👉 HAZTE MALDITO. HAZTE MALDITA. Únete y apóyanos en nuestra batalla contra la mentira. Hazte [email protected]
Maldita Hemeroteca
29/07/2020

Trump y el coronavirus: de negar la pandemia y la importancia de las mascarillas a acabar poniéndosela

Desde que China emitiera la alerta a finales de diciembre por una "neumonía desconocida", que más tarde la OMS confirmó como coronavirus de tipo SARS-Cov-2, el presidente de EEUU, Donald Trump, ha asegurado en varias ocasiones tener la situación bajo control, que el coronavirus desaparecería "milagrosamente", o que las mascarillas no son necesarias. En cambio, cuatro meses después, Trump ha empezado a aparecer con mascarilla en algunos actos públicos y ha reconocido que es "patriótico utilizarla".

22 de enero: Estados Unidos registra el primer positivo por coronavirus en el estado de Washington, Trump dice que es "solamente una persona que ha llegado de China" y asegura tener "todo bajo control".

24 de enero: La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha emitido un informe donde avisa de que el riesgo a nivel mundial es alto. Ese mismo día, el presidente estadounidense tuitea que "China ha estado trabajando muy duro para contener el coronavirus", "valora "los esfuerzos y transparencia" del país asiático y asegura que "todo funcionará bien".

30 de enero: Un día después de que la Casa Blanca creara una comisión de seguimiento del coronavirus, y coincidiendo con la declaración de la OMS de "emergencia global de salud pública", Trump explica en un mitin en Iowa que están trabajando de cerca con China para que la situación "no se descontrole". Además, repite que aunque solamente tengan 5 positivos, "todo irá bien". "Tenemos algo así como un problema pero, con suerte, todo irá fenomenal", decía el presidente.

2 de febrero: El presidente de EEUU apunta en una entrevista que han conseguido "prácticamente acabar con las llegadas de China", en referencia a la prohibición de entrar en EEUU a viajeros procedentes de este país, puesto en marcha el 31 de enero.

4 de febrero: En el discurso del Estado de la Unión en el Capitolio, Donald Trump anuncia que "EEUU tomará todas las medidas necesarias" para proteger a los ciudadanos de esa "amenaza".

10 de febrero: En otro mitin durante las primarias republicanas, esta vez en el estado de New Hampshire, Trump asegura que "en abril, teóricamente, cuando empiece a hacer algo más de calor, el virus milagrosamente desaparecerá".

26 de febrero: Durante una de las ruedas de prensas diarias, a preguntas de los periodistas, el presidente de EEUU volvía a sacar pecho del trabajo que estaba realizando su administración porque los 15 casos [positivos de coronavirus] "en unos días pasarían a ser cero".

28 de febrero: Donald Trump acusa a los Demócratas de utilizar políticamente el coronavirus y aseguró que las críticas de sus adversarios políticos a la gestión de la epidemia eran la nueva "caza de brujas".

Estados Unidos supera los 50 casos de coronavirus

2 de marzo: Una de sus promesas más repetidas es que "pronto" habría una vacuna disponible, y antes de eso un tratamiento. La realidad es que sus expertos en salud pública han explicado que la vacuna tardaría como mínimo un año pero que se están probando otros tratamientos que puedan reducir el impacto del virus en el organismo.

6 de marzo: EEUU supera los 200 casos y registra las primeras muertes. Donald Trump anuncia que "cualquiera que quiera hacerse un test de coronavirus puede hacerse la prueba", pero la realidad es que un día antes, su vicepresidente, Mike Pence, aseguró que no tenían tests suficientes y que solo podrían hacer pruebas a aquellas personas que hayan estado expuestas al virus o muestren síntomas.

13 de marzo: Dos días después de que la OMS declara oficialmente la epidemia de coronavirus como pandemia, Trump declaraba la “emergencia nacional” en Estados Unidos pero aseguraba "no tener ninguna responsabilidad" por la falta de tests para toda la población. 

24 de marzo: Trump anuncia que quiere reabrir la economía el 12 de abril, coincidiendo con la Pascua porque "no es un país para estar cerrado".

29 de marzo: Trump reconoce que si mantienen la cifra de muertos entre 100.000 y 200.000 será que han hecho "un muy buen trabajo" porque habrán evitado las 2.2 millones de muertes que pronosticó un estudio en Reino Unido si EEUU no hubiera tomado medidas.

