maldita logo cuadrado VOLVER A MALDITA
Síguenos en:
HAZTE MALDITO

MENÚ

¿Qué sabemos sobre las denuncias de los pinchazos en discotecas?****

Publicado martes, 9 agosto 2022
Claves
  •  Se han presentado denuncias por pinchazos en discotecas en el último mes en Cataluña, Navarra, País Vasco, Valencia e Islas Baleares, entre otras comunidades**
  • Las autoridades policiales indican que no se han podido vincular estos pinchazos a intentos de robo o a agresiones sexuales y los expertos dicen que aún es un fenómeno muy reciente y que habrá que esperar a las investigaciones policiales**
  • Desde la asociación Bienestar y Desarrollo (ABD) ponen en duda que se pueda adminisitrar alguna sustancia química mediante un pinchazo para cometer agresiones sexuales**
  • Los expertos señalan que es muy difícil demostrar sumisión química (generalmente mediante la bebida) debido a que la sustancia en sangre desaparece rápidamente**
  • Las autoridades policiales en Reino Unido indicaron que se habían superado las 1.300 denuncias en 2021 por pinchazos y que en 14 de estos casos sí se habría hallado vinculación con intentos de robo y agresiones sexuales
  • En los últimos tres años las autoridades han registrado 162 infracciones penales por agresiones sexuales bajo sumisión química, según datos facilitados por el Ministerio del Interior, pero no pueden precisar cómo fueron administradas
 
Comparte
Categorías
Género
Social
Recursos utilizados
Hablar con fuentes oficiales
Expertos
Fuentes oficiales (comunicados, bases de datos, BOE)

En las últimas semanas se han presentado denuncias por pinchazos en discotecas y fiestas en España. Además, varias usuarias en redes sociales han denunciado haber recibido pinchazos mientras estaban de fiesta y aseguran haber sentido mareos y “sensación de irrealidad”. Las autoridades policiales indican que no se han podido vincular estos pinchazos a intentos de robo o a agresiones sexuales**.

Los expertos consultados por Maldita.es indican que “lo que se sabe todavía es muy preliminar y no hay denuncias sobre abusos vinculados a estos pinchazos” y que, por lo tanto, “un pinchazo no tiene por qué implicar directamente una sumisión química [con el objetivo de cometer una agresión sexual]”, según explica Antonio Andrés Pueyo, catedrático de la Facultad de Psicología de la Universidad de Barcelona y uno de los autores del estudio, encargado por el Ministerio del Interior, sobre los comportamientos sexuales violentos (no consentidos) en España (2020). “Aparentemente tiene que ver con eso, pero no se sabe aún; cuando hablamos de sumisión química normalmente estamos hablando de sustancias que se combinan en la bebida, sin que la víctima lo sepa, para poder abusar de ella”, explica el experto.

Además, desde la Asociación Bienestar y Desarrollo (ABD), centrada en la reducción de los riesgos de quienes consumen droga a través del programa Energy Control, ponen en duda que se pueda físicamente administrar dichas sustancias con el fin de cometer agresiones y recalcan que “el hecho de que no se detecten sustancias no necesariamente implica que se trate de sustancias que se eliminan rápidamente del organismo, sino que, simplemente, puede que no se estén inyectando”**.

Donde sí se pudo comprobar dicha vinculación fue en Reino Unido, donde las autoridades policiales indicaron que se habían superado las 1.300 denuncias en 2021 por pinchazos, según publicó The Guardian, y que en 14 de estos casos sí se habría hallado vinculación con intentos de robo y agresiones sexuales. Dicha técnica también se habría utilizado en Francia.

Se han presentado denuncias por pinchazos en las Islas Baleares, Navarra, País Vasco, Cataluña y Comunidad Valenciana**

La primera denuncia conocida en España por pinchazos se habría dado en Ibiza el pasado 24 de junio cuando una joven denunció ante la Guardia Civil que supuestamente le habían inyectado droga involuntariamente en una discoteca. Este caso las autoridades tampoco lo vincularon a un intento de robo o de agresión sexual, según recoge Diario de Ibiza y afirma la Guardia Civil en Baleares a Maldita.es. Desde este organismo indican que, en total, se han presentado tres denuncias por pinchazos (entre las que consta el caso de Ibiza) pero que ninguna de ellas se ha vinculado a un caso de robo o abuso sexual. “Tampoco se ha podido demostrar que tuvieran droga en su cuerpo”, señalan.

