MENÚ

Por qué España no ‘cede’ o ‘envía’ agua a Portugal: son ríos transfronterizos y un convenio internacional obliga a compartir un recurso común

Publicado
Comparte

España cederá en agosto, a pesar de la sequía, casi 500 hectómetros de agua a Portugal”. “España enviará agua a Portugal también a través del Tajo, a pesar de la sequía de la cuenca”. Estos son algunos titulares que se han publicado a finales de agosto. Pero se trata de ríos internacionales (nacen en España y desembocan en Portugal) y el convenio de Albufeira firmado en 1998 obliga a mantener un caudal mínimo en la parte portuguesa de los ríos. Por lo tanto, España no cede ni envía agua a Portugal. Lo explicamos.

Ríos transnacionales regulados por legislación internacional

España no cede agua a Portugal. Son cuencas internacionales y las responsabilidades derivan de la Directiva Marco Europea del Agua (DMA), con regulaciones específicas para cuencas compartidas, y del Convenio de Albufeira, un acuerdo específico entre España Y Portugal, anterior a la DMA, y que ha recibido alguna modificación”, explica a Maldita.es Julia Martínez, directora técnica de la Fundación Nueva Cultura del Agua (FNCA). “Es completamente erróneo hablar de ‘cesiones de agua’ en ríos internacionales: el agua de cuencas compartidas es tan ‘portuguesa’ como ‘española’”, añade.

El Convenio de Albufeira, conocido así por la ciudad de Portugal donde se firmó el 30 de noviembre de 1998, se llama de forma oficial Convenio sobre cooperación para la protección y el aprovechamiento sostenible de las aguas de las cuencas hidrográficas hispano-portuguesas. Este acuerdo internacional, que entró en vigor en enero del año 2000, fija un régimen de caudales “para asegurar un caudal mínimo a Portugal en cada cuenca hidrográfica transfronteriza”, es decir, las del río Miño, Duero/Douro, Tajo/Tejo y Guadiana, indica a Maldita.es Roberto González, responsable del Programa de Aguas de SEO/BirdLife. El objetivo es que “Portugal pueda cumplir con los objetivos medioambientales de la DMA y con sus necesidades hídricas”, añade.

La DMA fija un marco comunitario para toda la Unión Europea de actuación en la política de aguas y entró en vigor en diciembre del 2000. Se traspuso a la legislación española en el año 2003. Anteriormente, las Naciones Unidas habían aprobado en 1992 el Convenio sobre la Protección y Utilización de los Cursos de Agua Transfronterizos y de los Lagos Internacionales, que entró en vigor en 1996 y España ratificó en el año 2000 tras firmarlo inicialmente. Portugal lo ratificó en 1994. Los Estados firmantes están comprometidos a garantizar que las aguas transfronterizas “se utilicen para la ordenación ecológicamente equilibrada y racional de las aguas” y “de forma razonable y equitativa”.

Un caudal regulado con objetivos anuales, trimestrales y semanales

“El agua no es de España porque es compartida y en la parte portuguesa del Tajo se ha llegado casi a secar. Les llega un agua escasa y contaminada. Es un acuerdo de mínimos. Portugal se ha quejado muchas veces de que le llegue agua fuera de temporada o en mal estado”, destaca a Maldita.es Julio Barea, responsable de la campaña de Agua de Greenpeace. En el caso del Tajo [pág. 129], el Convenio de Albufeira fija un caudal integral anual, trimestral y semanal. Mientras que el caudal para todo el año que le tiene llegar a Portugal desde el embalse fronterizo de Cedillo (Badajoz) es 2.700 hm³ (hectómetros cúbicos), la suma de los caudales trimestrales fijado sólo llega al 36,9% de ese total anual y del semanal a un 13,5%. Debido a esta forma de reparto irregular, “España no suele cumplir en los tiempos de esos caudales y cuando llega la fecha del cierre de los años hidrológicos, el 31 de septiembre, se llega al caudal máximo para cumplir con los acuerdos y puede llevar a ‘vaciar’ los embalses. No es la primera vez en que ha ocurrido de ir al límite hasta el último momento y algún año no se ha cumplido el mínimo anual de 2.700 hm³”.

Desde Portugal, el Movimento pelo Tejo (el nombre portugués del Tajo) ha pedido revisar el convenio de Albufeira para establecer caudales ecológicos continuos, regulares y distribuidos estacionalmente a lo largo del año. “Lo que queremos es que el caudal continuo se triplique y se envíe en metros cúbicos por segundo. Y se puede hacer, porque sólo se distribuye el 37% y el 63% restante se puede enviar, absurdamente, en una sola hora por España", indicó en 2019 su portavoz Paulo Constantino. “La gestión realizada por España durante el año hidrológico 2018/2019 para lanzar el régimen de caudales anuales —que a pesar de la disminución significativa de precipitaciones no llegó a valores excepcionales—, no es aceptable”, señaló el Ministerio portugués de Medio Ambiente en 2019 en un comunicado enviado a El País.

