Nos habéis preguntado por un vídeo en el que se asegura que “se ha descubierto” una nueva técnica para tratar el cáncer de mama, llamada crioablación “que deja atrás la mastectomía y la quimioterapia”. Se menciona que el sistema ha sido desarrollado por una empresa israelí, aunque no se dice cuál.

En este vídeo hay una parte que es cierta, y otra que no. Efectivamente, existe una técnica llamada crioablación, crioterapia o criocirugía en la que se utiliza el frío para congelar un tumor cancerígeno para así matar sus células y evitar que sigan reproduciéndose, mientras se tiene mucho cuidado de no dañar a las células de alrededor. No es una técnica nueva ni se acaba de descubrir. Se utiliza en algunos casos de cáncer de próstata, de riñón o de retina, entre otros.

Sobre su eficacia e idoneidad para el cáncer de mama, no hay todavía conclusiones firmes. La empresa israelí a la que se refiere este vídeo, IceCure, se dedica a la investigación y comercialización de un instrumental específico para realizar crioablación de tumores mamarios, y por tanto tiene intereses económicos en promocionarlo, y asegura que sus resultados son muy positivos tanto en el porcentaje de éxito en el tratamiento a pacientes en pruebas como en la precisión y capacidad para tratar tumores cada vez menores.

Esto es prometedor pero no parece suficiente como para asegurar que vaya a “dejar atrás” otras formas de tratamiento como la mastectomía y la quimioterapia, más aun cuando cada tipo de cáncer dentro de los posibles cánceres de mama necesita un diagnóstico y tratamiento diferentes. Las investigaciones siguen en marcha para evaluar la eficacia y posibilidades de este tratamiento aplicado al cáncer de mama.