A fecha de 4 de agosto, se han presentado 23 denuncias ante los Mossos d’Esquadra por presentar pinchazos en diferentes partes del cuerpo, según indica la policía autonómica a Maldita.es. Sin embargo, ninguno de dichos pinchazos, señalan, se han vinculado ni a intentos de robo ni a intentos de agresión sexual. La policía catalana también dice a Maldita.es ser conocedora de las denuncias sobre este asunto que ha habido en redes sociales.

Por su parte, en el País Vasco, la Ertainzta indica a Maldita.es, a 4 de agosto, que se encuentran investigando “decenas” de denuncias interpuestas por pinchazos, pero no ha precisado cuántas. De los casos indican que todas las denuncias presentan negativo en sustancia química y que no se han vinculado a algún delito. **

También se han registrado tres denuncias en Xátiva. Aquí, la Policía Nacional en Valencia indica que los hechos sucedieron el domingo 31 de julio a las 7 de la mañana. Según indican, los pinchazos no están vinculados a una posible agresión sexual ni a otro tipo de delito y las analíticas dieron negativo en sustancias químicas.**

Días antes, el 1 de agosto, la Policía Nacional en Gijón indicó a Maldita.es que había registrado una denuncia por un pinchazo a una menor de edad, producido en la noche del sábado 30 de julio en las fiestas del barrio de Montevil. En este caso las autoridades indicaron que sí se había podido constatar la administración de éxtasis líquido a través del pinchazo, pero que este no está asociado a un intento de agresión o robo.* Sin embargo, el 9 de agosto la Policía Nacional en Gijón explicó a Maldita.es que en una segunda prueba practicada a la menor en una fecha que no determinaron "dio negativo" en esa sustancia y se trató de un falso positivo. "Desconocemos por qué dio positivo en la primera prueba, pero no se detectó en el examen médico ninguna secuela de los pinchazos", agregan. ****

Para la misma fecha, la Policía Nacional en Cádiz señaló a Maldita.es que dos mujeres también habían presentado una denuncia cada una tras supuestamente haber sido pinchadas en una discoteca en la noche del 30 de julio. Dichos casos no han presentado rastro de sustancia química en los análisis ni vinculación a un intento de agresión o robo. *

A 2 de agosto, la Policía Nacional de Málaga indicó a Maldita.es que hasta el momento les constaba una denuncia del pasado 8 de julio por parte de una turista francesa que tras salir de fiesta por el centro de la ciudad y conocer a un chico, con el que acudió a su apartamento voluntariamente, presentó dos pinchazos en el brazo. Las autoridades están a la espera de los resultados toxicológicos y no descartan que se trate de un caso de sumisión química ni de abuso sexual. *

En Santander, la Policía Nacional indicó a Maldita.es que se habían presentado cuatro denuncias donde jóvenes (de diferente sexo) denunciaban haber sido víctimas de un posible pinchazo durante el Reggaeton Beach Festival celebrado en la tarde noche del día 31 de julio. En todos ellos los resultados toxicológicos han dado negativo y ninguna de las víctimas refiere haber sufrido delito alguno de agresión sexual o robo. *

La Guardia Civil de Pontevedra ha afirmado a Maldita.es que recibió dos denuncias por sensación de pinchazo “sin consecuencias más allá de la sensación de malestar y mareo”. Una de ellas, en Nigrán, de una chica que acudió a un Punto de Atención Continuada (PAC) alegando haber sentido la sensación de un pinchazo y con mareos. La joven fue enviada posteriormente al Hospital Álvaro Cunqueiro, donde le realizaron las pruebas pertinentes. En ninguna analítica se detectó nada, más allá de una “pequeña erosión de una irritación”. Tampoco se registraron intentos de agresión o robo***.

