MENÚ

Qué medidas estudia la Unión Europea y cuáles se proponen en algunos países para reducir las emisiones de los jets privados

Publicado
Claves
  • La mayoría de los vuelos en jet privado son "vuelos de negocios", lo que les exime de pagar impuestos por el combustible
  • La Comisión Europea propone que los jets tributen lo mismo que el resto de aeronaves
  • En Italia, los vuelos en jet pagan un impuesto según la longitud del trayecto
  • En Bélgica, Reino Unido y Francia algunos políticos han sugerido medidas para reducir sus emisiones
 
Comparte

Los viajes en jet privado han vuelto al debate, sobre todo en Francia, por sus emisiones de gases de efecto invernadero que contribuyen a la crisis climática. Según la cuenta francesa I Fly Bernard, durante el mes de agosto, los 26 vuelos que realizaron seis aviones de multimillonarios franceses emitieron 200 toneladas de CO2, que es casi 40 veces más que las emisiones per cápita en España en 2019.

Según un estudio de Transport & Environment publicado en 2021, los vuelos en jet privado aumentaron sus emisiones de CO2 un 31% entre 2005 y 2019. El análisis detalla cómo estos vuelos representan el 39% de las emisiones del sector de la aviación en la Unión Europea. Según la entidad, los tres países donde este tipo de vuelos resultó más contaminante fueron Reino Unido, Francia e Italia. Representaron respectivamente el 19,2%, el 16,5% y el 10,2% del total de toneladas de CO2 emitidos por la aviación de jets privados en la Unión Europea (UE). Según otro estudio, la turbina de un modelo de jet privado Dassault Falcon 900EX emite más partículas de hollín contaminante que un Boeing 737.

Te explicamos por qué el queroseno de los jets privados no paga impuestos hoy en día, qué medidas estudia la Unión Europea (UE) y cuáles proponen algunos países para reducir las emisiones de los jets privados.

La Comisión Europea propone que los jets tributen lo mismo que el resto de aeronaves

Actualmente, según la directiva europea 2003/96, están exentos de pagar impuestos “los productos energéticos suministrados para su utilización como carburante en la navegación aérea distinta de la navegación aérea de recreo privada”. Según la misma norma, se entiende por “navegación aérea de recreo privada” el uso de una aeronave para “fines no comerciales y [...] distintos del transporte de viajeros o mercancías”. Lo que ocurre es que la gran mayoría de los desplazamientos en jet privado se entienden como “vuelos de negocios”, según los expertos consultados por Maldita.es.

Roman Kók, portavoz de la Asociación Europea de la Aviación de Negocios (EBAA, por sus siglas en inglés), explica que “por lo general es muy difícil” establecer una diferencia entre un vuelo de recreo y un vuelo de negocios, poniendo como ejemplo los numerosos viajes a Ibiza. Kók expone que “según los más de 70 operadores con los que trabajan, el 80% de los vuelos que realizan son por motivos de negocios”.La directiva 2003/96 establece también que “los Estados miembros podrán limitar el ámbito de aplicación de dicha exención a los suministros de queroseno de aviación”. El principal combustible de los aviones es el queroseno, excepto el de las pequeñas avionetas de las escuelas de aviación, que emplean gasolina. Por lo tanto, los jets privados que realicen viajes de negocios están sujetos a esta exención tributaria.

La Comisión Europea publicó en 2021 la propuesta de directiva 2021/0213/CNS porque “a fin de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, se requiere una fiscalidad medioambiental efectiva”. La propuesta distingue los aviones de uso comercial, los de transporte de mercancías y las aeronaves de negocios y recreo; detallando que estos últimos deben estar sometidos a los mismos impuestos “que los Estados miembros apliquen a los carburantes y a la electricidad” sin acogerse al periodo de transición de 10 años que se plantea para los aviones comerciales.

La propuesta de directiva sobre los impuestos a los productos energéticos aún se está negociando y actualmente está siendo debatida en el Consejo de la Unión Europea.

Italia cuenta con una tasa especial a estos vuelos desde 2012

En 2012 Italia impuso una tasa especial para todos los vuelos en jet privado que se realizaran con salida y entrada dentro de su territorio. Este impuesto se aplica por cada pasajero que viaje en el trayecto. Según la Agencia Tributaria de Italia, se tienen que abonar 10 euros por pasajero siempre que el trayecto no supere los 100 kilómetros. Para distancias entre 100 y 1.500 kilómetros, la imposición asciende a 100 euros. En cuanto se superen los 1.500 kilómetros por trayecto, el gravamen es de 200 euros.

El mismo debate que está sucediendo en otros países del entorno también está teniendo lugar en Italia. La cuenta Jet dei Richi (‘El jet de los ricos’ en italiano), presente en Twitter e Instagram, publica los vuelos de políticos, empresarios y celebridades italianas desde el 24 de junio de 2022. Además, el partido ecologista Verdi-Sinistra lanzó el 28 de agosto una campaña en la que defendían la “abolición” de los jets privados.

