MALDITA.ES

Periodismo para que no te la cuelen

Maldita Ciencia
28/06/2019

Enjuagues con aceite, alimentos parecidos a nuestros órganos y tomates que "no saben a nada": llega el Consultorio XLV de Maldita Ciencia

¡Buenos días, malditas y malditos! Como veis, ni esta ola de calorazo nos para: el viernes es día de consultorio, y aquí lo tendréis aunque nos cozamos, friamos o derritamos en el intento. Una semana más, contestamos a cuatro de las preguntas que nos habéis hecho durante estos días a través de nuestro WhatsApp (655 198 538), correo ([email protected]) y redes sociales. Así que ya sabéis: si hay algo que os perturba, podéis consultarnos e intentaremos echaros una mano. ¡Atentos!

¿Es cierto que el oil pulling, el enjuague con aceite, puede sustituir al habitual?

Nos habéis preguntado por la efectividad del oil pulling, un tipo de enjuague bucal que utiliza aceites vegetales, principalmente aceite de coco y si este puede sustituir al lavado de dientes habitual. En teoría, mantener este líquido en la boca durante aproximadamente 20 minutos (y escupirlo después), puede limpiar y blanquear los dientes, prevenir caries y evitar la inflamación de las encías.

Este "remedio" tradicional, que procede, de la medicina tradicional india acabaría, supuestamente, con gran parte de las bacterias de nuestra boca, consiguiendo así todos los beneficios que se le atribuyen en diversas publicaciones de internet. Pero, a pesar de que muchos usuarios que han probado este tratamiento "garantizan" una mayor eficacia que los enjuagues con colutorio de clorhexidina, una sustancia desinfectante, la ciencia no ha encontrado evidencias de ello.

Como decimos, no hay evidencias científicas que garanticen la eficacia de esta práctica en la salud dental y bucal, que esta sea mejor que un enjuague habitual con clorhexidina o que pueda sustituir al cepillado.

"No hay estudios concluyentes y rigurosos para valorar estos supuestos beneficios, como la reducción de la gingivitis, el sarro o la sensibilidad dental ya que estos pueden ser similares al realizar el enjuague con agua", explica a Maldita Ciencia Lydia Almansa, auxiliar de odontología y experta en higiene dental.

La conclusión de esta revisión de cinco estudios sobre la efectividad del oil pulling es que esta sería, como mucho, similar a la de los enjuagues con clorhexidina. Sin embargo, los autores inciden en la necesidad de estudios más rigurosos y amplios que la confirmen. Según explicaba Oghenekome Gbinigie, investigador del Oxford Centre for Evidence-Based Medicine y autor principal del estudio, al British Dental Journal "por el momento no hay suficiente información sobre los posibles beneficios o contraindicaciones del oil pulling que permita determinar si debe realizarse diariamente junto al cepillado dental".

Esta otra revisión concluye que, debido a la falta de evidencias, el oil pulling no puede reemplazar los hábitos de higiene bucal habituales, pero podría utilizarse conjuntamente a estos, a modo de extra. "No hay suficientes estudios científicos lo bastante rigurosos como para garantizar la efectividad de esta técnica en la salud bucal", explican los autores.

Además de no haber estudios que garanticen los beneficios de esta técnica
para tratar acné, fortalecer las encías y las mandíbulas y curar las encías sangrantes; evidentemente, tampoco existe evidencia alguna de que funcione contra a alergias, asma, fatiga o migrañas, como indica este libro.

De hecho, según Almansa "también hay riesgo de sufrir erosión dental y algo más grave, la aspiración accidental a los pulmones al estar durante 20 minutos enjuagándose", concluye la experta.

¿Saben menos los tomates de ahora que los de antes?

Ahora que el calor ha llegado para quedarse, os habéis interesado por uno de los posibles ingredientes de una ensalada bien fresquita que ayude a combatirlo: el tomate.

Por lo visto, no os preguntáis si estos cada vez tienen menos sabor sino que os preocupa si las vitaminas de este vegetal (¿o es una fruta?) han disminuido con el paso del tiempo.

