MALDITA.ES

Periodismo para que no te la cuelen

Maldita te explica
05/06/2020

Contaminación y COVID-19: según varios estudios, la contaminación facilitaría su expansión y agravaría la enfermedad

El día 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente. Según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), la contaminación es el cuarto factor de mortalidad en el mundo, 9 de cada 10 personas respiran habitualmente aire contaminado y se estima que 7 millones de muertes anuales se deben a la mala calidad del aire. Pero, además, la contaminación podría estar relacionada con la propagación y con la letalidad del coronavirus. Os lo explicamos.

Isabel Urrutia, neumóloga y coordinadora del Área de Medio ambiente de SEPAR, ha explicado en un webinar que “aunque por ahora se tratada de resultados preliminares y se necesitan una mayor evidencia, las investigaciones que se llevan a cabo en diferentes entornos confirman que la exposición a corto y medio plazo a contaminantes puede aumentar la incidencia de la infección por COVID-19 y la mortalidad de las neumonías asociadas”.

Uno de los estudios que apoyan esto es el italiano Air Pollution and Novel Covid-19 Disease: a putative Disease Risk factor, publicado en la revista SN Comprehensive Clinical Medicine, que ha analizado la alta propagación de la COVID-19 en el norte de Italia. Este artículo científico observa que las partículas sólidas y líquidas debidas a la contaminación permiten que el virus flote durante más tiempo en el aire y que se mueva a distancias mayores.

Lo mismo defiende el estudio chino Association between short-term exposure to air pollution and COVID-19 infection: Evidence from China, publicado en la revista Science of The Total Environment. Esta investigación concluye que existe una significativa asociación entre contaminación e infección por COVID-19 y que un aumento en la concentración de agentes contaminantes produciría un aumento de mortalidad significativo.

Relación con la mortalidad

El artículo científico publicado en Environmental Pollution Can atmospheric pollution be considered a co factor in extremely high level of SARS-CoV-2 lethality in Northern Italy? concluye que los altos niveles de contaminación de la zona norte de Italia son un factor de riesgo que explica la elevada letalidad de la pandemia en esta zona.

El estudio en proceso de publicación Exposures to air pollution and COVID-19 mortality in the United States también apoya esta idea: ha observado que la mayoría de las condiciones que aumentan el riesgo de mortalidad por COVID-19 son las mismas que se afectan por la exposición a la contaminación: diabetes, hipertensión y enfermedad cardiovasculares y cerebrovasculares. Este artículo es un preprint, es decir un estudio que no ha pasado la necesaria revisión previa a ser publicado en una revista científica. Esto no invalida sus conclusiones pero sí hace necesario tomarlas con cautela.

Sobre esto, la doctora Isabel Urrutia afirma que “reducir los índices de contaminación y mejorar la calidad del aire no solo son medidas que contribuyen a frenar la expansión de la COVID-19, sino que a largo plazo mejoran la salud respiratoria de la sociedad y nos ayudará a estar más fuertes y preparados frente a otras posibles pandemias”.

En España, según el doctor Carlos A. Jiménez Ruiz, presidente de SEPAR, “ la experiencia llevada a cabo en muchas ciudades para reducir el tráfico rodado ha dado como resultado una mejor calidad del aire que ha sido aplaudida desde las instituciones europeas. También el confinamiento nos ha permitido ver cómo en muy pocos días la calidad del aire mejoraba rápidamente por lo que respirar un aire más limpio es posible y debemos trabajar para ello como medida urgente de salud pública. Mejorar la calidad del aire contribuirá de forma relevante a evitar el cambio climático y esto mejorará la salud respiratoria de nuestra población”.

Otros artículos de Maldita.es