Una mujer de 69 años en Seattle (Estados Unidos) ha fallecido por una infección de una "ameba ‘comecerebros' después de lavarse la nariz con agua del grifo". Nos habéis preguntado sobre este episodio. Os lo explicamos.

La mujer ingresó por convulsiones en enero y un escáner mostró lo que parecía un tumor cerebral. Tras analizar el tejido cerebral, descubrieron que la ameba Balamuthia mandrillaris había infectado su cerebro y se estaban 'comiendo' las células cerebrales, según contó el neurocirujano que la operó al Seattle Times. Falleció un mes después.

Los médicos creen que la ameba Balamuthia mandrillaris la infectó al hacerse la fallecida un lavado nasal con agua del grifo contaminada con la ameba para combatir una sinusitis en vez de usar agua salina o estéril. Es el primer caso conocido de infección cerebral de esta ameba causada por un posible lavado nasal. De los 109 casos conocidos en Estados Unidos de infección con esta ameba causada por otros medios entre 1974 y 2016, el 90% de los infectados fallecieron. 

Es decir, que las infecciones de Balamuthia mandrillaris son muy, muy poco comunes, pero cuando ocurren son muy peligrosas.

Las infecciones cerebrales causadas por amebas no se limitan a Balamuthia mandrillaris. La más conocida es Naegleria fowleri, también llamada 'ameba comecerebros' en los medios de comunicación. Esta famosa ameba también tiene una mortalidad altísima: menos del 3% de los infectados en Estados Unidos han sobrevivido. Entra por la nariz y a través del nervio olfativo infecta el cerebro.

Pese a su peligrosidad, beber agua contaminada con Naegleria fowleri no es un riesgo, la ameba es peligrosa solo si entra por la nariz. Al menos otras dos personas en Estados Unidos han muerto por lavados nasales realizados con agua de grifo infectada con esta ameba pero lo más común es infectarse en verano en lagos o ríos de agua cálida, ya que la ameba prolifera mejor en aguas calientes.

Otras amebas con capacidad para infectar el cerebro son las del género Acanthamoeba. Aunque son casos más raros, hay más amebas que pueden matarnos al infectar nuestro cerebro: la Sappinia pedata Entamoeba histolytica

Sobrevivir es difícil pero posible. Una niña de 10 años de Toledo que se infectó posiblemente en una piscina climatizada es el primer caso conocido en España de supervivencia a Naegleria fowleri. Fue tratada con el antibiótico y antifúngico anfotericina B.

Este artículo es parte de nuestro consultorio semanal, que puedes leer completo aquí.