maldita logo cuadrado VOLVER A MALDITA
Síguenos en:
HAZTE MALDITO

MENÚ

Por qué no es lo mismo la brecha salarial que la discriminación salarial aunque a menudo se confundan

Publicado
Actualizado
Comparte

El 22 de febrero se celebra el Día Europeo de la Igualdad Salarial y desde que estrenamos Maldito Feminismo mucha gente nos pide que desmintamos “la brecha salarial” porque dicen que “en España no hay”. De hecho, según un informe elaborado en 2021 por el portal de empleo InfoJobs, 1 de cada 3 españoles afirma que no hay brecha salarial. Pero sí la hay y no es lo mismo que la discriminación salarial. 

La brecha salarial existe. Lo dice la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y lo recogen los Objetivos de Desarrollo Sostenible impulsados por la ONU.

Eurostat la define como la diferencia entre el salario bruto por hora de los hombres y el de las mujeres, independientemente del tipo de jornada, el tipo de trabajo o de la categoría laboral. Y esto se expresa en porcentaje referido al salario de los hombres. En España, Eurostat sitúa la cifra en un 9,4%, según los datos más actualizados (2020), lo que supone una bajada con respecto a 2018 de 2,5 puntos porcentuales. La media europea está en un 14,1%.*

Brecha salarial de género en Europa. Fuente: Eurostat.

La brecha salarial no es lo mismo que la discriminación salarial

Muchas veces, la brecha salarial se confunde con discriminación salarial. Sin embargo, la discriminación salarial, según la define la OIT, se refiere a “cualquier distinción, exclusión o preferencia que tenga por objeto anular o alterar la igualdad de trato en el empleo o la ocupación”. Es decir, cuando dos empleados realizan exactamente el mismo trabajo durante las mismas horas pero tienen salarios diferentes es discriminación salarial. Y está tipificado como un delito.

Una de las leyes españolas que menciona este concepto es la Ley para la Igualdad Efectiva de Hombres y Mujeres, que en su artículo 5 especifica que el principio de igualdad debe regir tanto en el empleo privado como en el empleo público y también en las condiciones retributivas.

Artículo 5. Ley de Igualdad. Fuente: BOE.

Además, el Estatuto de los Trabajadores recoge, en su artículo 28, la obligatoriedad de igualdad de remuneración por razón de sexo al contener la prohibición de que “pueda producirse discriminación alguna por razón de sexo”, ya sea de manera directa o indirecta.

Las infracciones por discriminaciones por razón de sexo en la empresa pueden conllevar multas. El artículo 8 de la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social determina que tendrán consideración de “muy graves” las decisiones unilaterales de la empresa que se originen por razón de sexo:

En los casos más extremos para este tipo de infracciones las multas podrían ascender hasta los 90.000 euros.

Pero podría ir a más. La multa puede dar un salto del ámbito laboral al penal y ser castigados con penas de prisión de seis meses a dos años. El artículo 314 del Código Penal tipifica como delito contra los trabajadores aquel “que produzca una grave discriminación en el empleo, público o privado, contra alguna persona por razón de su ideología, religión o creencias, su pertenencia a una etnia, raza o nación, su sexo”, entre otros.

Artículo 314 del Código Penal. Fuente: BOE.

¿Por qué se produce la brecha salarial?*

Este mes de febrero, el banco BBVA remitió a la Comisión Nacional de Mercados y Valores (CNMV) su informe anual sobre remuneraciones de los consejeros del año 2021 en el que se incluye la remuneración media de los empleados (34.000 euros). Ya en 2020 esta misma entidad incluyó en su informe anual la retribución por categoría profesional y género en las que se encontraban diferencias salariales entre hombres y mujeres. En ese momento, la entidad bancaria aseguró que las diferencias que se observaban en las remuneraciones medias de algunas categorías profesionales “se derivan de factores como la antigüedad” y que no eran “representativas de la brecha salarial”. 

En todo caso, organismos a nivel internacional como ONU Mujeres ofrecen respuesta al fenómeno de la brecha salarial y por qué se produce. Este organismo sostiene que las mujeres tienden a ostentar puestos de trabajo “socialmente menos valorados” y, por tanto, “peor remunerados” y que trabajan, en mayor porcentaje, en empleos a tiempo parcial “para hacer frente al trabajo no remunerado del cuidado de sus familias”.  

La realización del trabajo no remunerado por parte de las mujeres también se menciona como causa de la brecha salarial desde el Parlamento Europeo, así como el difícil acceso de las mujeres a puestos ejecutivos y una “sobrerrepresentación de estas en sectores con salarios relativamente bajos, como la atención, las ventas o la educación”.

También la Organización Internacional del Trabajo explica algunas de las causas de la brecha salarial. Según recogen en su Informe Mundial sobre Salarios de los años 2018/2019, la maternidad es un factor clave en esta brecha y señalan que “el hecho de que las mujeres con hijos cobren salarios inferiores puede estar relacionado con las interrupciones o reducción del tiempo de trabajo o el empleo en puestos de trabajo más fáciles de conciliar con la vida familiar y que están peor pagados”. Asimismo, esta misma organización indica en su Informe Mundial sobre Salarios de los años 2020/2021 que “las mujeres predominan entre los trabajadores mal pagados” y que “la proporción de mujeres es mayor entre quienes perciben el salario mínimo o un monto inferior que entre quienes perciben un monto superior al del salario mínimo”. 

¿Por qué a menudo nos encontramos con diferentes porcentajes de brecha salarial?

El concepto de la brecha salarial no varía. Pero sí se puede calcular con diferentes variables. El INE calcula la brecha salarial dando la cifra con el salario medio bruto. Pero también con el salario mediano o el salario más frecuente, u otros. E, incluso, atendiendo a la edad, el tipo de jornada (completa o parcial), el tipo de profesión o el sector privado o público. Por eso a veces vemos diferentes porcentajes refiriéndonos a la brecha salarial: el concepto global no cambia pero sí el resultado final dependiendo de las variables que se tengan en cuenta para calcularlo.

Aquí os mostramos más casos con estos gráficos, donde se explica la diferencia del salario dependiendo del tipo de contrato con el que se calcula, si es indefinido o temporal.

(*) Anteriormente, los gráficos que se habían utilizado en esta sección eran los elaborados por nuestros compañeros de EPData. Sin embargo, el eje que indicaba el salario no comenzaba desde 0 y podía inducir a error. Hemos decidido cambiarlos por unos elaborados desde 0, en el que se muestran los mismos datos.

(*) Actualizado con los últimos datos el 06/03/2020

(**) Actualizado con los últimos datos el 16/09/2021

(***) Actualizado con los últimos datos de la brecha salarial y con las razones que producen la misma el 22/02/2022.


Primera fecha de publicación de este artículo: 06/03/2020

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.