MENÚ
MALDITA EXPLICA

Elon Musk y la libertad de expresión: cinco veces en las que el empresario no defendió este derecho que ahora reivindica en Twitter

Publicado
Actualizado
Comparte

“El pájaro está liberado”. Con estas palabras ha celebrado el multimillonario Elon Musk la compra de la red social Twitter por 44.000 millones de dólares, como recoge El País. El movimiento se cerró el 27 de octubre tras meses de negociaciones, después de que las primeras operaciones comenzaran el pasado 25 de abril.*

 Los meses que ha durado este movimiento han ido acompañados de múltiples mensajes publicados por el multimillonario, en los que ha enarbolado la  bandera por la libertad de expresión, de la que dice ser un auténtico “absolutista”. Pasados unos meses de la compra, Musk continúa haciendo alarde de que es un férreo defensor de la libertad de expresión, asegurando que es una "batalla" a librar para el "futuro de la civilización": "Si la libertad de expresión se pierde incluso en Estados Unidos, la tiranía es lo único que nos espera", aseguraba recientemente en su perfil de Twitter.

Tampoco ha sido la única vez que el magnate habla sobre la plataforma y el concepto de "plaza pública". Musk ha asegurado que adquiere la plataforma porque “es importante para el futuro de la civilización tener una plaza digital común”, en la que “un rango de creencias se puede debatir de forma saludable, sin recurrir a la violencia”. “Lo hice para intentar ayudar a la humanidad, a la que quiero”, ha dicho en un comunicado en Twitter.

Desde que se anunció la transacción, esta ha suscitado más preguntas que respuestas. El primer movimiento del ahora dueño de Twitter ha sido despedir a los principales directivos de la plataforma, apunta Reuters, mientras que su consejero delegado ha avanzado a los inversores de la compañía que planea recortar hasta casi el 75% del personal una vez que tome el control, según recoge The Washington Post.*

Musk también ha ido advirtiendo en los últimos años de los cambios que ve necesarios para esta red social: desde la posibilidad de editar una publicación, eliminar en medida de lo posible los bots, hasta hacer públicos los algoritmos de la plataforma. No son pocos los planes que Elon Musk ha anunciado, y algunos de ellos ya os los hemos explicado en Maldita.es.

Pero de todas las críticas y modificaciones que el multimillonario quiere implantar en Twitter, son los que tienen que ver con su concepción personal de la libertad de expresión los que más incertidumbre levantan entre los usuarios. La relación del empresario con este derecho es, cuanto menos, polémica.

Elon Musk dijo que “revertiría” el veto permanente a Donald Trump en Twitter si se cerraba la compra (y lo ha hecho)***

En una conferencia organizada este 10 de mayo por el Financial Times, Musk puso sobre la mesa su opinión sobre el veto permanente que pesa sobre la cuenta del expresidente estadounidense Donald Trump y aclaró cuáles son sus intenciones. “Revertiría la prohibición permanente (sobre Trump)”, aseguró el millonario, que incidió en que no sería “algo que vaya a suceder definitivamente”. “Obviamente, todavía no soy dueño de Twitter”, llegó a argumentar, algo que ha cambiado el 27 de octubre. Apenas tres semanas después, el 19 de noviembre, Musk lanzó una pregunta en su perfil personal sobre si debía restaurar la cuenta el expresidente, a lo que los usuarios respondieron mayoritariamente que sí. Esta acción fue suficiente para el empresario para reactivar la cuenta, que a 21 de noviembre está disponible.

En un comunicado emitido el pasado 8 de enero de 2021, el equipo de Twitter aseguró que la suspensión permanente del expresidente se llevó a cabo para prevenir el “riesgo de una mayor incitación a la violencia”, en el contexto del asalto al Capitolio del pasado 6 de enero de 2021. Una medida que Musk tachó en la mencionada entrevista de ser “una mala decisión moral y extremadamente absurda”. “El veto a Donald Trump no acabó con su voz. Solo la amplificará dentro de la derecha”, argumentó. 

Tras hacer oficial la compra, uno de los primeros movimientos del magnate fue despedir a los principales directivos de la empresa. Entre ellos, Vijaya Gadde, uno de los nombres más relacionados con la salida de Trump de la red social, según recoge The Guardian. 

