Desde hace unos días circula una cadena de WhatsApp que afirma que el Parlamento Europeo ha condenado el comunismo y el estalinismo y "obliga al Estado Español a retirar los reconocimientos, honores y calles" relacionados con estos. Como ejemplo pone los nombres de Carrillo, Pasionaria, Negrín o Largo Caballero. Además, esta cadena y otros contenidos publicados afirman que la institución europea también obliga a "informar en los colegios, centros educativos y televisiones de los crímenes del comunismo".

Es un bulo: esta cadena se basa en una resolución del Parlamento Europeo que no es vinculante y que además no pide su retirada, aunque sí que señala la existencia de monumentos y lugares conmemorativos en espacios públicos que ensalzan los regímenes totalitarios en algunos Estados miembros. Tampoco se hace referencia a ningún nombre propio de los que se difunden con la cadena.

El Parlamento señala la existencia de "monumentos y lugares conmemorativos que ensalzan los regímenes totalitarios" en algunos Estados, pero la resolución no es vinculante

La cadena viralizada y contenidos como el publicado por el blog Verdades Ofenden afirman que "una norma europea de obligado cumplimiento" impone al Gobierno español la retirada de "los reconocimientos, honores y calles" a todos los "agentes en España" del comunismo y estalinismo. Estos contenidos surgen a partir de la aprobación en el Parlamento Europeo el pasado 19 de septiembre de 2019 de un texto que ni es vinculante ni dice lo que se afirma en el contenido viralizado.

En la resolución "Importancia de la memoria histórica europea para el futuro de Europa", aprobada con motivo del "80º aniversario del estallido de la Segunda Guerra Mundial", se "condena toda manifestación y propagación de ideologías totalitarias, como el nazismo y el estalinismo, en la Unión". Según asegura el Parlamento Europeo a Maldita.es, esta "resolución no es vinculante, se trata de una declaración política".

En el punto 18 de este texto el Parlamento Europeo "señala que en algunos Estados miembros siguen existiendo en espacios públicos (parques, plazas, calles, etc.) monumentos y lugares conmemorativos que ensalzan los regímenes totalitarios". También "expresa su preocupación por el hecho de que se sigan usando símbolos de los regímenes totalitarios en la esfera pública y con fines comerciales, y recuerda que varios países europeos han prohibido el uso de símbolos nazis y comunistas". Sin embargo, en ningún momento la institución europea obliga a los Estados miembros a su retirada en esta resolución.

Además, en la cadena de WhatsApp que se está difundiendo y en contenido publicado en portales web y blogs se señalan algunos nombres propios como Carrillo o Pasionaria a los cuales no se hace referencia en ningún momento en esta resolución.

El Parlamento Europeo "pide a los Estados miembros el análisis de las consecuencias de los regímenes totalitarios en los planes de estudio y libros de texto"

En el apartado 8 de esta resolución se pide a todos los Estados miembros que conmemoren el 23 de agosto como Día Europeo Conmemorativo de las Víctimas del estalinismo y del nazismo. Además, en este texto se pide a los Estados que "sensibilicen a la nueva generación con respecto a estas cuestiones incluyendo la historia y el análisis de las consecuencias de los regímenes totalitarios en los planes de estudios y los libros de texto de todas las escuelas de la Unión". Por lo tanto, de nuevo se trata de una petición y no de una obligación.

En cuanto a la afirmación que se hace en la cadena de WhatsApp sobre la obligación de "informar en televisiones de los crímenes del comunismo", no se hace ninguna referencia en el escrito aprobado por el Parlamento. Sin embargo, sí que se pide a los Estados miembros que eviten la banalización de los "crímenes cometidos por los nazis y sus colaboradores" en el Holocausto en los medios de comunicación. Pero, como ya hemos indicado más arriba, esta resolución no es vinculante.