Aunque esto último es falso (de hecho la selección de tomates se realiza bajo el criterio de mantención o mejora de sus propiedades nutricionales), según explica Beatriz Robles, tecnóloga de alimentos, a Maldita Ciencia, en lo relacionado al gusto, estáis en lo cierto: el sabor de los tomates actuales es menos intenso que antes.

"Esta vez la nostalgia no nos está jugando una mala pasada", asegura Robles. "Resulta que no es que cualquier tiempo pasado fuera mejor, sino que, efectivamente, los tomates de ahora no saben como los de antes", añade.

Aunque no toda la culpa es nuestra, de los consumidores, sí lo es parte de ella: queremos la fruta más grande, más colorida y lustrosa (¿o, cuando eliges en el supermercado, coges la que tiene peor pinta?) y disfrutar de estas características repercute negativamente en el sabor del alimento, ya que los productores deben prestar más atención a la apariencia que a la intensidad de su sabor.

Tomato Lol GIF by Disney Pixar - Find & Share on GIPHY

Esto, unido a los intereses comerciales (producir más en menos tiempo), hace que los frutos de grandes explotaciones agrícolas puedan perder parte de su característico sabor. Al cortar la fruta de raíz y antes de que esté completamente madura (para disponer del producto cuanto antes) y terminar su maduración por otros métodos, se inhibe la producción de etileno que, al sintetizar el azúcar y reducir su acidez, es uno de los principales responsables de su sabor.

Hay más razones por las que se produce esa disminución de intensidad en el sabor de los tomates: los autores de este estudio, publicado en 2017 en la revista Science, investigaron qué químicos eran los responsables del sabor de los tomates y compararon cuáles (y cuántos) de ellos se incluían en las variedades tradicionales y en las nuevas, analizando cerca de 400 especies. ¿El resultado? Una cantidad considerablemente menor de estos "sabrosos" químicos en las variedades comerciales modernas de tomate.

Y continuamos, porque un nuevo estudio publicado en Nature Genetics, ha abordado de nuevo este asunto, estudiando el genoma de hasta 725 variedades. Los resultados muestran la disminución de una versión poco frecuente del gen TomLoxC, que tiene gran influencia en el desarrollo del sabor. "Esta versión infrecuente del TomLoxC apareció solo en el 2% de las variedades de tomates tradicionales, pero parece que su presencia está incrementádose en las nuevas variedades comerciales, precisamente porque se está tratando de recuperar el sabor original", explica Robles.

Pero ojo, que tengan menos sabor no quiere decir que su contenido en nutrientes empeore. "Más bien al contrario: este ha sido uno de los criterios que se han tenido en cuenta en su selección (para mejorarlo)", concluye Robles.

¿Es necesario que las gatas y las perras tengan una camada antes de ser esterilizadas para evitar una posible depresión?

Una semana más nos habéis preguntado por la salud de vuestras mascotas: esta vez, si es necesario que tengan al menos una camada antes de castrarlas. En teoría, no hacerlo podría influir en su bienestar mental, al aumentar la posibilidad de sufrir un embarazo psicológico.

Esto no solo es falso, sino que, además de evitar una camada de cachorros que puede ser indeseada y terminar en abandono, la castración está relacionada con una mayor esperanza de vida de gatas y perras y un menor riesgo de cáncer de mama, ovario y útero.

"Antes de la esterilización, yo recomendaría que pasaran al menos un celo, para que se desarrollen bien; pero que tengan que tener una camada por una posible depresión lo veo absurdo", opina en Maldita Ciencia César Pérez, veterinario. "No tiene ninguna base científica. De hecho, lo que recomendamos si hay, por ejemplo, un embarazo psicológico y problemas de ovario (en perras, en gatas es más complicado), es esterilizarlas para que no haya patologías en el futuro", añade.