Twitter es una “plaza del pueblo digital”

No es la primera vez que Musk ha criticado las políticas de la red social, que en su opinión podrían ser “buenas” si “el 10% más extremista de la derecha y la izquierda están igual de descontentos" con ellas.

Desde que anunció su intención de comprar la red social, su actividad en este aspecto no ha hecho más que aumentar, asegurando que "la libertad de expresión es el fundamento de una democracia funcional, y Twitter es la plaza del pueblo digital donde se debaten temas vitales para el futuro de la humanidad"

Pero también llaman la atención otras publicaciones en las que ha utilizado memes del podcast de Joe Rogan (cómico estadounidense polémico por dar voz a discursos antivacunas y negacionistas de la COVID-19) para criticar la supuesta parcialidad de la red social en favor de la izquierda. O hacer como único responsable  de la polarización política a la izquierda “woke” (un término con una connotación similar a la de “progre”). 

Pero la relación entre Elon Musk y la libertad de expresión también tiene otros antecedentes más allá de su actividad en redes sociales. Sobre todo si atendemos a las ocasiones en las que el magnate se ha enfrentado a informaciones que no son de su agrado tanto dentro como fuera de sus negocios. 

1. Despedido tras mostrar fallos en los coches de Tesla

Sin duda alguna, una de las mayores polémicas que arrastra el magnate tiene que ver con la forma con la que maneja uno de sus principales negocios, la compañía automovilística Tesla. Uno de los casos más sonados fue el del despido de John Bernal, empleado de la compañía y dueño del canal de YouTube AI Addict, especializado en análisis de coches eléctricos. En concreto, del sistema autónomo de su vehículo personal, un Tesla Model 3.

Mientras que sus vídeos suelen mostrar la características a rasgos generales de las capacidades del vehículo, también habla sobre sus fallos y defectos, como son trayectorias erróneas o incluso colisiones provocadas por el sistema de asistencia a la conducción, como muestra este vídeo publicado el 7 de febrero de 2021.

Pero al poco tiempo de mostrar este accidente, Bernal fue despedido de la empresa sin que esta diera de forma oficial motivo alguno, según incidió el empleado. Además, el acceso a este sistema de ayuda a la conducción le fue denegado desde el accidente, pese a que el exempleado aseguró que no cumple ninguno de los motivos que justificarían ser expulsado del sistema, como usar la tecnología de forma incorrecta o irresponsable . 

2. Persecución a un trabajador de la fábrica que desveló fallos en las baterías de Tesla

Después de que un artículo publicado en 2018 por Business Insider mostrara la ineficiencia de las fábricas de baterías de Tesla y la increíble cantidad de residuos y materias primas que desechaba, la empresa llevó a cabo una investigación para descubrir quién había filtrado estas informaciones internas. Sus averiguaciones les llevaron hasta Martin Tripp, trabajador de la fábrica, y que él mismo admitió posteriormente que fue quien facilitó la información a la prensa.

Es en este momento en el que el empleado se convierte en el enemigo público número uno de la compañía, según relata un artículo publicado por Bloomberg. El 20 de junio de 2018 la compañía no solo puso una denuncia 167 millones de dólares contra Tripp, sino que llegó a llamar a la policía aquel mismo día, alertando de que el trabajador era peligroso y que estaría planeando llevar a cabo un tiroteo contra la fábrica.

Pero después de que la policía contactara con Tripp, el empleado relató un escenario de acoso y derribo, con difamaciones y acusaciones por parte de la empresa tanto en documentos internos como en el propio Twitter de Elon Musk, y llegando a asegurar que Tesla le había sido espiado y que sus comunicaciones habían sido intervenidas en tiempo real.

El propio jefe de seguridad de la fábrica llegó a admitir que las sospechas del trabajador eran ciertas y que el propio director de la compañía, aún sabiendo que Tripp no había saboteado a la empresa, intentó dañar su reputación. 

3. Ataques contra periodistas

Siguiendo con este caso, Elon Musk llegó a señalar en su cuenta de Twitter públicamente a la periodista Linette Lopez, responsable de la pieza publicada en Business Insider que desató el incidente.