Se ha registrado otra denuncia por un supuesto pinchazo en Cambados, durante la Festa do Albariño, por parte de una menor acompañada por su madre. La menor, que fue sometida a pruebas en el mismo hospital, presentaba sensación de mareo, pero las analíticas dieron negativo en sustancias que pudieran haber sido usadas para la sumisión química***.

Con respecto a los datos de denuncias en otras comunidades autónomas y a nivel nacional, la Policía Nacional en el momento de esta publicación no ha aportado datos. La Guardia Civil, en cambio, nos ha remitido a Interior, pero este ministerio asegura no tener dichas cifras de denuncias por pinchazos y sólo aporta el número de agresiones sexuales cometidas bajo sumisión química en los últimos tres años, 162 en total.

Los pinchazos corresponden a un fenómeno “relativamente reciente”

Según indican desde los Mossos d'Esquadra a Maldita.es a fecha de 4 de agosto han recibido en total 23 denuncias por presentar pinchazos: 14 en Lloret de Mar (Girona), siete en Barcelona y dos en otras localidades**, pero añaden que “en ninguna de las 23 se ha producido ninguna agresión sexual ni ningun otro tipo de delito como intento de robo” y que, por lo tanto, están investigando el objetivo final de los pinchazos.

Las víctimas han sido 22 mujeres y un varón y los hechos denunciados se produjeron en locales de ocio y en horario nocturno, según indican los Mossos. Con respecto al autor o autores de los hechos, aseguran que hasta el momento desconocen quién o quiénes son y si los casos están relacionados entre sí.

Además, recalcan que los pinchazos corresponden a un fenómeno “relativamente reciente”, dado que la primera denuncia presentada por este motivo consta del 10 de julio de 2022. Ante los datos, desde el Hospital Clínic de Barcelona indican a Maldita.es que han atendido desde principios de años a pacientes que presentaban pinchazos, pero señalan que no van a aportar más información al respecto.

Desde el Gobierno de Navarra aseguran que no se habían presentado denuncias por pinchazos hasta la llegada de los Sanfermines de 2022.

“Estos pinchazos no son intentos de agresión sexual facilitados con drogas”, recalcan desde Energy Control*

Desde la Asociación Bienestar y Desarrollo (ABD, centrada en la reducción de los riesgos de quienes consumen droga a través del programa Energy Control, ponen en duda que se pueda físicamente administrar dichas sustancias con el fin de cometer agresiones sexuales. “Para nosotros estos hechos son reales, se están produciendo pinchazos, pero estas agresiones no son intentos de agresión sexual facilitada con drogas”, señalan a Maldita.es

“Resulta difícil, para una persona no capacitada, realizar este tipo de inyección con precisión, especialmente en un entorno con poca luz y movimiento, como un club nocturno o un bar”, inciden en su comunicado e indican que “el hecho de que no se detecten sustancias no necesariamente implica que se trate de sustancias que se eliminan rápidamente del organismo, sino que, simplemente, puede que no se estén inyectando sustancias”.

Las autoridades no precisan cómo fueron administrados los sedantes de las 162 agresiones sexuales bajo sumisión química de los últimos tres años

En los últimos tres años, desde 2019 hasta 2021, las autoridades españolas han registrado 162 agresiones sexuales cometidas aprovechando el uso de drogas o fármacos, según los datos aportados por el Ministerio del Interior a Maldita.es. Sin embargo, según indican, no pueden precisar cómo han sido suministradas estas sustancias, si en la bebida o a través de un pinchazo, como aparentemente podría ser los casos denunciados en los medios en los últimos días.

La sumisión química consiste en la administración intencionada de una sustancia química (generalmente escopolamina aunque pueden ser otras sustancias o una combinación de ellas) para violentar sexualmente a la víctima, según indica el informe realizado por la Universidad de Barcelona en 2020, encargado por el Ministerio del Interior, sobre los comportamientos sexuales violentos (no consentidos) en España.

