Como mejores amigos del hombre, los perretes también os preocupan y nos habéis preguntado sobre algunos alimentos sospechosos y, que habéis oído, deberían evitarse en su dieta. Estáis en lo cierto, ya que hay ciertas comidas y bebidas que no hacen ningún bien a nuestras mascotas. Ahora bien, lo que realmente determina el daño que podría hacerles un alimento es la cantidad del mismo que consuman.

En primer lugar,el chocolate, rico en teobromina, que no es perjudicial en humanos pero sí tóxico en perros. Este compuesto es más común en el chocolate negro, pero forma parte de cualquier tipo de estos. La teobromina puede ocasionar vómitos y diarrea en nuestras mascotas, pero también arritmias o ataques al corazón. Esta puede ser letal en dosis a partir de 100 mg por cada kilo de perrete.

Tampoco es recomendable inflar a uvas y pasas a un perro ya que se ha demostrado que estas pueden derivar en problemas renales. Las consecuencias de su ingesta pueden empeorar a partir de 32 g/kg y 11-20g/kg respectivamente.

Aunque la cebolla sea uno de los ingredientes más recurrentes en nuestras recetas, tampoco hace bien a los perros. La cebolla contiene componentes que pueden resultarles tóxicos, dañar los glóbulos rojos y causar anemia hemolítica. Ahora bien: "para que tu perro pudiera intoxicarse debería ingerir el 0,5% de su peso en cebolla", explica en este artículo el nutricionista canino Carlos Alberto Gutiérrez. Aunque es menos "tóxico" que la cebolla, el ajo tampoco será una buena opción.

Si también evitamos atiborrarles con aguacate, les estaremos haciendo un gran favor: aunque la dosis letal no se conoce, la fruta, las hojas y la planta del aguacate son potencialmente tóxicos para los perros y otros animales. Este podría repercutir en la acumulación de líquido en pulmones y tórax, lo que da lugar a dificultades para respirar. Además, el alto contenido de grasa del aguacate podría conducir a una pancreatitis.

Angry Dog GIF - Find & Share on GIPHY

Las nueces de Macadamia (crudas y asadas), así como la mantequilla de Macadamia, contienen una sustancia dañina que podría afectar a los músculos, el sistema digestivo y el sistema nervioso y causar dificultades locomotoras, debilidad, temblores y extremidades inflamadas. Repetimos: en cantidades que probablemente nunca te plantees dar a tu mascota. Y ya que estamos, evitar la cafeína y el alcohol sumará puntos a la calidad de la dieta de tu compañero canino.

"La mejor opción es la comida para perros, frente a la casera", explica a Maldita Ciencia Montse Sanz, veterinaria. "Está perfectamente formulada para cubrir todas sus necesidades y no producir daño por exceso de cualquier nutriente", añade.