La mañana del 11 de marzo de 2004 explotan 10 bombas en cuatro focos* en Atocha, Santa Eugenia y El Pozo. Son los mayores atentados de la historia de España y el Gobierno de José María Aznar lo tiene claro: ha sido ETA.

La versión sobre la autoría de la banda terrorista ETA se mantuvo hasta después de que las pruebas indicaran lo contrario. Es más, después de las elecciones generales del 14 de marzo, miembros del PP siguieron hablando de “la sombra de ETA”.

Primer bulo: el institucional

El Gobierno, entonces presidido por Aznar, no dudó desde el principio en asegurar que “todo apuntaba” a ETA. Aznar inició una ronda de llamadas telefónicas a los directores de medios para comunicarles que había sido ETA. Mientras, Ángel Acebes comparecía en varias ocasiones señalando a los terroristas de ETA. En la Cadena Ser, podemos escuchar cómo fue cambiando el discurso del entonces ministro del Interior en sus distintas comparecencias: del "ETA buscaba una masacre en España; hoy lo ha conseguido" a "ETA sigue siendo la principal línea de investigación" y su "a ningún español le puede extrañara que la prioridad sea ETA". Después, anunciaría la detención de cinco personas por los atentados, sin vinculación alguna con ETA.

Acebes afirmó tiempo después que él decía lo que los mandos policiales le trasladaban. No es real. Una hora antes de que el juez ordenara la detención del terrorista Jamal Zougam y cuando ya se conocía la existencia de la furgoneta con cinta con fragmentos del Corán, la bolsa con la bomba desactivada y los explosivos distintos a los de la banda terrorista ETA, Acebes insistía, durante una rueda de prensa a las dos y media del sábado 13 de marzo, en que "la prioridad en la investigación es la banda que lleva 30 años matando y 900 muertos".

Ese mismo día, El Mundo publicaba una entrevista con el entonces candidato del PP a las elecciones generales, Mariano Rajoy, en la que este afirmaba tener "la convicción moral" de que el atentado había sido cosa de ETA.

Resultado de imagen de rajoy conviccion moral eta

Ya después de las elecciones, la teoría de la implicación de ETA en los atentados del 11M no cesó. En el mes de julio, en la comisión de investigación Acebes aún mantenía que quería "saber el alcance real de la sombra de ETA" sobre el 11M.

Dos años después de los atentados, en abril de 2006, Vicente Martínez Pujalte, diputado del PP y portavoz en la comisión decía que "nadie se atrevería a decir que los terroristas islámicos y los de ETA son como el agua y el aceite" porque "se mezclaban en las cárceles y usaban procedimientos comunes. Algún tipo de relación sí existía".

Un año después, en 2007, Rajoy afirmó que "nadie en el PP dice que el 11M sea obra de ETA". "No, no. En mi partido no hay nadie que diga que ETA hizo eso. Si alguien lo dice yo le exigiré que lo pruebe, y si no lo prueba, le diré que no lo puede decir",

El bulo de tarjeta del grupo Mondragón

Esta "teoría" fue publicada en el El Mundo en mayo de 2006. El bulo tenía el siguiente titular: La furgoneta del 11M tenía una tarjeta del Grupo Mondragón en el salpicadero.

La famosa tarjeta del Grupo Mondragón.

"Los primeros policías que llegaron hasta la furgoneta Renault Kangoo, observaron algo en su interior que les llamó la atención. En la tarjeta podía leerse con claridad las palabras Grupo Mondragón". "Tenía un número de teléfono fijo cuyo prefijo también llevaba al norte".

El Partido Popular, con Eduardo Zaplana a la cabeza, hizo suya la teoría de El Mundo. El 4 de mayo de 2006 el que fuera president de la Generalitat Valenciana declaró a Antena 3 Televisión: "La tarjeta existe con toda seguridad".

La realidad es que dentro de aquella furgoneta se había encontrado una cinta cassette de la Orquesta Mondragón y la tarjeta de visita era de Gráficas Bilbaínas, una empresa de Madrid.

El bulo del ácido bórico

El Mundo y la Cope vieron en el ácido bórico la conexión entre el 11M y ETA. El periódico tituló: "Interior falsificó un documento para ocultar al juez lazos entre el 11-M y ETA".

Los "lazos" entre el 11M y ETA.

La realidad es que en 2008 la sección 15 de la Audiencia de Madrid corroboró que lo del ácido bórico, un producto que puede servir, por ejemplo, para matar cucarachas, no tenía ningún tipo de relevancia. Absolvió del delito de falsedad a los cuatro altos cargos de la policía científica y arremetió contra uno de los peritos que había vinculado a ETA con los yihadistas. Confirmó la irrelevancia de que en dos casas distintas se encuentre  "una sustancia de uso doméstico".

Además la Comisaría General de Policía Científica hizo público un comunicado respondiendo a las acusaciones:

1º.- Que en modo alguno se remitió al Juez Del Olmo un informe falso, pues el que se le remitió es el único informe oficial elaborado por esta Comisaría General.