EEUU supera los 300.000 positivos y contabiliza más de 8.000 muertos

4 de abril: Donald Trump anuncia que el Centro de Prevención de Enfermedades estadounidense recomienda el uso de mascarillas, aunque él no la llevará porque "está sano" y no da buena imagen para recibir a otros mandatarios. 

6 de abril: Trump continúa fomentando el uso de la hidroxicloroquina como tratamiento para el coronavirus, a pesar de que en aquel momento no había estudios que lo avalaran y que después, varios estudios han coincidido en que ni está probada como tratamiento de la COVID-19, ni es eficaz, y puede ser peligrosa

24 de abril: EEUU supera las 50.000 muertes. El presidente estadounidense sugiere que "inyectar desinfectante o haces de luz en los pulmones [de pacientes con COVID-19] mata [al virus] en un minuto". Pero como ya os contamos en este artículo, no debes hacerlo.

EEUU contabiliza 1.2 millones de contagios

8 de mayo: Donald Trump dice que el coronavirus se irá sin necesidad de tener una vacuna "y no lo volveremos a ver".

14 de mayo: Trump asegura que Estados Unidos "ha hecho más tests que la suma de todos los demás países". Una afirmación que ha repetido en varias ocasiones y que no es verdad, sí que es el país que más tests ha realizado pero no si sumamos varios países. Además que en proporción a la población, estaba muy lejos de cubrir las necesidades, según los expertos. 

Además, superados los 1.4 millones de casos positivos, el presidente de EEUU dijo que "los tests están sobrevalorados" porque "tenemos más casos que ningún otro país en el mundo porque hacemos más tests". 

19 de mayo: Donald Trump insiste en que realizar más tests tiene como consecuencia encontrar más casos, y que muchas veces esos casos son leves "pero cuentan". El presidente también ha presumido de que tener más de 1.5 millones de casos, el mayor número de positivos en el mundo, era "una insignia de honor" porque eso es que las pruebas funcionan. 

Estados Unidos supera los 2 millones de positivos por COVID-19 y las 110 muertes

17 de junio: EEUU no consigue doblegar la curva, varios estados superan diariamente su récord de casos positivos de coronavirus pero el presidente asegura en una entrevista en Fox News que el virus "está desvaneciéndose".

20 de junio: Donald Trump repite que realizar más tests hace que haya más positivos, "es un arma de doble filo" y reconoce que ha pedido a su equipo "reducir el número de tests".

4 de julio: Durante el discurso por el Día de la Independencia, Trump asegura que el 99% de los casos de coronavirus son "inofensivos" y que EEUU está en el camino hacia una "gran victoria", a pesar de que los casos seguían en aumento.

Estados Unidos está a punto de sobrepasar la barrera de los 3 millones de positivos

7 de julio: El presidente de EEUU pronostica que en dos o tres semanas el país estará "en muy buena forma" y contradice así a su experto epidemiólogo, Anthony Faucci que aseguró un día antes que seguían inmersos en la primera ola de contagios: "diría que es un resurgimiento de infecciones sobre una línea base que nunca ha disminuido hacia donde queríamos".

20 de julio: Trump afirma en una entrevista en Fox News que EEUU tiene una de las menores, o la menor, tasa de mortalidad. "He oído que tenemos la mejor tasa de mortalidad del mundo", a pesar de que están en la octava posición.

22 de julio: Tras cuatro meses en los que Trump ha negado que el uso de la mascarilla fuera necesario, en una rueda de prensa y ha asegurado que llevar mascarilla "es patriótico" y ha pedido que "cuando no sean capaces [los ciudadanos] de guardar la distancia de seguridad usen mascarilla, os guste o no, tiene un efecto, y necesitamos todo lo que nos pueda ayudar". 

28 de julio: Una semana después de su cambio de tono respecto a las mascarillas, el presidente estadounidense ha vuelto a su retórica habitual. El lunes, Trump compartió en Twitter un vídeo de un supuesto grupo de médicos, que dicen haber estado en la primera línea de trabajo durante la pandemia, donde difundían bulos respecto al coronavirus, la hidroxicloroquina, la falsa afirmación de que las mascarillas no protegen o incluso que los medicamentos se fabrican con ADN alienígena.

Twitter ya ha retirado la publicación por incumplir las normas comunitarias, pero en la rueda de prensa diaria, los periodistas le han preguntado a Trump por las conspiraciones que este grupo, y especialmente una de sus principales exponentes, ha expuesto en redes sociales y ha asegurado que "puede que no sea verdad" pero que "son fans de la hidroxicloroquina" y que "ha tenido mucho éxito en sus pacientes".

Otros artículos de Maldita.es