Maldita Ciencia
08/11/2018

El bulo de beber dos litros de agua al día

Este es sin duda uno de los bulos sobre el agua más extendidos y casi nadie lo cuestiona: que debemos beber al menos dos litros de agua al día, el equivalente a 8 vasos. ¿Es verdad que esa es la cantidad de agua diaria óptima para nuestra salud? Pues no hay ninguna evidencia que lo sostenga. Lo explica muy bien el nutricionista Juan Revenga en este artículo de El Comidista.

En una revisión de artículos publicada en 2002, los autores concluían entre otras cosas que no hay documentación científica que apoye la recomendación de los 2 litros de agua diarios para toda la población, que puede ser excesiva para algunas personas principalmente sedentarias y con poca sudoración poniéndolas en riesgo de hiponatremia (un exceso de agua produce niveles demasiado bajos de sodio en la sangre) y escasa en otros con una gran actividad física y mucha sudoración.

via GIPHY

"Cuando hablamos de la cantidad de agua necesaria, se nos olvida que al comer, también estamos bebiendo, puesto que el agua está presente en muchos alimentos en mayor o menor medida", explica a Maldita Ciencia Daniel Ursúa, dietista-nutricionista. Y coincide en que es muy difícil unificar la cantidad de agua necesaria puesto que "es muy variable en función del estilo de vida de cada persona: su trabajo, el lugar donde vive, edad, etc".

Entonces, ¿cuánto deberíamos beber? En ese mismo artículo se recomienda utilizar la sed como guía: bebe cuando tengas ganas de beber. "En población general, la sed es suficiente indicador de la cantidad de agua que necesitamos beber. En el caso de ancianos y niños, debemos tener en cuenta que esta sensación de sed puede verse alterada. También puede darse esta situación en algunas patologías o trastornos neurológicos", apunta Ursúa.

Esta también es la conclusión a la que llega este artículo sobre la Importancia del Agua en la Hidratación de la Población Española editado por la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética: "para cualquier persona sana, la sed es una guía adecuada para tomar agua, excepto en los bebés, los deportistas y muchas personas enfermas".

*Hemos actualizado este artículo con las declaraciones de Daniel Ursúa.

Primera publicación de este artículo: 08/11/2018.

Otros artículos de Maldita.es