MALDITA.ES

Periodismo para que no te la cuelen

Maldita te explica
23/03/2020

El papel higiénico y el coronavirus: lo compramos por sensación de falta de control y de estar “perdiéndonos algo”

Estanterías sin papel higiénico, bromas sobre comer papel higiénico, carros llenos de papel higiénico...Desde que el Gobierno de España anunció medidas de contención debido al coronavirus estamos viendo no solo colas más largas de lo normal en los supermercados sino una situación que llama la atención; el acopio de un artículo en particular: el papel higiénico. Una situación que se repite en muchos países. ¿Por qué?

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

¿Por qué la gente está comprando tanto papel higiénico cuando a primera vista no hay una relación con esta una crisis sanitaria?

Las prisas por abastecerse de papel higiénico no son exclusivas de España: según Business Insider supermercados en Estados Unidos, Australia, Japón o Hong Kong, entre otros, están teniendo el mismo problema. De hecho, algunos establecimientos en países como Estados Unidos están limitando el número de rollos de papel que cada persona puede comprar.

La edición australiana del medio online VICE preguntó a personas en supermercados por qué estaban acumulando papel higiénico. Por las respuestas de los encuestados, la conclusión es que la gente lo está comprando porque ve a otras personas hacerlo y no quieren quedarse sin él. Según el artículo científico ‘Motivational, emotional, and behavioral correlates of fear of missing out’ este tipo de comportamiento se conoce como el síndrome FOMO (Fear of Missing Out, miedo de perderse algo en inglés), y explicaría por qué las personas quieren “estar permanentemente conectado a lo que los demás están haciendo”. Es decir, que si todo el mundo está comprando papel higiénico, tú vas a sentir la necesidad de comprarlo también.

Sin embargo, esto no explica el origen, aunque sí el “contagio” de esta práctica.

Las mentiras embarran el debate público y pueden ser peligrosas para la salud. La información verificada sobre el COVID-19 marca la diferencia. La verificación está bajo ataque. Si nuestro trabajo te es útil y crees que es más necesario que nunca, pincha aquí para hacerte Embajador/a y ayúdanos a luchar contra los bulos de la pandemia.

La compra de bienes básicos busca sustituir la sensación de falta de control

Según el artículo ’Control deprivation motivates acquisition of utilitarian products’ de Andy J. Yap, profesor de Comportamiento Organizacional de INSEAD Charlene Y. Chen, profesora de marketing de la Nanyang Business School y Leonard Lee, profesor de marketing de la NUS Business School, es la sensación de falta de control la que hace que acumulemos bienes, ya que intentamos suplirla cumpliendo objetivos y tareas sencillas que responden a necesidades básicas, y hacen que sintamos que sigamos teniendo el control sobre nuestra vida.

Una opinión parecida tiene Paul Harrison, doctor experto en comportamiento humano de la Deakon University. En declaraciones al portal australiano News explicó que “en culturas capitalistas nos enfrentamos a los problemas comprnado cosas”, y que esto respondería a la necesidad de buscar “respuestas simples” en situaciones de crisis.

Nos damos cuenta de que falta papel higiénico porque ocupa mucho espacio

Alex Russell, profesor de la escuela de Ciencias de la Salud, Médicas y Aplicadas de la Central Queensland University, ha explicado a The Conversation que la gente no sólo está comprando papel higiénico, pero que nos llama la atención porque es un producto que ocupa mucho espacio. “Si el papel higiénico se acaba se produce una gran cantidad de espacio vacío que no puede ser ocupado fácilmente por otros productos”.

Ademas, también explica que es un producto para el que “no hay un sustituto. Si en el supermercado se agota un ingrediente en particular para la cena, puedes comprar otro, o cenar otra cosa. Pero si no hay papel higiénico es muy frustrante. Puedes comprar pañuelos o toallitas de papel, pero no es exactamente lo mismo”.

Otros artículos de Maldita.es