El magnate no sólo argumentó que la periodista había publicado varios artículos “falsos”, que “no son periodismo”, o sugirió que sobornó a Tripp para que le diera información sobre la compañía, si no que le llegó a acusar de compartir material confidencial con inversores de riesgo, entre otras acusaciones. Unas afirmaciones sin pruebas que han llevado a los seguidores del magnate a increpar a la periodista.

4. Despidos y amenazas contra sindicalistas

El pasado 25 marzo de 2021 la Junta Nacional de Relaciones Laborales de Estados Unidos ratificó una denuncia contra Tesla después de que no solo despidiera a uno de sus trabajadores por su acción sindical, si no porque el propio Elon Musk amenazó de forma ilegal a través de la red social a sus propios empleados si se sindicalizaban, según la agencia federal.

El juzgado dictaminó en 2019 que la empresa había despedido de forma ilegal a un empleado por su actividad sindical dentro de Tesla, obligando a la compañía a volver a contratarle. Del mismo modo, la sentencia incide en una publicación del empresario, en la que cuestionaba el movimiento sindicalista. En ella aseguraba:“¿Por qué pagar las cuotas sindicales y renunciar a las opciones sobre acciones a cambio de nada?”

Con este tuit, la Junta Nacional de Relaciones Laborales entiende que “Musk amenazó ilegalmente a los empleados de la demandada de una manera visible para el público sin ninguna limitación”. Entre su resolución, la agencia federal ordenó a la empresa a que Elon Musk borrara su tuit, y que hiciera lo posible para “asegurar que Musk cumple con esta directiva”. La publicación aún no ha sido eliminada, a la fecha de elaboración de este artículo. 

No es el único caso. Poco después de la adquisición de Twitter, Musk comenzó a hacer cambios a diestro y siniestro en la plataforma y a tuitear una serie de afirmaciones sobre las cosas que, según él, no funcionaban en la red social. Entre muchas de las reacciones a los distintos mensajes el (ahora) extrabajador Eric Frohnhoefer mencionó uno de ellos, en el que Musk explica por qué la aplicación va lenta en algunos países, afirmando que lo que ha dicho no es correcto, basado en su trabajo previo en la empresa. **

Captura del tuit en el que Frohnhoefer cuestiona las afirmaciones de Elon Musk sobre por qué la aplicación de Twitter va lento.

Después, Musk le dice que entonces "le corrija" y cuestiona su trabajo: "Twitter va super lento en Android. ¿Qué has hecho tú para arreglar eso?" Frohnhoefer le da una serie de respuestas, pero el nuevo jefe de Twitter no vuelve a aparecer.

Captura del intercambio de tuits entre Musk y el extrabajador Frohnhoefer.

Poco después, otro usuario cuestiona la actitud de Frohnhoefer, a lo que Musk responde con un "está despedido". Unas horas después, este denunció haber perdido el acceso a su ordenador y varios medios como Forbes o Bloomberg se hicieron eco del despido. 

Captura del tuit en el que Elon Musk asegura que el trabajador "está despedido", recogido por el especialista Matt Navarra.

Sin embargo, Musk ha borrado el tuit en el que hacía esa afirmación y no ha hecho más referencias. En este caso, la libertad de expresión que supuestamente defiende el empresario le ha costado a uno de los trabajadores que habían sobrevivido a la purga inicial su puesto.

5. Llamar a un submarinista “pedófilo” por criticar un submarino que había diseñado para un rescate en Tailandia

Uno de los casos más controvertidos del magnate tuvo lugar en 2018. Ante la noticia de que un grupo de chicos y su entrenador de fútbol habían quedado atrapados en la cueva Tham Luang, en Tailandia, el empresario se intentó sumar a los esfuerzos del rescate, diseñando un prototipo de mini submarino individual para que los niños pudieran ser extraídos de las cuevas inundadas. 

Sin embargo, la propuesta de Musk no gustó al submarinista británico Vernon Unsworth, cuya participación fue clave para el rescate de los niños. El experto aseguró que el proyecto del empresario era solo una pantomima de cara a la galería, y que no tenía “ninguna oportunidad de funcionar”, por lo que se podía “meter su submarino por donde duele”. 

La crítica provocó la ira de Musk, que no tardó en plasmar en Twitter, cuestionando a Unsworth y llamándole “pedófilo”. “Conseguiremos que uno de los mini submarinos llegué hasta el final de la cueva sin problema. Lo siento pedófilo, tú te lo has buscado”, tuiteó Musk. 

