Durante los últimos días nos habéis preguntado por un supuesto llamamiento a la revacunación contra las paperas dirigido a aquellos vacunados entre 1985 y 1988 y entre 1995 y 1998. El mensaje de alerta surge a raíz de un brote de esta enfermedad que ha afectado a un grupo de 33 alumnos en uno de los campus madrileños de la Universidad Pontificia de Comillas. Como respuesta, la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid inició un protocolo de actuación, lo que no quiere decir que todo el que se vacunara en estos años tenga que volver a hacerlo: este es un caso aislado y no se extrapola a toda la Comunidad de Madrid.

Según ha explicado a Maldita Ciencia la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, la situación epidemiológica de la capital respecto a la parotiditis y otras enfermedades víricas de la infancia es de absoluta normalidad. De hecho, su consejo a la universidad fue que continuase impartiendo las clases correspondientes y que, si algún otro alumno sufría los síntomas, acudiese al centro de salud para iniciar el tratamiento.

El comunicado de las autoridades sanitarias que se ha distribuido en los centros de salud explica que “hubo un problema con ciertas dosis de la vacuna Triple Vírica durante los años 1995 a 1998, y entre 1985 a 1988 que no protegieron adecuadamente a los receptores” pero no se pide la revacunación generalizada de los vacunados en esos años.

“En esta época del año se producen casos esporádicos y brotes epidémicos ocasionales que requieren medidas específicas de control como la revisión del estado vacunal de las personas en contacto de los casos”, explica una circular firmada por Juan Martínez Hernández, director general de Salud Pública. “Pero no de la población en general“, puntualiza.