MENÚ

Cómo interpretar un mapa de riesgo por calor y cómo alertan a la población vulnerable

Publicado
Actualizado
Comparte

El 12 de junio empezó la primera ola de calor en 2022 en España y por primera vez, se incluyó un mapa de niveles de riesgo sobre la salud. Aquí puedes suscribirte al sistema de avisos de este mapa. ¿Qué significa y cómo se calculan los niveles de riesgo? Os lo explicamos.

Tres factores marcan el mapa de riesgo sobre la salud por calor

Los criterios para asignar los niveles de riesgo por exceso de temperaturas son tres. Uno es las temperaturas umbrales máximas y mínimas, es decir, la temperatura a partir de la cual se define una ola de calor en cada provincia, cuando se supera el 95% superior (percentil 95) de las series de temperatura máxima diaria. Varía por provincias y, por ejemplo, en Almería es una temperatura máxima de 36 ºC, de 30 ºC en Asturias y de 40 ºC en Córdoba. A partir de esa temperatura aumentó la mortalidad atribuible al calor en España en el periodo 2000-2009.

Otro factor son las temperaturas máximas y mínimas previstas en el día y en la predicción a cinco días. El tercer factor es si se mantiene la superación de las temperaturas umbrales al ser un factor de riesgo.

Cuatro niveles de riesgo

En base a esos criterios, se fijan cuatro niveles de riesgo. Si no se supera a la vez los valores umbrales de temperatura máxima y mínima previstas de referencia, el nivel es 0 y se refleja de color verde. Si se superan uno o dos días, el nivel dado es nivel 1 y se representa con el color amarillo. Si son tres o cuatro días, es nivel 2, con color naranja. Si el número de días es cinco, el nivel es 3, representado con el color rojo.

Factores de riesgo ante una ola de calor

Los principales factores de riesgo asociados con la exposición a olas de calor a nivel personal son ser mayor de 65 años o menor de 4 años, estar embarazada y tener enfermedades cardiovasculares, respiratorias y mentales como demencias y alzhéimer. También enfermedades crónicas como la diabetes y algunos tratamientos médicos (diuréticos, neurolépticos, anticolinérgicos y tranquilizantes).

Además, los trastornos de la memoria, las dificultades de comprensión o de orientación y la poca autonomía en la vida cotidiana también es un riesgo de salud ante una ola de calor, así como las enfermedades agudas y el consumo de alcohol y otras drogas.

A nivel ambiental, laboral o social, quienes están más en riesgo son personas que viven solas, en la calle y/o en condiciones económicas desfavorables, sin climatización y en casas difíciles de enfriar. También por exposición excesiva al calor por razones laborales como en trabajos manuales en el exterior o que exigen un fuerte contacto con ambientes calurosos, deportivas o de ocio. Vivir en una zona muy urbanizada o con contaminación ambiental es otro factor a tener en cuenta. Y además, la exposición continuada durante varios días a altas temperaturas que se mantienen por la noche.

Consejos ante una ola de calor

Si te encuentras en esas situaciones de riesgo en una zona con riesgo por el exceso de calor, recuerda los consejos de prevención del Ministerio de Sanidad en estos casos:

  • Bebe agua y líquidos frecuentemente, incluso si sientes sed y sin importar la actividad física que realice. 
  • Evita las bebidas con cafeína, alcohol o muy azucaradas porque pueden favorecer la deshidratación.
  • Presta especial atención a bebés y menores, mujeres gestantes, personas mayores y el resto de personas en situación de riesgo. 
  • Permanece el mayor tiempo posible en lugares frescos, a la sombra o climatizados.
  • Reduce la actividad física y evita realizar deportes al aire libre en las horas centrales del día. 
  • Usa ropa ligera, holgada y que deje transpirar.
  • No dejes a ninguna persona en un vehículo estacionado y cerrado, especialmente a personas menores de edad, mayores o con enfermedades crónicas. 
  • Consulta a tu profesional sanitario ante síntomas que se prolonguen más de una hora y que puedan estar relacionados con las altas temperaturas. Mantén tus medicinas en un lugar fresco; el calor puede alterar su composición y sus efectos.
  • Haz comidas ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor como las ensaladas, las frutas, las verduras y los zumos.

Aquí puedes leer el resumen de este artículo adaptado a lectura fácil por Plena Inclusión. 


Primera fecha de publicación de este artículo: 10/06/2022

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.