La operación de esterilización consiste en la extracción, o bien solo de los ovarios de los animales, o bien de estos junto al útero, impidiendo así que se queden preñadas y evitando los periodos de celo. También se realiza en casos de infección o cáncer de útero. Aunque puede dar lugar a confusión, no hay que confundir este proceso con la castración, la misma operación pero en los machos, donde se eliminan los testículos del animal.

Hay muchos otros mitos relacionados con esta intervención, sobre todo con el posible cambio de comportamiento de la gata o perra o con el aumento de peso tras llevarla a cabo. Sin embargo, según Pérez, nada de esto es consecuencia directa de la esterilización: aunque es cierto que, en caso de machos agresivos, la conducta violenta puede disminuir, esto no sucede en hembras y el cuánto pese dependerá de su alimentación y actividad diaria.

A pesar de que la castración es causa de debate ético, comparándolo incluso a extirpar las uñas o a una caudectomía (corte de la cola), estos son procesos veterinario completamente diferentes y que se llevan a cabo por causas cuyas justificaciones están muy lejos las unas de las otras. "Primero por el tema del abandono: hay superpoblación de perros y gatos. Al principio, cuando son cachorros, se regalan y todo el mundo los quiere; pero ya sabemos qué ocurre en muchos casos cuando crecen. Además evitas diversas patologías", explica Pérez.

¿Los alimentos curan los órganos a los que se parecen?

Que si las nueces, curan el cerebro; el tomate sana el corazón; el apio protege los huesos y las setas, los oídos. Estas, entre muchos otros ejemplos, son las relaciones que establece este artículo (y otros parecidos) entre frutas, frutos secos y/o vegetales y órganos cuya forma es similar ya que, supuestamente, "la apariencia de estos alimentos es igual a los órganos que curan”. Pero que quede claro: no hay ningún estudio, indicio o evidencia que avale esta conexión aleatoria entre forma física y beneficios para la salud.

"Esto es una tontería como una catedral", opina Daniel Ursúa, dietista nutricionista, a Maldita Ciencia. "El parecido de un alimento con un organo es subjetivo y los beneficios de cada uno de ellos no son exclusivos de un órgano", añade.

Otra cosa es que, en general, los alimentos que menciona el texto tengan propiedades nutricionales interesantes que pueden repercutir positivamente en el órgano con el que se relacionan, y en el cuerpo entero. Ahora bien, esto no quiere decir que la nuez cure el cerebro o que el aguacate cure el útero (etc., etc.), sino que sus componentes resultan beneficiosos para el cuerpo en general. Al fin y al cabo, los alimentos mencionados son el apio, las naranjas, el jengibre, la zanahoria, las judías...

"Además, podemos encontrar alimentos insanos que se parezcan a organos y no son precisamente buenos", ejemplifica Ursúa. "Nada se parece mas al cerebro que los sesos de algunos animales y se sabe que su consumo no sólo no aporta nada concreto al cerebro sino que es perjudicial su consumo habitual".

Es más: ¿qué ocurre con la forma del alimento cuando lo masticamos? Exacto, desaparece, hecha puré. "Cuando digerimos un alimento pierde su forma y, al pasar al torrente sanguíneo, va a distintos lugares que no tienen porque corresponderse con el órgano al que se parece", indica Ursúa.

¡Espera, espera...!

Antes de que te vayas, queremos hacer un inciso: si necesitas un diagnóstico personalizado o consultar temas sobre problemas concretos, acude a tu centro de salud. Nosotros no somos especialistas médicos y allí seguro que pueden aclarar todas tus dudas y proponerte la mejor solución o tratamiento, en el caso de que fuese necesario.

Hazte Maldito, hazte Maldita

Maldita.es está aquí para ayudarte a luchar contra la mentira: identificar la desinformación y controlar el discurso político, pero sólo con tu apoyo será posible. Sólo juntos es más difícil que nos la cuelen. Ayúdanos en esta batalla con tus conocimientos, con tus superpoderes o colabora económicamente para que Maldita.es sea sostenible e independiente. Un medio de comunicación sin ánimo de lucro y libre de publicidad.

Hazte [email protected] y únete a esta lucha contra la mentira.

HAZTE MALDITO