Los síntomas de la sumisión químicas son variados: amnesia, pérdida del conocimiento, habla pastosa, alteraciones visuales, somnolencia o confusión

Los síntomas por sumisión química son muy variados, según explica Ana Virto, presidenta de la Comisión de Violencia de Género del Hospital de La Paz de Madrid y médico de urgencias, en cuyo hospital se han registrado al menos 65 pacientes con sospecha de sumisión química en el último año. Entre ellos destacan amnesia completa o parcial, pérdida del conocimiento, habla pastosa, alteraciones visuales, somnolencia o confusión.

“Lo más frecuente es que tengan la sensación de que algo ha ocurrido pero no saben lo que es”, señala. “Si hay agresión sexual, no tienen ropa, se despiertan con alguien que no conocen o presentan dolor en la zona genital sin recordar haber tenido una relación sexual no consentida”. Algunos de estos síntomas han sido denunciados por varias usuarias en redes sociales donde indican haber sentido el pinchazo y, después, “sensación de irrealidad difícil de explicar” y cierto mareo.

Las agresiones sexuales bajo sumisión química son más difíciles de demostrar, según los expertos**

Virto recalca que los casos de sumisión química (que se realizando normalmente utilizando la bebida) son más difíciles de demostrar, ya que “la vida media de la sustancia en la sangre es muy corta (aproximadamente de doce horas) y cuando el paciente acude a urgencias esa sustancia está ya metabolizada”, aclara la doctora. Y explica que las víctimas cuando acuden a urgencias, de media, lo hacen cuando ya han pasado entre seis y 15 horas. “Lo importante es que en cuanto se den cuenta que acudan al hospital para hacer los análisis lo antes posible”, señala Virto.

En ello coincide Antonio Pueyo, “el problema de la sumisión química es que las sustancias no dejan rastro, y no se puede actuar [judicialmente] porque no se ha verificado”, detalla. “Aquí el juez busca evidencias y con la sumisión química, la sustancia no deja rastros metabóolicos para poder identificarla; ese es el problema forense y juduicial de fondo”.

El Ministerio de Justicia ha dictado una serie de instrucciones a seguir en casos de agresión sexual con sospecha de intoxicación. Entre las medidas, indica la necesidad de recoger muestras de sangre, orina e incluso cabello y, en casos excepcionales, recoger muestras no biológicas (ropa interior, compresas, otras prendas que puedan contener pruebas).

En España, el primer caso de sumisión química se registró en 2004 en el Hospital Clínic de Barcelona, según recogió el Ministerio de Sanidad en el documento “Abordaje integral a las mujeres con sospecha de sumisión química”.

En la ciudad de Madrid el SAMUR ha catalogado y atendido al menos 42 casos de sumisión química en los dos últimos años

Con respecto a cómo proceder legalmente, “la víctima es la que tiene que denunciar, salvo que la víctima esté inconsciente donde nosotros podemos denunciar de oficio”, según explica a Maldita.es Ana Virto. En la ciudad de Madrid, según los datos obtenidos vía ley de transparencia por Maldita.es, el SAMUR ha catalogado y atendido al menos 42 casos de sumisión química en los dos últimos años. 17 de las víctimas fueron trasladadas a hospitales como La Paz (hospital de referencia en casos de agresión sexual), el Doce de Octubre o el Gregorio Marañón.

A día de hoy, en el caso de los delitos de agresiones, acoso o abusos sexuales es necesaria la denuncia de la persona agraviada, tal y como recoge el Código Penal en su artículo 191.

*Hemos actualizado este artículo para añadir las declaraciones de la Policía Nacional en Gijón y Cádiz, Málaga y Santander en las que informan de casos registrados en esas ciudades.

** Hemos actualizado este artículo para añadir declaraciones de expertos y autoridades a 4 de agosto.

*** Hemos actualizado el artículo a 5 de agosto de 2022 con la información de la Guardia Civil de Pontevedra.

**** Hemos actualizado a 9 de agosto con las declaraciones de la Policía Nacional de Gijón sobre el falso positivo de la menor en éxtasis líquido de la que se informó ocho días antes. También se retira del título original la referencia a "posibles casos de sumisión química" en vista del avance de las investigaciones de las denuncias por pinchazo y la ausencia de ningún caso confirmado de este delito.


Primera fecha de publicación de este artículo: 29/07/2022