Maldita Tecnología
20/10/2020

Por qué cambian los precios de los billetes de aviones cuando los buscamos varias veces

¿Es una leyenda urbana o de verdad controlan nuestras compras al dedillo? Lamentamos deciros que no hay una respuesta de sí o no para ella ya que confluyen muchas variables y las aerolíneas no están abiertas a desvelar todos sus trucos algorítmicos. Sin embargo, vamos a intentar contaros algunas de las cosas que sí sabemos.

via GIPHY

Los precios de los billetes de avión varían por cosas básicas como el hecho de que sean en clase “Turista” o clase “Business” (en primera) o por la fecha en la que los reservamos: no suele ser lo mismo hacerlo con tres meses de antelación que con tres días.

Ahora bien, en lo que coinciden algunos profesionales que analizan las tendencias de los precios es en que lo que rige principalmente que un precio cambie es la tendencia de la oferta y la demanda. No es tan fácil como decir que “cuantas más personas haya mirando un billete, más sube este”, sino que existen muchas otras variables más complejas.

Fechas, llenado del avión, clase del billete... Varios factores definden los precios

En esta publicación, por ejemplo, la Asociación de Líneas Aéreas (ALA) usa un informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sobre los billetes bonificados para residentes en Canarias para reafirmar que su “tesis del sector aéreo respecto a que la evolución de las tarifas responde exclusivamente a la interacción de la oferta y la demanda”. El informe, dicen, también descarta “cualquier posible práctica fraudulenta por parte de las compañías aéreas”.

“En general, el precio empieza alto, luego baja y luego vuelve a subir”, explica Craig Sowerby, licenciado en finanzas y autor de “Travel Hacker”, a Maldita Tecnología, pero que todo depende de la capacidad del avión y lo que se haya llenado antes de su salida.

Nos explica que un pasajero clasificado en clase “Turista” tiende a reservar con antelación para pillar un precio barato para sus vacaciones, por ejemplo, y eso las aerolíneas lo saben, por lo que pueden empezar con un precio algo más alto. A partir de ahí se iría ajustando a la demanda y de ahí las variaciones. En cambio, un trayecto más común para gente que viaja por negocios empezará con precios algo más bajos e irán aumentando a medida que tienen que reservarse los vuelos de última hora.

En esta entrevista para El Confidencial, el presidente de la ALA, Javier Gándara, asegura que “todo eso está gestionado por un sistema muy sofisticado de ‘revenue management’ (gestión de ingresos) que lo que intenta hacer es ir modificando esa curva teórica de llenado del avión en función de cómo se vaya comportando la demanda”. Y, por supuesto, detrás de esos sistemas también hay inteligencia artificial analizando todos los datos de anteriores compras para hacer predicciones de cuánto estarían dispuestos a pagar los clientes.

via GIPHY

¿Qué hay de los cambios abruptos cuando miro billetes al día siguiente, por ejemplo? Las aerolíneas agrupan en paquetes de precios un determinado número de asientos. Imagina que tienen 80 asientos de 230 a un precio inicial de 35 euros. A medida que se va llenando el avión y una vez vendidos esos asientos a ese precio, este aumenta automáticamente porque pasa a estar disponible el siguiente paquete: 60 asientos a 65 euros, y así sucesivamente, tal y como nos explica Sowerby.

Esta técnica tiene que ajustarse a la realidad: es decir, que si una aerolínea asegura que quedan “4 asientos a este precio”, al comprar 4 billetes este debería cambiar. Este tipo de patrón oscuro es muy frecuente, pero si no dice la verdad, se podría denunciar por fraude.

Las cookies permiten identificarnos y generar patrones de búsquedas

Sowerby señala que las cookies son importantes, pero no tiene constancia de que utilizar un navegador u otro o la aplicación para móviles en vez de una página web sean factores significativos. Un ejemplo: la información individualizada que se puede obtener gracias a la navegación de una chica de 20 años que viaja a Canarias cada año en fechas señaladas (Semana Santa, Navidad, etc.) puede servir para ajustar los precios que irán tomando los billetes en esas fechas.

Lo que sí que sigue siendo un secreto son las ecuaciones algorítmicas con las que las compañías ajustan tantas veces al día los precios que aparecen en sus páginas. Utilizar una VPN (Virtual Private Network o red virtual privada), como aconsejan muchos artículos, hará que la compañía no pueda identificar tu dirección IP ni tenga rastreadores como cookies descargados en tu ordenador, porque serás un cliente totalmente nuevo para ellas.

Primera fecha de publicación de este artículo: 17/09/2020.

Otros artículos de Maldita.es