Desde el lado español, SEO/BirdLife explica a Maldita.es pide que el régimen de caudal sea mensual y no anual, además de incluir un factor de calidad del agua que no está actualmente en el convenio.

Excepciones en caso de pocas lluvias

El Convenio de Albufeira incluye excepciones a la aplicación de estos régimenes de caudales si hay pocas precipitaciones: desde el 1 de octubre (comienzo del año hidrológico) previo hasta una fecha marcada según la cuenca, entre un 60 y un 70% (varía según la cuenca) menos de la precipitación media acumulada en la cuenca en ese período.

El Tajo no está en sequía…

Respecto al Tajo y el contenido titulado “España enviará agua a Portugal también a través del Tajo, a pesar de la sequía de la cuenca”, la Cátedra del Tajo de la Universidad de Castilla-La Mancha y la Fundación Soliss ha señalado en Twitter que a agosto de 2022 los propios indicadores de la Confederación Hidrográfica del Tajo muestran que la cuenca no está en sequía prolongada (falta de precipitaciones). También señalan que, aunque las precipitaciones en la cuenca del Tajo hasta ahora están a un 80% de la media, “no puede considerarse que estemos en un año especialmente seco” en esa cuenca.

Indicadores de sequía en la cuenca del Tajo a agosto de 2022. Fuente: Confederación Hidrográfica del Tajo.

Tampoco esta cuenca está en situación de escasez (problemas de atención de las demandas), con sólo los sistemas del Bajo Tajo y Riegos del Alagón en situación de prealerta, “lo que no implica restricciones para todos los usos estimados (abastecimiento, riego, industria, etc.). El Bajo Tajo se encuentra en situación de prealerta casi constante debido a la sobreexplotación y no por falta de precipitaciones”, indica la cátedra.

El caudal mínimo de este trimestre que fija el convenio de Albufeira en el Tajo representa el 5,05% del total embalsado en la parte extremeña de la cuenca, una cantidad que “no impide que se puedan satisfacer todas las demandas”. Con un “compartir agua con Portugal es una necesidad legal, ambiental, social y ética” concluye la cátedra del Tajo su explicación en Twitter.

… pero sí las cuencas del Guadiana, el Duero y el Miño-Sil

La situación es diferente en el caso de la cuenca del Guadiana: 14 de las 20 unidades territoriales en que se divide están en sequía prolongada a 1 de agosto. Respecto a la escasez, de sus 21 subregiones, seis están en normalidad, cinco en prealerta, tres en alerta y siete en emergencia, según el informe mensual de sequía de la Confederación Hidrográfica del Guadiana [pág. 4].

10 de las 13 demarcaciones de la cuenca del Duero están en sequía prolongada a 10 de agosto. Respecto a la escasez, siete subregiones están en normalidad, tres en prealerta, cuatro en alerta y tres en emergencia. La situación global del Duero es de sequía prolongada y de prealerta en escasez. Pese a cumplir las condiciones de sequía extraordinaria, no se ha declarado, según indica el informe de la Confederación Hidrográfica del Duero [página 3].

La cuenca del Miño-Sil está toda en sequía prolongada a julio de 2022. Respecto a la escasez, dos divisiones de la cuenca están en situación de normalidad, dos en prealerta y dos en alerta.

Indicadores de sequía en la cuenca del Tajo a julio de 2022. Fuente: Confederación Hidrográfica del Miño-Sil.

¿Cuál es la situación de los embalses en la parte española de estas cuatro cuencas internacionales? A 23 de agosto de 2022, el Miño-Sil se encuentra al 49,27% frente al 65,15% de la media de los últimos 10 años en esta misma semana. El Duero tiene sus embalses al 39,18% de su capacidad (60,69% la media de 10 años). El Tajo está al 38,49% cuando la media de los últimos 10 años fue del 50,37%. Los embalses del Guadiana están al 24,89% frente al 52,76% de los últimos 10 años.

Portugal también afronta la sequía

Roberto González recuerda que Portugal también afronta una sequía que es regional. Como indican los últimos datos del Observatorio Europeo de la Sequía (EDO, en sus siglas en inglés), casi todo el territorio de Portugal está en situación de aviso o de alerta. Su informe del mes de agosto destaca que el centro y sur de Portugal están entre las regiones europeas más afectadas por una menor precipitación de lo habitual en los últimos tres meses. Una situación que EDO no prevé que mejore porque proyecta un tiempo más seco de lo normal en el este de Portugal hasta octubre de 2022.

Mapa de las sequías actuales en Europa. Fuente: EDO

Además, la energía hidroeléctrica almacenada en los embalses es menos de la mitad de la media de los cinco años previos, el almacenamiento de agua para el riego está empeorando y todos los embalses han disminuido su agua almacenada. En torno al 25% de los embalses son muy deficitarios y pueden no satisfacer las necesidades de riego, concluye el informe sobre el país ibérico [pág. 15].

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.