Nos habéis preguntado qué relación tienen el cáncer y la raíz de jengibre y si esta parte de la planta puede destruir células tumorales e incluso sustituir a tratamientos médicos como la quimioterapia. La respuesta es que no.

Bajo ningún concepto debe sustituirse un tratamiento médico, en este caso la quimioterapia, por otros supuestamente alternativos y casi milagrosos que prometen unos resultados que ningún estudio científico avala: la efectividad del jengibre contra células infectadas no está probada en humanos, ni tan si quiera en animales.

La duda proviene de que hay publicaciones como esta que dicen que el té elaborado con la planta “podría eliminar naturalmente células cancerígenas” y otras como esta que afirman que la raíz de jengibre “es mas eficaz que la quimioterapia para acabar con células cancerígenas en casos de cáncer de ovario y próstata” y “evitan los efectos secundarios de este tratamiento”.

Efectivamente, experimentos in vitro han demostrado cómo la solución de agua y raíz de jengibre en polvo acaba con este tipo de células procedentes de un cáncer de ovario. Las observaciones realizadas sugieren que la mezcla induce al suicidio de las mismas (apoptosis) o al ataque entre ellas (autofagia).

El jengibre no es la única planta cuyos extractos consiguen eliminar células cancerígenas in vitro e incluso en ratones, sino que hay cientos de ejemplos. Sin embargo, las condiciones de estos experimentos están muy lejos de ser comparables al tratamiento real de un cáncer en seres humanos y por tanto este ingrediente está lejos de convertirse en un tratamiento contra el cáncer eficaz en humanos. Los expertos subrayan que los estudios sobre la relación entre la raíz de esta planta y el cáncer son preliminares y hace falta más investigación sobre el tema.