MALDITA.ES

Periodismo para que no te la cuelen

Maldita te explica
28/03/2020

¿Qué sabemos de la cuenta de Twitter de Miguel Lacambra (@mglacambra) y su firma en La Marea?

Nos estáis preguntando por la cuenta de Twitter de "Miguel Lacambra" (@mglacambra) y un artículo escrito en el medio de comunicación La Marea. Se mueven varias teorías sobre su identidad.

La cuenta se registró el 14 de marzo de 2020 y decía ser un periodista de RNE y EFE que se había quedado en paro. Desde entonces, había alcanzado casi 16.000 seguidores tras la difusión de su trabajo con gráficos sobre la infección por coronavirus, hasta que el 25 de marzo publicó un artículo en La Marea titulado “¿Ha influido el 8-M en el incremento de los casos de Covid-19?”. La Marea ha incluido al comienzo del artículo la explicación sobre cómo fue el proceso de publicación del mismo.

A partir de ese momento, diferentes usuarios de Twitter comenzaron a buscar referencias anteriores a trabajos de Miguel Lacambra, sin encontrar ninguna publicación anterior. Además, al hacer una búsqueda inversa de la imagen de su avatar no se obtenían resultados pero sí aparecían como relacionadas imágenes muy similares generadas por un banco de imágenes que usa inteligencia artificial para generar rostros de personas que no son reales.

Por otra parte, varias cuentas que le habían dado la bienvenida (como la de un usuario llamado Diego Álvarez Miguel) comenzaron a borrar los tuits en que saludaban su llegada a Twitter.

Os contamos lo que sabemos.

La cuenta se activó en marzo de 2020 y la imagen no coincide con ninguna otra en Internet

La cuenta se registró en marzo de 2020 y a día 26 de este mes había alcanzado hasta 15.700 seguidores. Durante unas horas de la mañana, la cuenta desapareció como si se hubiese borrado o desactivado, que no suspendido: en este último caso, es el propio Twitter quien señala que la cuenta en cuestión ha incumplido las “Reglas de Twitter”. Sin embargo, la aclaración que aparecía durante ese período es que la cuenta “no existe”. Poco después, en torno a las 14:30, la cuenta volvió a activarse.

La imagen de perfil del supuesto usuario Miguel Lacambra tampoco coincide con ninguna otra foto que haya circulado por Internet con anterioridad. Haciendo búsqueda inversa, no nos hemos topado con ninguna otra similar, ni asociada a ningún otro perfil. Varios usuarios de Twitter resaltaron que la fotografía, en realidad, coincidía con algunas dispuestas por un banco de imágenes que usa inteligencia artificial para generar rostros que no son de personas reales.

El perfil de Miguel Lacambra (periodista de datos e interesado en la política y la economía, según su biografía) tampoco aparecía en ninguna otra red social o laboral.

El autor de la cuenta ha reconocido en un hilo que el perfil es un “heterónimo” y en la red social actúa como una persona real

¿Qué es un heterónimo? Según la Real Academia Española (RAE), es una “identidad literaria ficticia, creada por un autor, que le atribuye una biografía y un estilo particular”, aunque la institución también incluye entre las acepciones el término “seudónimo”. Sin embargo, es la palabra que ha utilizado el usuario detrás de la cuenta de Miguel Lacambra para definir su perfil en un hilo publicado este jueves:

A pesar de ello, el autor de la cuenta en ningún momento especifica en su perfil antes de este incidente que sea una identidad heterónima, sino que en los días previos actúa como si fuera una persona verdadera, aludiendo a la identidad creada. 

La Marea ha aclarado en el artículo firmado por Miguel Lacambra que el nombre es un pseudónimo

El artículo al que se hace referencia en redes y que aparece firmado por Miguel Lacambra en La Marea es este sobre la relación entre el 8M y los casos de COVID-19. Miguel Lacambra era un autor creado dentro del medio (los medios de comunicación crean perfiles de los autores dentro del medio para que se pueda hacer clic en el nombre y llevarte a una lista de artículos firmados por ese autor), y a las 14:30 horas añadieron una nota al pie del artículo aclarando que Miguel Lacambra es un pseudónimo.

Primera versión del artículo citado en La Marea.
Segunda versión del artículo.
Anotación a pie de página aclarando el pseudónimo.

Además, La Marea ha publicado un comunicado en su cuenta de Twitter en la que aclara que conocían el hecho de que Miguel Lacambra fuese un heterónimo y que su verdadera identidad les fue probada con documentación personal.



¿Quién es Miguel Lacambra?

Por Twitter también están circulando teorías sin pruebas que apuntan a que detrás de la cuenta de Miguel Lacambra están el jefe de Gabinete de Presidencia del Gobierno, Iván Redondo, o el secretario de Comunicación de Podemos, Juanma del Olmo.

El País le ha entrevistado y afirma ser Diego Álvarez Miguel. Diego Álvarez afirma en su Linkedin ya borrado que es un "Data Scientist"* de una entidad bancaria. Este usuario también ha cerrado su cuenta de Twitter, poco después de que la gente comenzara a denunciar el perfil de Miguel Lacambra.

Diego Álvarez Miguel es también el director de la revista digital de literatura Ocultalit, donde se puede comprobar su perfil de autor y su trayectoria como escritor.

Biografía de Diego Álvarez Miguel extraída de la web de Ocultalit.

¿Está permitido crear una identidad falsa en Twitter?

Sí, en Twitter se puede crear una cuenta con una identidad que no se corresponda con la tuya, siempre y cuando no se esté suplantando la de otra persona. Es decir, que una mujer llamada Lola podría crearse una cuenta diciendo que es un hombre llamado Luis y eso no incumpliría las Reglas de Twitter. Ahora bien, la cosa puede cambiar dependiendo del contenido que publique en dicha cuenta.

Hemos preguntado a Twitter por los casos en los que se debe identificar una cuenta, a lo que nos han contestado lo siguiente:

Sí es cierto que si la cuenta publica contenido inadecuado según las normas de la red social o si manipula la conversación o genera interacciones de forma artificial (como comprando seguidores), se podría denunciar por "spam y manipulación de la plataforma".

*Hemos añadido que él afirma que lo es.

Otros artículos de Maldita.es