El diario ABC publicaba el 11 de octubre que el Gobierno de Manuela Carmena tenía “entre sus planes crear e implantar una moneda local en Madrid para impulsar y favorecer el comercio de proximidad”.

En esa noticia se recogían las declaraciones de la portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, que a través de un mensaje en Twitter aseguraba que Carmena había gastado “150.000 euros por un informe de 49 páginas sobre la moneda alternativa municipal, el Madroño”.


Captura del tuit de Begoña Villacís

El informe al que hace referencia Villacís es la Estrategia de Economía Social y Solidaria de la ciudad de Madrid 2017-2025 aprobada por la Junta de Gobierno de la Ciudad de Madrid el 27 de septiembre de 2018.

Los 150.000 € no son solo por el informe de la moneda

El documento que recoge el “desarrollo de una moneda local” contiene 60 páginas en las que se recoge el proyecto piloto y otras 68 acciones más. 

Los 157.300 euros no son solo por la realización de un informe sobre la moneda local o las otras 68 acciones sino por todas las fases de trabajo que se han debido de llevar a cabo durante 8 meses para la elaboración de un “Plan Estratégico”.

La entrega de este informe es el último requisito que debe cumplir la empresa que ganó el contrato de “Elaboración de estudios para el Plan estratégico de la Economía Social en la Ciudad de Madrid”, que se adjudicó por 157.300 euros.

Ese contrato, según los pliegos, consta de 3 fases en total: una primera fase de diagnóstico de la situación de partida con información ya existente y “los aportes del panel de expertos urbanos que se ha de crear para apoyar las distintas fases del proyecto”; una segunda con un debate estratégico para “determinar objetivos consensuados y colectivamente asumidos” mediante la creación de grupos de trabajo; y una tercera fase de “evaluación de todos los planes vigentes y de los proyectos municipales pendientes de acometer” y que finaliza con la realización de un documento base para la creación del Plan Estratégico.



Los 150.000 euros de los que habla Begoña Villacís son el pago para la realización de todo el contrato del Plan Estratégico. Desde Maldito Dato no podemos evaluar todas las fases que se han llevado a cabo en el proceso ni los estudios que han derivado en las 69 acciones que se recogen en el informe final. Sólo hemos tenido acceso al informe y a los documentos públicos del contrato y, por ello, no podemos ni confirmar ni desmentir en qué se ha invertido más concretamente la cuantía del contrato.

¿De dónde viene el nombre de “madroño”?

Ni en el contrato ni en el informe al que hace referencia Villacís aparece ninguna mención al nombre de la moneda. Entonces, ¿de dónde viene la denominación de “madroño”?

El nombre de “madroño” apareció por primera vez como una propuesta de Eduardo Garzón, exasesor del Área de Economía y Hacienda en el Ayuntamiento de Madrid, en un artículo en el El Salto publicado en febrero de 2018. En ese momento, Garzón ya no trabajaba para el Ayuntamiento, ya que había sido cesado por la alcaldesa, Manuela Carmena, en diciembre de 2017.

#FundaMaldita.

Te necesitamos para luchar contra la mentira. Llevamos un año detectando, comprobando, desmintiendo y viralizando la verdad con tu ayuda y queremos seguir construyendo Maldita.es contigo.

Queremos convertirnos en fundación para no ser propiedad de nadie y hemos empezado un crowdfunding. Dona si puedes y difunde en redes.

Hazte embajador/a de Maldita.es