En los últimos días, circula una imagen de un perro pintado de morado por las redes sociales sobre el que se dice que "feministas" lo han rocíado y grafiteado "por no ser hembra" cuando "deambulaba cerca de la marcha (...) buscando comida". Es un bulo.

Por el contexto en el que se ha movido y los perfiles que la han compartido, que hablan de "lo que pasó en México", la "marcha" hace referencia a la que se celebró el pasado 16 de agosto en la Ciudad de México "para protestar contra la violencia machista" y "la pasividad de las autoridades ante una secuencia de denuncias por violación", según recoge El País.

Sin embargo, esta imagen no es actual. Se publicó en julio de 2016 cuando una usuaria de Facebook compartió su fotografía para denunciar que lo habían pintado y explicar que lo había encontrado "en la puerta de la heladería Ice Cream", señala en la publicación.

Tal y como se puede ver en su página de Facebook, la usuaria vive en Las Flores (Argentina), no en México. En Google Maps, "la heladería Ice Cream" que cita la usuaria en Facebook se sitúa en la Avenida San Martín en Las Flores. Además, las sillas coinciden con la sombra de la silla que aparece en la imagen del perro.

Es decir, la fotografía ya se había compartido en Argentina tres años antes de esta manifestación por lo que no podría haberse sacado mientras el perro "deambulaba cerca de la marcha" y "se acercó buscando comida" en la Ciudad de México.

Sin embargo, no hay pruebas de que el perro fuera agredido anteriormente a esta fecha, 5 de julio de 2016, por "feministas". De hecho, en su post de Facebook, la usuaria no menciona quiénes pudieron ser los posibles agresores del perro.

Por lo tanto, no es cierto que "feministas rocían y grafitean a perro con spray por no ser hembra" durante una "marcha" en la Ciudad de México porque la fotografía ya se había compartido por una usuaria de Facebook en Argentina tres años antes de esta manifestación.