En Francia, el ministro de Transportes se ha mostrado partidario a limitar ese tipo de vuelos

Como ya explicamos en Maldita.es, el ministro francés de Transportes, Clément Beaune, se mostró partidario de limitar los vuelos de los aviones privados a empresas y particulares, sin detallar a día de hoy medidas en concreto. En una entrevista en Le Parisien, el mandatario aseguró que “hay una serie de comportamientos inadmisibles” en relación a este tipo de desplazamientos. “Tenemos que actuar y regular los vuelos en jets privados. Se está convirtiendo en el símbolo de un esfuerzo a dos velocidades”, afirmó Beaune. Sus declaraciones no fueron avaladas por los ministros del Gobierno ni por el presidente Macron, como explicamos en Maldita.es.

La ministra de Transición Ecológica, Agnès Pannier-Runacher, aseguró en una entrevista en France Inter que se trata de “un problema muy limitado en términos de impacto climático”. “Es un tema que estamos abordando a nivel europeo, es importante que ningún sector se escape de imponer un precio a la tonelada de carbono; tanto como el sector de la aviación, del transporte marítimo, como el sector del transporte”, explicó. La mandataria también subrayó la necesidad de abordar ese debate a nivel europeo, ya que “si se tasa a estos aviones en Francia, pero aterrizan en la frontera”, no sería eficaz.

El secretario nacional de Los Verdes, Julien Bayou, aseguró en una entrevista en Libération que “es hora de prohibir los vuelos privados”. El diputado aseguró al periódico que presentarán un proyecto de ley o una iniciativa europea para “reparar las injusticias”.

A raíz de este debate, el jugador del equipo de fútbol Paris St-Germain Kylian Mbappé y su entrenador Christophe Galtier fueron preguntados por uno de los últimos vuelos del equipo a la ciudad de Nantes para jugar un partido. Esta localidad situada a 345 kilómetros de París, cuenta con una conexión de alta velocidad con la capital cuyo viaje dura menos de dos horas; tal y como expuso el presidente del operador francés de trenes estatal SNCF en las redes sociales. La pregunta provocó la risa de ambos y Galtier ironizó con que el equipo estaba estudiando desplazarse en “triciclos de vela”. Esta reacción provocó la indignación de figuras como la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, quien les respondió en su cuenta de Twitter que si “iban en serio”.

No es la primera vez que Francia trata de regular el sector de la aviación. Según Reuters, en abril de 2021 el Elíseo prohibió los vuelos nacionales en rutas que se puedan cubrir en tren en menos de dos horas y media. Esta medida se encuadraba dentro de la Ley 2021-1104 de Lucha contra el Cambio Climático que aprobó el ejecutivo francés en agosto de 2021. En su artículo 145 se detallaba cómo quedaban “prohibidos los servicios regulares de transporte público aéreo transporte de pasajeros [...] dentro del territorio francés, cuyo viaje también se efectúe por la red ferroviaria nacional sin correspondencia y mediante varios enlaces diarios de menos de dos horas y media de duración”.

Sin embargo, tal y como explicamos en Maldita.es, quedó suspendida tras un recurso que presentaron ante la UE 165 aeropuertos franceses en el que alegaban que incumplía el reglamento comunitario. El Gobierno francés redactó un nuevo proyecto de decreto que aún está estudiando Bruselas.

Diferentes propuestas en Bélgica y en Reino Unido

El 4 de agosto de 2022, el Partido Verde Flamenco sugirió la aplicación de un impuesto de 3.000 euros a este tipo de transporte. Por su parte, el Ministro de Movilidad belga, Georges Gilkinet, se ha mostrado partidario el 20 de agosto de introducir un impuesto al queroseno para garantizar un trato equilibrado entre los diferentes medios de transporte. Según los datos que publicó en su perfil de Twitter, durante los primeros cinco meses de 2022 en Bélgica se han registrado más de 50.000 vuelos privados.

Al margen de la reciente prohibición de los vuelos en jet privado a los multimillonarios rusos tras la invasión de Ucrania, en 2019 el Partido Laborista de Reino Unido propuso “una eliminación gradual” de este tipo de aviones. Su encargado del área de Transportes, Any McDonald, tuiteó por aquel entonces que “los multimillonarios que están causando un daño profundo al clima”. “Una eliminación gradual del uso de los aviones privados de combustible fósil es una propuesta sensata”, afirmó en el tuit.

Según un informe del ‘think-tank’ británico medioambiental Common Wealth publicado en 2019, en aquel año se realizaron un total de 128.000 vuelos entre Reino Unido y Europa con jets privados, suponiendo el 6% de todo el tráfico aéreo del Reino Unido.

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.