos los profesionales de la salud mental están de acuerdo en llamar a eso adicción.

Eparquio Delgado, psicólogo, explica que el problema sigue estando en la definición de adicción porque, en realidad, las adicciones no son a sustancias, sino a lo que hacemos con ellas ("no somos adictos a comprar tabaco, sino a fumarlo") así que para considerar la adicción a la tecnología habría que definir bien de qué tecnología hablamos y en qué actividades que hagamos con ella.

Por otro lado, si alguno de estos comportamientos se considerase realmente adictivo habría que regularlo, igual que está regulado el juego, el tabaco o el alcohol: prohibirlos a menores, limitar su venta... "Las adicciones son patologías serias. Una cosa es hablar de adicción de manera coloquial y otra que el término se use con connotaciones profesionales o clínicas, como algo que necesita terapia o tratamiento".

El problema de usar la palabra "adicción" a la ligera es se convierte en problema clínico lo que puede ser un problema educativo (aprender a utilizar la tecnología de forma útil y sensata sin que afecte de forma negativa a nuestra vida), social (personas que tienen problemas para relacionarse en persona) o de otro tipo.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.