MALDITA.ES

Periodismo para que no te la cuelen

Maldita te explica
16/01/2020

Qué nos muestra la encuesta postelectoral del CIS y qué la diferencia de sus otros barómetros

El CIS ha publicado su encuesta postelectoral cuya principal finalidad es comprobar si las intenciones de voto siguen correspondiéndose con las anteriores a las elecciones y, en caso de que cambien, analizar cómo han variado. Es decir, si los ciudadanos están contentos con su voto después de que se hayan constituido las Cortes Generales y se hayan producido las primeras declaraciones de los candidatos a presidente del Gobierno. 

Estas encuestas también suelen incorporar preguntas sobre pactos de gobierno. Así, son útiles para saber cuál es la coalición preferida por los votantes de cada partido.

Además, el CIS hace otro tipo de encuestas: las preelectorales y los barómetros. Te explicamos en qué consiste cada una de ellas.

Barómetros: Un método para medir la opinión pública en un momento determinado

Además de las encuestas electorales, el CIS realiza cada mes una encuesta, llamada barómetro, para “medir el estado de la opinión pública española del momento”. Tienen un bloque fijo de preguntas que se repiten siempre, y otras variables que se adaptan a la actualidad.

Algunas de las más conocidas entre las fijas son la escala en la ubicación ideológica, los principales problemas del país y de la persona encuestada y la valoración de la situación económica y política de España. Además, cada tres meses se pregunta siempre por intención de voto y valoración de distintas figuras políticas, como el presidente del gobierno o los líderes de los partidos.

Encuestas preelectorales: Intentan predecir los resultados de unas elecciones

Antes de las elecciones, el CIS publica una encuesta en la que pretende estimar el resultado de las futuras elecciones. Algunas de sus características son las siguientes:

  • La muestra suele ser más grande para ser más precisa: Por lo general, las encuestas del CIS preguntan a unas 2.500 personas, y las preelectorales incluyen más de 15.000 (16.914) para las elecciones de abril y 17.650 para las de noviembre.
  • Incluyen cocina: como ya explicamos en Maldita.es, las encuestas que hace el CIS mes a mes no predicen los resultados electorales, ya que no incluyen cocina. La cocina es una serie de cálculos que se hacen después de hacer las entrevistas para que se correspondan con la realidad de la población española, y sirvan para predecir el comportamiento electoral. Por lo general, las postelectorales tampoco la incluyen, pero el CIS ha decidido hacerla en la correspondiente a las elecciones de noviembre de 2019.

Para las elecciones del 10 de noviembre, el CIS falló sus predicciones: no pudo estimar la pérdida de escaños de Ciudadanos ni la subida de Vox, y estimó que el PSOE lograría entre 13 y 30 escaños más de los que obtuvo en las urnas. Esto, como ya explicamos en Maldita.es, pudo deberse a que las entrevistas se hicieron antes de que se hiciera pública la sentencia del juicio del procés y 12 días antes de la exhumación de Franco. La encuesta no pudo estimar el posible efecto que tuvieran estos actos en el resultado electoral. La preelectoral de las elecciones de abril, en cambio, acertó bastante los resultados.

En 2015, además, el CIS realizó una encuesta panel: preguntó exactamente a las mismas personas antes y después de las elecciones para conocer si su intención de voto había cambiado durante la campaña y después de los resultados. El Centro de Investigaciones Sociales no ha vuelto a hacer este tipo de encuesta.

El CIS también hace, de forma puntual, estudios monográficos sobre diversos temas y participa en encuestas internacionales.

La cocina del CIS: Un método para que la muestra se corresponda con la población española

Como ya explicamos en Maldita.es, La cocina de una encuesta es el proceso que tiene lugar después de realizar una encuesta para que la muestra (es decir, el conjunto de personas que han respondido) se corresponda con la población real de España.

Todas las empresas encuestadoras, así como el CIS, hacen cocina. Sin embargo, tras el nombramiento de José Félix Tezanos como presidente del CIS se comunicó que, los barómetros prescindirían de la cocina ya que, según Tezanos, tras 2015 “los pronósticos tradicionales no valen”. Las encuestas preelectorales sí la han incluido, aunque el presidente del CIS sigue sin ser partidario de utilizar este término. En una entrevista en  el programa Hoy por Hoy de la Cadena Ser aseguró que  “creo que es impropio llamarlo así [cocina]. Lo que sí hemos utilizado es un modelo de proyección en el que hemos estado trabajando los últimos meses que utiliza nada más ni nada menos que 104 variables para intentar imputar el voto de los indecisos” (min. 12:03).

Las encuestas: una foto fija de la sociedad

Por lo general, nos tomamos las encuestas como una predicción de los resultados de unas futuras elecciones. Sin embargo, no están diseñadas para ello. Según George H. Gallup (1957), sirven y están pensadas para tomar el pulso de la ciudadanía respecto a algunos asuntos públicos: políticos, económicos, culturales, sociales…

Como ya explicamos en Maldita.es, para poder hacer la predicción, además de la cocina, es recomendable o limitarse a mirar una encuesta, sino comprobar cómo han ido evolucionando, lo que permite entender la tendencia de cada partido. Una herramienta muy interesante para esto son las medias de encuestas y tendencias que realiza Kiko Llaneras en El País.

Otros artículos de Maldita.es