Tras la investidura fallida de Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno en funciones ha propuesto a Unidas Podemos formar un “Gobierno a la portuguesa”. Esta expresión se refiere al acuerdo llevado a cabo por el partido socialista portugués (PS) con el Partido Comunista (PCP) y el Bloque de Izquierdas (BE) en 2015. Te explicamos cómo funciona.

Gobierno en minoría, pero con acuerdos institucionalizados

La principal característica del gobierno portugués es que es un gobierno en minoría del Partido Socialista portugués, liderado por Antonio Costa, pero con acuerdos con el Partido Comunista y el Bloque de Izquierdas. Estos acuerdos no son puntuales, sino que las relaciones están “institucionalizadas”. Cada semana los tres partidos se reúnen para coordinar los planes del gobierno.

Para llegar a esto hay que remontarse a las elecciones lusas de 2015. Después de cuatro años del rescate financiero*, la coalición de derechas PAF, que ya estaba en el gobierno, ganó las elecciones en el 2015, y Passos Coelho, su líder, fue nombrado presidente. Sin embargo, sólo obtuvo el respaldo de 107 de los 230 escaños que tiene el parlamento portugués. Por lo tanto, no tenía mayoría absoluta.

El PS fue el segundo partido más votado, y por primera vez en la historia lusa, pudo consumar un acuerdo de gobierno junto con el PC y BE. Los tres partidos juntos sumaban 122 escaños, más de la mitad necesaria para lograr la mayoría absoluta. Por lo tanto, presentaron una moción de censura contra Passos Coelho y llegaron a este acuerdo de gobierno en solitario pero con acuerdos institucionalizados.

*En una versión anterior se hablaba de rescate del Banco Central Europeo, pero no se mencionaba al Fondo Monetario Internacional ni a la Comisión Europea. Por ello, se ha optado por hablar de "rescate financiero".