Tras la entrevista el pasado lunes en la Cadena Ser en la que el Presidente del gobierno rompía las negociaciones con Unidas Podemos por haber planteado una consulta a su militancia sobre el voto de sus diputados en la investidura han sido varios los miembros del gobierno que han salido a criticar dicha consulta.

La ministra portavoz Isabel Celáa ha afirmado que Pablo Iglesias debería renunciar a la consulta porque las preguntas son "cuestiones muy inducidas", algo que contradice lo que la propia ministra dijo hace sólo 4 días. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros señaló que respetaba las preguntas de la consulta, cuyas respuestas no tenían "por qué dinamitar nada".

¡Ay, la Maldita Hemeroteca!