2º.- Que el otro documento al que se hace referencia en el citado diario, es un simple borrador. Un borrador que siguió el procedimiento administrativo habitual que pasa por la supervisión del Jefe del Laboratorio Químico-Toxicológico y del Secretario General de esta Comisaría General. En ese trámite se comprobó que las "OBSERVACIONES" que hacían los Peritos no eran más que elucubraciones y consideraciones subjetivas sin fundamento científico alguno y que, por lo tanto, no debían, ni podían constar en un informe científico. Las citadas elucubraciones eran especialmente inconsistentes tratándose de una sustancia tan común como es el ÁCIDO BÓRICO. Una sustancia que tiene múltiples utilidades: se emplea como conservante, para adulterar droga, fabricar cosméticos, pinturas y tintes, la manufacturación de cementos, vidrios y porcelanas o como insecticida contra insectos domésticos y coleópteros, etc.

Que el ácido bórico analizado había sido intervenido el día 17 de diciembre de 2004 en el domicilio particular del detenido HASSAN EL HASKI en la isla de Lanzarote, como consecuencia del registro efectuado y que había sido autorizado legalmente.

El bulo del informe de Díaz de Mera

Agustín Díaz de Mera, director general de la Policía con el último Gobierno de Aznar, afirmó que "habían ocultado al juez un informe con pruebas de las conexiones de ETA con los islamistas".

El tribunal del 11M le pidió que lo demostrara y Díaz de Mera dice que se lo contó un agente de policía y el juez le pregunta quién es. Díaz de Mera se niega a contestar y dice que si revela su nombre “pondría en peligro la seguridad de la fuente y luego su seguridad laboral”. Finalmente aparece el informe sobre la relación entre ETA y los islamistas, que no era secreto ya que el juez lo tenía desde hace más de un año y en él se dice justo lo contrario: no existe relación. Además, el autor del informe niega que hablase de él con Díaz Mera y niega que le alertara de la vinculación entre ETA y el 11-M. Aquí podéis leer todo el relato con fuentes en Escolar.net

El bulo de la mochila de Vallecas

"¿Dónde estaba la mochila? ¿Quién la puso allí?" En marzo de 2006, Rajoy salía a utilizar este elemento como parte de la teoría de la conspiración. "Esto es enormemente grave. La obligación de la Policía es explicarlo. Si no estaba ¿quién la puso allí? Requiere una aclaración. Es que, si esto se confirma, podría anular la investigación y podría anular el sumario".

El Mundo defendió que la 'mochila de Vallecas' no estaba entre los objetos que la Policía encontró. La realidad es que un total de seis policías (un oficial y cinco agentes) declararon ante el juez de la Audiencia Nacional, Juan del Olmo, que todos los efectos encontrados en el tren en el que hicieron explosión dos bombas el 11 de marzo de 2004 en la estación de El Pozo estuvieron en todo momento controlados y vigilados por efectivos policiales.

El bulo de los explosivos de ETA

El análisis final de los explosivos del 11M desmanteló una de las teorías de la conspiración: que los explosivos eran del tipo de los que utilizaba ETA.

El informe final evidencia que tanto los restos de la dinamita que explotó como las muestras halladas en los escenarios relacionados con el 11M eran de Goma 2 ECO, del mismo tipo que la robada en la mina de Asturias que fue vendida luego a los islamistas.

En todos los casos se halló un porcentaje de dinitrotolueno (DNT) inferior al 1%, lo que aireó el bulo de que estaba vinculado a los explosivos (Titadyne) que suele utilizar ETA. La realidad es que los ocho peritos que analizaron las muestras indicaron que el DNT no era un componente de la dinamita, sino que ésta se había contaminado en su fabricación o en otro momento.

El bulo de Trashorras y ETA

En septiembre del 2006, el entonces director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, dedicó tres portadas consecutivas al exminero José Emilio Suárez Trashorras, condenado a 34.715 años de cárcel. Trashorras señalaba en esas entrevistas que Jamal Ahmidan, El Chino, tenía contactos con ETA y que el 11M era un golpe de Estado encubierto.

Entrevista a Trashorras, condenado en el juicio del 11M.

Las declaraciones de Trashorras a El Mundo quedaron en entredicho cuando El País publicó una conversación entre Trashorras y sus padres en las que el exminero decía: 'Mientras el periódico El Mundo pague, si yo estoy fuera, les cuento la Guerra Civil española'.

Tiempo después Trashorras admitió que todo lo dijo para "generar confusión". "Implicar a ETA en el 11M fue una tontería. Lo dije para generar confusión".

El bulo de los vínculos de los terroristas islamistas con los etarras

El PP vinculó a los terroristas de ETA detenidos cuando se dirigían con una furgoneta cargada de explosivos a Madrid con los terroristas islamistas. Tomaron como base que su viaje se inició casi a la vez que el que hicieron los terroristas islamistas desde Asturias a Madrid cargados de explosivos robados. La investigación de los teléfonos descartó cualquier vínculo de ETA con el 11-M. Policía, Guardia Civil y CNI indagaron las posibles conexiones hasta calificarlas de "ridículas".

El PP pedía al PSOE que investigara y cuando llegó al gobierno no hizo nada

El mismo año que el PP llegó al gobierno aún seguían alimentando teorías de la conspiración. En enero de 2011 el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, aseguraba que "es raro" que el PSOE "no quiera conocer" hasta "la última molécula de verdad" de los atentados del 11-M. Tras 7 años de gobierno del PP, esa verdad escondida según algunos no salió a la luz. No salió, porque no existía.

*En un primer momento esta noticia afirmaba que el 11M de 2004 explotaron cuatro bombas en Atocha, Santa Eugenia y El Pozo. Posteriormente se corrigió, ya que explotaron 10 bombas en cuatro focos.