Nos habéis mandado este vídeo en el que una mujer dice que "nos están envenenando" a través de los huevos, utilizando como argumento una supuesta tela de plástico que retira prácticamente intacta del interior de uno de ellos. Pero no es así: se trata de un bulo. Según Beatriz Robles, tecnóloga de los alimentos y una de nuestras malditas, esa supuesta lámina de plástico es, en realidad, el conjunto formado las dos membranas testáceas, la interna y la externa. "Ambas están presentes en todos los huevos y contribuyen a la protección contra los microorganismos", explica Robles a Maldita Ciencia. "Están formadas por proteínas y polisacáridos".

Membranas testáceas y otras barreras protectoras

Las membranas testáceas son una barrera física que protege el contenido del huevo de la contaminación ambiental que podría entrar por los poros de la cáscara. "Muchas veces la vemos cuando se pela un huevo cocido, ya que se queda pegada a la clara y no sale con la cáscara, lo que hace más difícil pelar el huevo sin romperlo", explica la maldita María del Mar Fernández ingeniera agrónoma y directora del Instituto de Estudios del Huevo a Maldita Ciencia. "Está formada en parte por queratina, lo que le da esa textura parecida al plástico", añade.

Fuente: Instituto de Estudios del Huevo

Según Fernández, hay ocasiones en las que las membranas testáceas (la interna y la externa) pueden separarse la una de la otra. El espacio o burbuja que surge entre ambas se denomina “cámara de aire” y es visible si miramos en el interior de la cáscara al romperlo.

Esta y otras partes que ya sabemos diferenciar a simple vista (como la cáscara, la superficie sólida y porosa; la yema, que contiene las células germinales donde se produciría la fecundación y el desarrollo embrionario y la clara, compuesta por 4 capas), forman un alimento, el huevo, "diseñado por la naturaleza como una estructura idónea para proteger y alimentar al posible embrión", según el Instituto de Estudios del Huevo.

En conjunto, las diferentes partes del huevo evitan la contaminación procedente del medio externo y del crecimiento bacteriano que pueda afectar al (posible) futuro pollo. Por otro lado, contribuyen a mantener todos los nutrientes que el huevo nos ofrecerá como alimento.

En este artículo han colaborado con sus superpoderes las malditas Beatriz Robles y María del Mar Fernández.

Gracias a vuestros superpoderes, conocimientos y experiencia podemos luchar más y mejor contra la mentira. La comunidad de Maldita.es sois imprescindibles para parar la desinformación. Ayúdanos en esta batalla: mándanos los bulos que te lleguen a nuestro servicio de Whatsapp, préstanos tus superpoderes, difunde nuestros desmentidos y hazte Embajador.