Nos habéis reenviado un mensaje en el que se asegura que es posible revertir los efectos del alzheimer si se elimina el gluten, se reducen los carbohidratos, se aumentan las proteínas y se toman suplementos de vitaminas y minerales. Puesto que el alzheimer es una enfermedad degenerativa grave y sin cura conocida a día de hoy, es normal que este tema interese a mucha gente. Pero, ¿es verdad que los cambios en la dieta pueden curar el alzheimer?

No, no es verdad. Desafortunadamente, a día de hoy el alzheimer no tiene cura, ni con fármacos ni con cambios en el estilo de vida (lo que incluye la dieta). 

via GIPHY

Lo que sí se ha demostrado es que la alimentación tiene un papel importante en la prevención de la enfermedad y para frenar su avance. El motivo está en la propia naturaleza de la enfermedad. Tal y como explica el nutricionista Aitor Sánchez García en su blog Mi Dieta Cojea, el deterioro de las funciones cerebrales está causado por la pérdida de la sinapsis neuronal, que es la conexión y envío de información de unas neuronas a otras. Esa sinapsis se produce gracias a las membranas neuronales, formadas por unos componentes llamado fosfolípidos. 

Algunas investigaciones sugieren que determinados tipos de alimentación saludable (lo que llamamos la dieta mediterránea) así como una alta actividad física favorecen la formación de esos fosfolípidos, previniendo y ralentizando el proceso degenerativo del cerebro que supone el alzheimer. Eso no quiere decir que pueda revertirlo, solo que puede frenarlo

Otro estudio, este más pequeño y sin grupo de control, sugiere que otro tipo de dieta (cetogénica, alta en grasas y muy baja en hidratos de carbono) puede revertir alguno de sus efectos en la pérdida de memoria y capacidades mentales. Son resultados esperanzadores pero aun están lejos de estar sólidamente demostrados. 

*Actualizado el 16 de septiembre de 2019 porque la dieta cetogénica es alta en grasas y no en proteínas.

*El 17 de septiembre de 2019 cambiamos el apoyo gráfico del artículo.