Nos estáis preguntando mucho por distintos posts y artículos en los que se cuenta que Cuba ha descubierto “la vacuna contra el cáncer de pulmón” y que la está “regalando al mundo”. Esto tiene una parte que es cierta, y otra que no lo es.

Es cierto que científicos cubanos han desarrollado una vacuna para el cáncer de pulmón. El medicamento en cuestión se llama CimaVax-EGF y es un tratamiento que ayuda al sistema inmune a defenderse ante un tipo determinado de cáncer de pulmón llamado carcionoma de pulmón no microcítico.

Aunque se le llama vacuna, no funciona como las vacunas que las mayoría de nosotros conoce o tiene en mente, en el sentido de que no evita que se produzca la enfermedad, sino que, una vez que la enfermedad ya está presente, estimula el sistema inmune del paciente y ayuda a ralentizar su avance aumentando la esperanza y calidad de vida.

En este sentido, es cierto que es una vacuna contra el cáncer de pulmón, pero no es del todo preciso llamarla la vacuna contra el cáncer porque no es un medicamento que evite o cure definitivamente esta enfermedad, si bien es un importante avance en su tratamiento.

Por otro lado, no es verdad que Cuba la esté “regalando al mundo”. Este medicamento se ha desarrollado en el Centro de Inmunología Molecular cubano, que a día de hoy lo comercializa en otros países, entre ellos Argentina, Paraguay o Serbia. Es decir, que no es un “regalo” sino un producto médico comercial más. Sí que se distribuye gratuitamente a los pacientes cubanos que la necesiten como parte de la atención médica pública en el país.

Además, el CIM ha llegado a acuerdos con otros centros de investigaciones de otros países para llevar a cabo más estudios clínicos que ayuden a mejorar y afinar las características de este tratamiento. Uno de ellos el Roswell Park Cancer Institute en Buffalo, Nueva York, que busca voluntarios para realizar estas pruebas. Esos voluntarios reciben la vacuna de forma gratuita como parte del estudio. Hay otros estudios clínicos similares con productos parecidos en otras partes del mundo, y normalmente a los participantes sí se les suministra el medicamento gratuitamente.