A los pocos días, el propio Musk pidió perdón en la misma red social, argumentando que las acciones del submarinista contra él “no justifican” su reacción.  “Me disculpo ante Unsworth y las compañías que represento. La culpa es únicamente mía”, dijo. 

Pero esta disculpa duró poco. A las pocas semanas, Elon Musk volvió a incidir en la idea, sin ningún argumento, de que el submarinista era un pedófilo, asegurando que, si las acusaciones no eran ciertas, era extraño que no hubiera recibido ninguna denuncia, e increpando el hecho de que no había sido investigado. 

Cuando fue contactado por Buzzfeed al respecto, Elon Musk escaló sus ataques tanto al submarinista como a la prensa, incidiendo una vez más en sus acusaciones sin ninguna prueba. “Espero que llames a quien conozcas en Tailandia, averigües qué es lo que está pasando, y dejes de defender a violadores de niños, puto gilipollas (sic)”, contestó al medio en un correo electrónico que calificó de forma unilateral, sin pactarlo con el periodista, como declaraciones “off the record”.

Correo de Elon Musk al medio BuzzFeed NewsBuzzFeed News

Finalmente, la vía legal iniciada por Unsworth llevó a Elon Musk ante los tribunales de Los Ángeles por difamación, y donde la defensa del submarinista llegó a pedir 190 millones de dólares por los daños causados. Sin embargo, el jurado dictaminó que no se había producido un delito de difamación.

Musk también se ha sentido víctima de ataques contra su libertad de expresión

Por último, hablemos de ocasiones en las que él ha dicho ser víctima de ataques contra la libertad de expresión. Otros incidentes de este tipo, junto a otras publicaciones del magnate relacionadas con el valor de la empresa, llevaron a la propia Comisión de Valores de Estados Unidos a presionar a la empresa a alcanzar un acuerdo en 2018 para supervisar los tuits de Musk que estuvieran relacionados con Tesla. 

El acuerdo, que también supuso una suspensión de tres años como presidente de la compañía y una multa de 20 millones de dólares por lo que la comisión entiende como fraude de valores, sigue vigente a día de hoy pese a los intentos del empresario de revocar la decisión. 

El pasado 27 de abril de 2022, un juez federal de Nueva York rechazó las alegaciones de Musk para acabar con estas restricciones, que el empresario entiende como una violación a su libertad de expresión.

El magnate llegó a asegurar de forma repentina en un tuit de 2018 que estaba valorando que la empresa dejara de cotizar en bolsa para ser una empresa privada comprando a 420 dólares la acción, “financiamiento asegurado”

Unas declaraciones sin argumento y una oferta de compra por encima del valor de la empresa en aquel momento, que dispararon las acciones de la compañía aquel día, y que fueron las que llevaron a la Comisión de Valores a intervenir en sus comunicaciones en la red social. 

Este artículo ha sido actualizado el 28 de octubre de 2022 para recoger la compra de Twitter por parte de Elon Musk. 

** Hemos actualizado este artículo el 15 de noviembre de 2022 para incluir el despido de un empleado de Twitter después de que este rebatiera a Musk en la plataforma.

*** Hemos actualizado este artículo el 21 de noviembre de 2022 para incluir que Musk ha reactivado la cuenta del expresidente Donald Trump. 


Primera fecha de publicación de este artículo: 11/05/2022

Hazte maldito, Hazte maldita
Te necesitamos para combatir los bulos y la mentira: sólo juntos podemos pararla. En Maldita.es queremos darte herramientas para protegerte contra la desinformación, pero sólo con tu apoyo será posible.

Eres muy importante en esta batalla para que no nos la cuelen. Seguro que tienes conocimientos útiles para nuestra batalla contra los bulos. ¿Tienes conocimientos de idiomas? ¿Lo tuyo es la historia? ¿Sabes mucho sobre leyes? ¡Préstanos tu Superpoder y acabemos juntos con los bulos!

También puedes apoyarnos económicamente. Maldita.es una entidad sin ánimo de lucro y que sea sostenible e independiente, libre de publicidad y con profesionales bien remunerados dedicados a luchar, contigo, contra la desinformación depende de tu ayuda. Cada aportación cuenta, cualquier cantidad es importante.